Sin ofensa ni temor 10: Esto no se sostiene
20 febrero, 2022
Las «tierras raras», el extractivismo que viene
21 febrero, 2022
ver todo

Gas y rifles

Reproducimos en forma completa, el artículo de Gabriel Fernández titulado “Cuadro de situación Ucrania, Rusia, China, los EE.UU., la Guerra Fría. El gas (todos sacan cuentas), y un cierre irónico, en ‘estilo americano’”.

Por Gabriel Fernández*

Mientras las autoridades de Donetsk y Lugansk despliegan el éxodo de sus pueblos rumbo a la cercana Rusia, la Conferencia de Seguridad con hegemonía atlantista reunida en Múnich registró varios elementos de interés: la vicepresidenta norteamericana Kamala Harris insistió en que Moscú desea invadir Ucrania, el presidente ucraniano Volodímir Zelenzsky señaló que su país quiere integrarse a la OTAN y que está dispuesto a dialogar con el jefe de Estado ruso Vladimir Putin y el canciller alemán Olaf Shulz apuntó que apoya ese encuentro, en tanto señaló que las sanciones sobre la nación euroasiática deberían ser económicas, con el objetivo de evitar una contienda militar.

En las últimas horas recrudecieron los bombardeos ordenados desde Kiev, la capital de Ucrania, sobre el Donbás así como la resistencia de los milicianos ucranianos de habla rusa. La vocera de la diplomacia rusa, María Zajárova, subrayó que en Donbás también existe población civil, personas mayores, mujeres y niñas y que ellos también “requieren ayuda y apoyo reales, no imaginarios”. En su opinión, aquellos que continúen ignorando la difícil situación de las personas en Donbás “se convertirán en cómplices de los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el régimen de Kiev”.

Los gobernantes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk detuvieron agentes ucranianos acusados por atentados en la región, el área de Defensa rusa informó que dos misiles disparados desde Kiev alcanzaron su territorio; simultáneamente, las denominadas Fuerzas de Disuasión de la nación euroasiática desarrollaron ejercicios militares bajo la conducción de Putin, visibilizando el poderío. Estas acciones incluyen órganos de mando y control militar, tripulaciones de combate, tripulaciones de los buques de guerra y portadores de misiles estratégicos, así como armas de las fuerzas estratégicas nucleares y no nucleares. Al lado del presidente ruso está su colega bielorruso Alexander Lukashenko, evidenciando el respaldo de los aliados asiáticos.

En la misma dirección, China refrendó el parecer de su mandatario Xi Jingpin, quien una semana atrás ratificó su confianza en el espíritu pacífico que comanda el proceder ruso. Hace pocas horas, el ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, rechazó la «mentalidad de la Guerra Fría» en el contexto de las tensiones y abogó por el multilateralismo como solución a los conflictos. Al hablar de forma virtual en la Conferencia de Seguridad en Múnich, el funcionario cuestionó a los Estados Unidos al referirse a una «cierta gran potencia» que está «reviviendo la mentalidad de la guerra fría y avivando la confrontación entre bloques». Indicó que la forma de actuar de Washington «se contrapone al progreso histórico», puesto que erosiona el estado de derecho a nivel internacional y trata de frenar la globalización.

Las carteras económicas europeas están trabajando con intensidad para relevar un eventual cese de la provisión rusa de gas. Mientras los Estados Unidos y la conducción de la OTAN intentan avanzar hacia el Este con la intención de provocar un conflicto que Rusia desea evitar, puertas adentro de cada administración se desliza una honda preocupación por los resultados del camino escogido. Hasta el presente la única variante surgida en el horizonte es la “oferta” norteamericana de proveer al viejo continente con gas cinco veces más caro que el entregado mediante el Nord Stream. Más del 65 % del gas que importa Alemania proviene de Rusia, pero es el 100 % en la República Checa y Letonia; el 94,9 % en Hungría; el 85 % en Eslovaquia; el 54,8 % en Polonia; el 46 % en Estonia y el 41,7 % en Lituania.

Como cierre tristemente irónico del presente cuadro de situación, informamos que un fabricante de armas estadounidense presentó un rifle semiautomático dirigido a niños que se basa en el modelo AR-15, muy utilizado en varios tiroteos masivos escolares. El rifle bautizado como JR-15 fue lanzado por el fabricante WEE1 Tactical como «el primero de una línea de plataformas de disparo que ayudará de manera segura a los adultos a introducir a sus hijos en los deportes de tiro». El sitio web de la compañía afirmó que el rifle «además luce, se siente y opera justo como el arma de mamá y papá».

* Periodista. Director de La Señal Medios

Fuente: La Señal Medios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.