¡¡No te compliqués Guzmán!!
1 junio, 2022
Peras y manzanas: misma localidad, dos formas de ver
1 junio, 2022
ver todo

Gasoducto demorado…

Por un lado, renunció Antonio Pronsato, titular de la unidad ejecutora de ENARSA. Por otro lado, el Secretario de Energía Darío Martínez, salió a dar explicaciones. La obra del gasoducto Néstor Kirchner tarda en arrancar. Es evidente que no todo era color de rosas.
Redacción
La obra del gasoducto “Néstor Kirchner”, que unirá Vaca Muerta con Salliqueló y San Jerónimo, pasando por cinco provincias, está a cargo de ENARSA y sigue demorada. El Secretario de Energía por otra parte, afirma que los plazos están cumpliéndose tal cual el cronograma previsto.
Informó además, que «ya se adjudicaron los caños y esta semana van a estar los pliegos de la obra»; al tiempo que «ya se hicieron los estudios de impacto ambiental en Neuquén, Río Negro y La Pampa». Según el secretario, el objetivo es conectarlo en julio o agosto de 2023 en su etapa a Salliqueló; y la restante hasta San Jerónimo, durante el invierno de 2024.
Para Martínez, con el gasoducto, Argentina dejará de pagar 35 dólares por millón de BTU (unidad de medida de comercialización del gas), para producirlo por U$S 3,5.

Pero por otro lado, hay cosas por informar. No se sabe por qué renunció Pronsato, el titular de la unidad ejecutora de ENARSA a cargo del proyecto. Se dice que los motivos habrían sido la “disconformidad con el escaso avance real de la obra, que lleva meses de retraso”. El funcionario, tiene una larga trayectoria en ese ámbito desde la gestión de De Vido. Era además el interlocutor designado para con las constructoras que podrían presentarse a la licitación –Techint, Sacde, Contreras, BTU y Cartellone, entre otras- y también con proveedores de materiales e insumos para la obra y con empresas productoras de gas que precisan del nuevo gasoducto para poder incrementar su producción desde Vaca Muerta.
El portal, AgendAr, ensaya los siguientes “posibles motivos de la renuncia”:
1) El contrato con SIAT (la subsidiaria de Tenaris) para empezar a fabricar los caños del gasoducto aún no fue firmado. Pese a que el BCRA ya otorgó una excepción a Enarsa para que la empresa de Techint pueda acceder al Mercado Libre de Cambios (MLC) y transferir cerca de US$ 220 millones a Brasil para comprar la chapa que se precisa para fabricar los tubos con costura, el final convenio con la empresa de Techint todavía no fue rubricado. Eso quiere decir que casi un mes después de resultar formalmente designada como proveedora de los caños del proyecto, SIAT aún no cobró el anticipo económico que reclama para comenzar a fabricar los tubos de acero.
2) La licitación de la construcción de la obra aún no está en la calle. En lo técnico, la redacción del pliego ya está prácticamente lista. Se licitarían seis frentes de obra: tres para construir el gasoducto Néstor Kirchner; otro para tender el gasoducto Mercedes-Cardales; un quinto para montar una planta compresora; y un sexto para realizar el paso submarino del caño por debajo del río. Pronsato quería lanzar la licitación a fines de abril o, como muy tarde, a principio de mayo. A dos días del inicio de junio, el pliego aún no se conoce.
3) La unidad ejecutora de Enarsa ya consiguió la aprobación de los estudios de impacto ambiental de tres de las cuatro provincias que serán atravesadas por la traza del gasoducto: Neuquén, Río Negro y La Pampa. ¿Cuál es la que aún no dio el OK? La provincia de Buenos Aires. Funcionarios del Organismo de Desarrollo Sustentable provincial reclaman un cómputo de costos del proyecto antes de aprobar la evaluación ambiental.
4) El BICE aún no aprobó una serie de documentos internos para poder reutilizar una planta compresora que había adquirido el Estado para el Gasoducto del Noreste (GNEA). El banco tiene que avalar ahora que ese equipo se reutilice en el gasoducto Mercedes-Cardales, para lo cual es necesario realizarse un reacondicionamiento general que iba a estar a cargo de TGS. Pero tras meses de gestión, el BICE no autorizó ese esquema.

Más allá de cuál sea el verdadero panorama respecto de la obra, lo que no está claro aún es quiénes serán las explotadoras del servicio del transporte del ducto, cuáles serán sus destinos de abastecimiento en términos territoriales, y qué prioridades industriales se darán al recurso dispensado.
Esperemos que el gasoducto no se transforme en una mera bombilla de exportación de energía y recursos naturales. Eso sería un crimen de Lesa Patria

Fuente: Secretaría de Energía y AgendAr

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.