INVAP estuvo presente en FIDAE 2022
17 mayo, 2022
Nueva variedad de poroto negro en Salta
17 mayo, 2022
ver todo

Falta para el fiambre…

Parece mentira, pero la industria de los chacinados debe importar más de veinte insumos para poder elaborar sus productos, que dada la flaqueza general de bolsillos, están en niveles muy bajo de demanda. Aquí la explicación.
Redacción
Desde la Cámara Argentina de la Industria de Chacinados y Afines (CAICHA), Martín Federich de Gyldenfeldt, aseguró que 2El sector está saliendo de una crisis importante. Durante el 2020, la industria sufrió la crisis en su máxima expresión debido a las medidas adoptadas por la pandemia, donde muchos clientes vieron cerradas sus puertas y la industria no podía abastecerse. Durante el 2021, se vió una pequeña recuperación del sector con una suba del 9% con respecto al 2020. En el 2022 pensábamos que iba a seguir el incremento pero vemos que se está deteniendo”.
El dirigente evaluó que la caída del poder adquisitivo se ve reflejada en el descenso de la demanda de los productos que ofrecen desde la Cámara, a sabiendas de que “al no ser productos esenciales de la canasta básica, están padeciendo la inexistencia del consumidor en la góndola”.
Por otra parte, explicó que la producción nacional es insuficiente en cuanto a las materias primas y los insumos necesarios para elaborar los chacinados: más de 20 insumos necesarios para la elaboración deben importarse. Según el dirigente, quienes se encargan de eso y que son empresas proveedoras de la industria, están teniendo muchos problemas por el tipo de cambio.
De Gyldenfeldt afirma que con la carne de cerdo está ocurriendo lo mismo, la industria frigorífica históricamente se abastece de cortes específicos como pulpa de jamón, pulpa de paleta, tocino y en menor medida otros de otros cortes. “La necesidad de importar viene de siempre, hasta que no haya un stock de cerdos importante en el país va a continuar”. Explicó además que si bien existe carne de cerdo de excelente calidad es insuficiente y por tanto debe acudirse a Brasil. Según su lectura, el sector productor primario históricamente tuvo como único cliente a la industria de chacinados. En los últimos años, con el aumento del consumo de carne fresca de cerdo, la exportación y la propia industria tradicional, el insumo principal es insuficiente. Por lo tanto , hasta tanto no se estabilice la cantidad de cabezas de cerdo necesarias, los actuales problemas seguirán existiendo; más allá del precio de los insumos importados.
Según de Gyldenfeldt, para reemplazar la pulpa de jamón importada en el 2021 se necesitaban faenar 1.300.000 de cerdos más. En la producción nacional se faenaron 7 millones, hubiéramos necesitado faenar 8,3 millones.

Fuente: CAICHA / Agroempresario

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.