En las vísperas de un caro y frío invierno

Todo el mundo está feliz….
30 mayo, 2022
El rearme alemán
31 mayo, 2022
ver todo

En las vísperas de un caro y frío invierno

El INDEC afirma en sus informes que el incremento anual de los principales servicios públicos a un 60% no tendrá un impacto significativo en los números inflacionarios. Salvo que el gobierno se encargue de pagar las boletas y cubrir los vencimientos, es poco probable que un porción de esas subas, no se trasladen a los precios del mercado interno.
Redacción
Según el Instituto nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), el impacto inflacionario que tendrán los aumentos en las tarifas de servicios públicos y principalmente las energéticas será mínimo y prácticamente marginal. Las tarifas serán elevadas en un 60% para todo el año, tal se viene anunciando desde el Ejecutivo Nacional.
El organismo afirma que en función a lo que prevé para el cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en su versión anual, el incremento “teórico” del 60% para todo el año en la tarifa de gas natural de la red tendrá una incidencia del 0,3% sobre el IPC calculado anualmente para el Gran Buenos Aires mientras que a nivel nacional será de 0,1%.
En cuanto a la tarife eléctrica, el mismo índice tendrá un impacto del 0,2% anual para el Gran Buenos Aires y del 0,1% a nivel nacional en el cómputo anual. Respecto del agua corriente, tendrá una incidencia anual del 0,1% en el IPC del GBA, mientras que será marginal en el nacional.
Con los combustibles se admiten otras cifras. El informe afirma que por 10% de aumento, hay un impacto directo de 0,15%, al que se le suma un número similar de impacto indirecto. Entonces, un 60% anual sumaría al final del cálculo anual, un punto directo dentro del ítem “Combustibles” en el IPC; y otro punto más de modo indirecto que se carga en lo otros rubros. A la fecha, los combustibles suman un 31% de incremento.
A lo que marcan estas cifras que es difícil que convenzan a alguien, se suman todas las cadenas de rumores que se han desatado luego de ciertas “facilidades” otorgadas por el Gobierno a las empresas petroleras respecto del acceso al mercado cambiario.
Los movimientos se están efectuando porque esas ventajas no estarían llegando a los biocombustibles, el litio o el hidrógeno. Se supone que el conflicto energético va a escalar. Por un lado, se espera que los beneficios para los hidrocarburos también lleguen para la cadena de los biocombustibles.
Por otro lado, los números presentados por INDEC respecto del impacto de las tarifas en la inflación carecen de credibilidad , dada la tradición de incremento de los costos base de la mayoría de las cadenas productivas, donde el precio de los servicios es una parte fundamental de sus costos operativos.

Fuentes: INDEC / Titulares.Ar / Perfil

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.