El trabajo natural también es trabajo
5 febrero, 2022
Tiemblen los Tiranos 13: Los gauchos de Güemes y la invasión de los vencedores de Waterloo
6 febrero, 2022
ver todo

Al igual que la mayoría de los precios de los alimentos, la leche argentina tiene el mismo precio final por tonelada en las góndolas del mercado interno que la cotización ofrecida por el mercado externo. Entre el Gobierno y la cadena lechera, hay advertencias cruzadas para que no se distorsione el ya distorsionado mercado.

Redacción

Semanas atrás, desde el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), integrado por distintos sectores participantes en la actividad, se anunció que la cotización internacional de la tonelada de leche, va en aumento y que se requería de algunas medidas gubernamentales para atender las necesidades del sector, a causa de las pérdidas que se habrían sufrido por sequías, incendios o excesivas lluvias.

Otros factores son las bajas en las producciones lecheras de las cuencas estadounidenses, europeas y de Oceanía; sumado a la alta demanda china de leche en polvo (el gigante asiático demanda el 24% del comercio internacional de ese producto). Esos movimientos se reflejan en los precios: la tonelada pasó de US$ 3.800 en noviembre a US$ 4.000 a principios de febrero.

En el mercado interno nacional, el kilo se consigue a un promedio de $ 850. Llevado a toneladas y convertido a dólares, el monto al consumidor final sería de US$ 3.953,50. Es decir, la leche en polvo en el mercado interno argentino se vende a precio internacional.

Según datos de la cartera de Agricultura, nuestro país exportó 395.686 toneladas (6% más que en 2020), aunque en términos monetarios la suma aumentó un 18%. Las ventas totales por US$ 1.342,2 millones, denotan que la escalada de precios viene siendo progresiva y continuada desde hace al menos 14 meses.

Argentina exporta aproximadamente el 24% de su producción interna. Durante 2021, la producción total fue de 11.553 millones de litros. El “miedo” de los productores es que el Gobierno tome medidas ante posibles maniobras tradicionales de, como se ponen trabas ala exportación, los productores no venden al mercado interno porque pretenden el precio internacional. Eso hace que el valor del kilo a nivel interno suba.

En esta oportunidad, es Gobierno advierte que la leche en polvo ya está igual que el precio de exportación. Por lo tanto recomienda la moderación.

Dado el contexto internacional y el incremento del volumen de producción, las pujas entre el Gobierno – que tiene una concepción fiscal de la producción -, y los productores – que sólo buscan el mejor precio relativo en dólares -, no tardaron en hacerse sentir. De un lado, advierten que si hay faltantes en el mercado interno, se pueden tomar medidas restrictivas hacia la cadena. Del otro, temen que o se genere algún tipo de registro o cupo de exportación; o bien que se aumenten los aranceles para vender al exterior (las “retenciones”), que hoy tributan 4,5% en los quesos y 9% en la leche en polvo.

Fuente: MAGyPN / La Nación / OCLA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.