Una ganga…
11 febrero, 2022
La banca Estatal nacional desarrollará proveedores para las multinacionales mineras
11 febrero, 2022
ver todo

Recientemente se conoció la noticia de que el Gobernador de la provincia de Mendoza, Rodolfo Suárez, cedió tierras de frontera en esa provincia a un grupo empresario argentino-norteamericano para desarrollar un centro de esquí en Potrero de la Cordillera ubicado en el Departamento de Malargüe.

Redacción

Según se informó, la cesión fue firmada el 23 de diciembre pasado y publicada en el Boletín Oficial provincial semanas después, sin cumplir con las formalidades mínimas que tales trámites requieren. Por otra parte, esas tierras no son propiamente del Estado mendocino. Los mismos empresarios admiten que son cerca de 60 mil hectáreas que al norte, sur y oeste limitan con Chile. Es decir, es zona de frontera, y por tanto de importancia estratégica para la soberanía.

En 1969, el Estado Nacional le cedió a Mendoza esas tierras con una serie de condicionamientos y pautas, como ser: la subdivisión de la extensión en parcelas tales que las conviertan en unidades agropecuarias y/o mineras de rentabilidad económica; contemplar en la subdivisión la concesión de una unidad turística en el Valle del Río Valenzuela; contemplar la cesión de 400 hectáreas a Gendarmería Nacional entre el Paso del Planchón y las Termas del Azufre; contemplar la asignación de unidades económicas a pobladores argentinos que estén radicados en la zona, especialmente si han realizado inversiones; contemplar el mantenimiento de emprendimientos turísticos de ciudadanos argentinos que hayan invertido en la zona.

Sobre esta última prerrogativa se habría amparado el accionar del gobierno se Suárez para habilitar el emprendimiento de instalación del centro de esquí al que han denominado “El Azufre”. De hecho, Alejandro Spinello, el argentino representante de la empresa inversora, admitió ante medios mendocinos que las conversaciones con el gobierno provincial datan de al menos cuatro años atrás, momento en el cual comenzaron progresivamente con las inversiones, que según él llegana los 5 millones de dólares. Según sus palabras, “a riesgo muy alto, fuimos los primeros pobladores en la historia en pasar el invierno en ese lugar, porque en invierno la ruta no se mantiene. El primer año le tirábamos la comida a nuestro personal desde un avión. Es un lugar muy lejos y muy profundo de la cordillera, está a 190 km de Malargüe, de los cuales 100 son camino de alta montaña, de ripio».

Ahora bien; de las casi 60 mil hectáreas que tiene, 14 mil corresponden al Potrero, y 12 mil son las de interés para el nuevo concesionario. No se trata de zonas inocuas ambientalmente, pues hay reservas de agua, nacientes de ríos y campos con valor ambiental y geológico fundamental. De hecho Mendoza es una de las provincias que sufre permanentes crisis hídricas, las que han llevado a sus gobiernos a tomar decisiones que perjudican a provincias vecinas – por caso el conflicto del río Atuel con La Pampa -.

Por otra parte, esas no son tierras “desiertas”, son utilizadas como veranadas por puesteros de la zona. Según Spinello, el uso de las tierras deriva de que a dos de esos puesteros “les compramos sus derechos de ocupación y ellos estuvieron totalmente de acuerdo porque nosotros hacemos el uso en el invierno y en el convenio que fijamos con ellos le permitimos seguir con su negocio normal durante el verano. Están felices porque les compramos derechos y no nos metemos con su actividad ganadera». El área cedida incluye terrenos que están dentro del Registro Único de Puesteros (RUT), y según consta en esa zona existen al menos 15 puestos y reales de veranada. La empresa concesionaria denominada “El Azufre SA”, admitió un acuerdo con sólo dos de ellos. Según se informó, la cesión fue en términos de “asignación precaria” y favorece a la firma del grupo empresario al que pertenece Spinello, y cuyos socios serían Daniel Nofal y José Beccar Varela. Lo que no se conoce en forma específica hasta el momento es de dónde proviene la financiación total del proyecto que planea la construcción de un pueblo sustentable con 3.000 plazas de alojamiento. Sólo ha trascendido que los capitales son aportados por una empresa de Colorado , Estados Unidos.

No será la última noticia que nos llegará sobre Mendoza o sobre Malargüe en particular. Este Departamento es escenario de las tensiones y contradicciones que vive provincia porque posee recursos naturales como ningún otro: minería, petróleo, y turismo.

Malargüe además, tiene una fuerte impronta en el manejo privado de amplios campos de la cordillera. La firma anglo-argentina Nieves de Mendoza, posee casi medio millón de hectáreas donde no solo está Las Leñas, sino atractivos turísticos y ambientales clave.

Para finalizar, según el Registro Nacional de Tierras Rurales, en la provincia hay 1.288.140 hectáreas en manos de personas y empresas extranjeras; la economía local facilita la venta de tierras por el precio bajo y el valor alto en recursos. En Mendoza explican lo que pasa y lo que “desean” que pase: “Como todo el país no hay inversiones desde hace tiempo. Solo se puede generar algo con capitales de afuera, pero que se animen a invertir a largo plazo para que haya empleo y riqueza”.

Fuente: BO Mendoza / El Ancasti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.