De “Interés Público Nacional” y brasileño también

Quema el hombre como quema el modelo de producción…
10 febrero, 2022
Paraguay o Sojaguay: el resultado del agronegocio
11 febrero, 2022
ver todo

De “Interés Público Nacional” y brasileño también

La Secretaría de Energía de la Nación, mediante una Resolución publicada en el Boletín Oficial, oficializó la ampliación del sistema de gasoductos nacional. Si bien resta la firma presidencial del DNU, desde la cartera a cargo afirmaron que la construcción del mismo «no admite demoras».

Redacción

Desde el área de Energía admiten que la capacidad de transporte de gas está saturada en el país. Es por ello que el ahora denominado Gasoducto “Néstor Kirchner” conectará la zona de producción de hidrocarburos no convencionales en Neuquén con Río Negro, La Pampa, Buenos Aires y Santa Fe.

Según la Resolución 67/2022, a través del programa Transportar Gas Argentino (Transport.Ar), se canalizará el llamado a licitación para la construcción del ducto.

La Secretaría de Energía, a cargo de Darío martínez, será la encargada de priorizar el orden y la importancia de cada obra, pero que cuya prioridad es la construcción de la primera etapa del “Néstor Kirchner” entre Tratayén (centro de Vaca Muerta) y la localidad bonaerense de Salliqueló.

Según se informó, una vez que el Decreto de Necesidad y Urgencia sea suscripto por el presidente Fernández, la empresa estatal -ex ENARSA- Integración Energética Sociedad Anónima (IEASA) podrá realizar y organizar la licitación de la construcción.

Desde Energía aseguran que el gasoducto permitirá incrementar la capacidad para transportar unos 19 millones de metros cúbicos extras desde los yacimientos de Vaca Muerta a los puntos de consumo, donde también se deberán realizar obras completarías. La inversión ascendería a los 1.579 millones de dólares que será financiado por el Estado. La construcción demoraría 18 meses.

Según el gobierno, estas nuevas construcciones permitirán aumentar la producción; mejorar el abastecimiento interno y exportación de gas natural a países limítrofes; así como la sustitución de otros combustibles alternativos como gasoil, fuel oil y GNL (gas natural licuado); aumentar la confiabilidad del sistema energético; y optimizar el sistema de transporte nacional de gas natural. Por eso, luego de esa primera obra, el proyecto implicaría la construcción de otro ducto que conecte las localidades bonaerenses de Mercedes y Cardales, la ampliación del gasoducto Neuba II y la reversión del gasoducto Norte. También, dispone realizar las obras de ampliación y expansión de los gasoductos Centro Oeste, GNEA, Entrerriano y General San Martín; llegando prácticamente a la frontera con Brasil sobre el litoral argentino.
De hecho, también Energía difundió algunas cifras: los gasoductos Presidente Néstor Kirchner y Mercedes-Cardales representarán un ahorro de 1.000 millones de dólares anuales, a partir de la sustitución de las importaciones de gas boliviano, GNL y combustibles. Según comunicaron , las obras aportarían un resultado de US$ 2.500 millones por año, considerando la merma en la importación y el incremento en los volúmenes exportados.

El Gasoducto Presidente Néstor Kirchner transportará gas natural desde las proximidades de Tratayén (Neuquén), atravesando las provincias de Río Negro y La Pampa, pasando por Salliqueló en la provincia de Buenos Aires hasta las proximidades de San Jerónimo, en la de Santa Fe. Desde allí, se unirá con parte de las demás obras anunciadas.
La importancia del proyecto, radica no sólo en achicar la importaciones de energía, sino también de dotar de infraestructura de transporte para las empresas que operan en Vaca Muerta. Con los supuestos incrementos en la producción y en cierta potencialidad “frenada” por falta de infraestructura, desde Vaca Muerta sólo se podrían mandar entre 5 y 6 millones de metros cúbicos diarios adicionales antes de que el sistema colapse.

Los que están muy atentos a los avances de la resolución, el DNU y el proceso licitatorio son los brasileños. Semanas atrás inclusive, en reunión con el Embajador argentino en ese país, Daniel Scioli, un grupo de empresarios industriales de la ciudad de Sao Paulo, manifestaron el interés de hacerse de dicho caudal de gas para abastecer su industria y abaratar costos energéticos.

Habrá que seguir de cerca el tema. No sólo por la magnitud de las obras, sino por las implicancias que tendría para la matriz industrial argentina. Sería terrible dotar de energía a Brasil para que fortalezca su manufactura y detrimento de la nuestra.

Fuente: Secretaría de Energía / BO de la Nación / Télam / Diario Río Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.