Balance general de la zafra azucarera

Hogan, nuevo subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante
11 noviembre, 2022
Cuando el Estado la tiene servida para ser soberano en algo
11 noviembre, 2022
ver todo

Balance general de la zafra azucarera

Si bien días atrás publicamos un informe que daba cuenta del cierre de la zafra al 31 de octubre, ya entrado el mes de noviembre, tanto el Gobierno tucumano como los sectores que integran y analizan la cadena, comienzan a confluir tanto en las cifras definitivas como en los resultados de la campaña.

Redacción

De alguna forma lo habíamos anticipado los primeros días del mes en curso y también allá por el mes de junio cuando las tareas zafreras del azúcar estaban comenzando: la campaña había comenzado antes de lo habitual, la caña disponible era menor, y por tanto era esperable que los guarismos generales tendiesen a la baja.

Efectivamente, tanto el gobierno tucumano como las referencias del sector, coincidieron en que hubo menos materia prima para moler y menor producción tanto de alcohol como de azúcar respecto que el año 2021.  Según el Instituto de Promoción de Azúcar y Alcohol de Tucumán (IPAAT), la molienda 2022 fue un 13% más baja que la del año anterior, arrojando un saldo de 14.352.539 toneladas de caña de azúcar. El azúcar equivalente obtenido alcanzó 1.048.617 toneladas; un 8,06% por debajo de 2021.

Entre los motivos por los cuales cayó la producción, se asocian las heladas intempestivas, la sequía prolongada, y el afán de pretender renovar cañaverales por algunos sectores de los productores. Eso provocó por ejemplo que la zafra comience antes de lo indicado y por tanto era esperable que bajen los números. Sin embargo, desde mercado Azucarero aseguran que al crecer la inversión en los ingenios, el rendimiento industrial mejoró las cifras y se alcanzó el 9,5%. Es decir, la relación entre la caña cortada y el azúcar obtenido.

Según los datos de ambas fuentes, el azúcar genera en Tucumán 60 mil puestos directos y otros tantos indirectos. Afirman asimismo que el consumo promedio mensual argentino es de 100.000 toneladas, lo que implicaría que según lo producido este año, no se alcanzaría a cubrir la cuota de mercado interno.

El azúcar no es un producto que se exporte, dado que los márgenes del mercado interno suelen ser mejores para las empresas argentinas. Sin embargo, se espera cierta escasez y por ende una suba de precios ya entrado el 2023; a menos que los acuerdos de precios que impulsa el gobierno nacional, incluyan a este producto esencial.

Hay otro aspecto a tener en cuenta: el anuncio del superministro Massa respecto de un dólar diferenciado de exportación para las economías regionales, así como no incluye a la mayoría de ellas, temporalmente atiende a la zafra. Esperemos que no se plieguen ala política de venta externa, porque de lo contrario el aumento del azúcar pasará de “probable” a “de cajón”.

Lo cual apaga el fuego con nafta: la producción no alcanza a cubrir la demanda interna, pero se incentiva la exportación. Entonces, en lugar de resolver un problema, lo escalan.

En cuanto al alcohol destinado principalmente al etanol, ya publicamos días atrás la “mejora” relativa de precios que obtuvo el sector desde la cadena de energía. Si bien no existe un clima de algarabía al respecto, las condiciones son mejores a las que se vivián al mes de junio.

Por último, y concluyendo la temporada, ya se están realizando los movimientos, cálculos y expectativas de fertilización de cara al año que viene. Son meses donde la cadena azucarera arroja información a diario y es bueno construir un panorama.

Fuente: Gobierno de Tucumán / Mercado Azúcar

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.