El mundo gira en los fideos de la mamma…

Porcinos, agregados comerciales y “jugadas maestras”
28 junio, 2022
El pueblo haitiano pide a Aristide como presidente
29 junio, 2022
ver todo

El mundo gira en los fideos de la mamma…

A veces parece que estamos jodiendo. Pero no; no estamos jodiendo. Hay gente que se dedica a explicar que el desmembramiento de la industria nacional, el hambre y la miseria planificada son una sensación producto de la carencia espiritual… El funcionamiento del mundo se explica en un plato de fideos.
Redacción
Trataremos de ser breves con esto. Hagámoslo rápido….
Uno de los últimos informes que en forma periódica publica la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) afirma que “las cadenas agroindustriales generan uno de cada cuatro empleos privados en Argentina”.
Del análisis se desprende – según FADA – que: 3.730.000 de puestos de trabajo que dependen del agro, lo que significa el 24% del empleo privado a nivel nacional. Que de ese total, el 38% lo genera la producción primaria, el 25% la cadena comercial, el 22% la industria de manufacturas agropecuarias, y el 15% los proveedores de bienes y servicios como insumos, bienes de capital, servicios conexos, transporte y logística.
Agrega el informe que de esos 3,73 millones de puestos de trabajo totales, el 31% son generados por las economías regionales; el 30% por las producciones de granos y forrajeras; el 24% por las cadenas pecuarias; y el 1% por las vinculadas a los bienes de capital. Mientras que los servicios conexos y otras actividades suman 14%.
O sea, los mismos datos que en el párrafo anterior pero organizados de otra manera; por lo cual, la lectora o el lector, ya se perdió en porcentajes y pasó a ver las imágenes.

Luego dice que esa cantidad de trabajadores, están afectados a diferentes sectores dela producción agroindustrial de la siguiente manera: Frutas, verduras, hortalizas y legumbres (12%); Carne vacuna (12%); Soja (10%); Trigo (10%); Maíz (6%); Lácteos (5%); Azúcar (4%); Uvas y vinos (4%); Forestal (3%); Aviar (3%); Porcina (3%); Tabaco (2%); Pesca (2%); Girasol (1%); Bienes de capital (1%).
La fuente de los datos en los cuales se funda el informe, provienen de los registros de INDEC, Ministerio de Trabajo y estadísticas de Seguridad Social. Según se manifiesta en el documento, las mismas contemplan el trabajo registrado.
Sin poner los datos en duda, porque eso nos obligaría a presentar un panorama estadístico que escapa a los objetivos de esta nota, sólo diremos dos cosas: la primera, que salvo en actividades estrictamente específicas -tambos-, los trabajadores de la actividad agroindustrial ejercen tareas en varios de los sectores descriptos incluso simultáneamente. Por lo tanto toda la diversificación mencionada, puede tener errores que en la realidad no se corresponden.
En segundo lugar, la cifra nos aporta un dato interesante en materia de empleo argentino. Se estima que la Población Económicamente Activa (PEA), es decir, las personas en edad de trabajar, rondan las 27 millones de personas.
Según el informe que estamos describiendo, el 24% del total de los trabajadores del ámbito privado registrado alcanza los 3.730.000. Por lo tanto el 100%, superaría los 15.540.000. Cifras de empleo privado que no corresponden a lo oficial que publica INDEC.
Pero, asimismo, sumemos un estimado de 4,5 millones de empleo público. Es decir trabajadores estatales del ámbito nacional, provincial y municipal. Eso nos da una cifra aproximada de 20 millones de trabajadores en relación de dependencia, y otros 7 millones entre trabajadores informales y desocupados.
Unas cifras extremadamente optimistas, que no corresponden a la estadística oficial; peor que al mismo tiempo son un espanto: entre informalidad y desocupación, el sector privado asume un 26%. Un desastre solo comparable con diciembre del año 2001; o con los niveles de desamparo de los primeros años de la década del 1930.

Pero ahora les traemos el plato fuerte…
Ni Chichita de Erquiaga o Choly Berreteaga fueron jamás tan didácticas…
Dice el informe de FADA: “Pensemos en un plato de tallarines: para cada ingrediente que usamos, se moviliza una enorme rueda de empleo”.
Entonces; en la masa, están implicados los productores del trigo, molineros, productores de huevo, transportistas, comerciantes. En el queso, los tamberos, transportistas de leche, los de industria láctea, distribuidores y empleados del supermercado donde se compra. “Lo mismo sucede con los demás ingredientes” – siempre es bueno aclarar…. En la salsa, por el tomate y la cebolla, los huerteros y verduleros; y finalmente en la carne de la salsa, toda la cadena de carne vacuna y también las de granos para el alimento de esos animales.
Además, en cada uno de los procesos, intervienen: agrónomos, contadores, administrativos; personal involucrado en maquinarias, insumos, tecnología, bancos, mantenimiento, limpieza, limpia vidrios – dos por tres, cuando paran en el semáforo, los contadores piden al muchacho que les limpie el parabrisas -; fabricantes de adornos y ornamentos – por ejemplo un elefante al que se le ata un billete de cinco mangos -; los colectiveros – muchos trabajadores toman colectivos para ir a trabajar -; laboratorios fabricantes de psicofármacos – muchos trabajadores los consumen para soportar el ritmo de trabajo -; o fabricantes de digestivos – porque después del atracón con fideos hay que mandarle ayudín -; no debemos olvidarnos del vino y de los agentes del orden, que intervienen cuando el líquido anteriormente mencionado se ingiere en demasía. Y también, y ya la cortamos, nosotros… hay gente que por leer esto, nos tira unos pesos…

En fin: nos están tomando para la joda, y elegimos segur la corriente pero al mismo tiempo explicar los pormenores de las cosas.
Sólo le pedimos que retengan una cifra: el “mejor” y más inocente de los informes privados, está asumiendo un 26 % de quebranto laboral.
Nada… Eso… Coso…

Fuente: FADA

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.