Inundaciones: clima, política, producción, rentabilidad y territorio

“Haití es un laboratorio de las nuevas formas de dominación en Latinoamérica“
11 mayo, 2022
… y así, el flete también aumentó
11 mayo, 2022
ver todo

Inundaciones: clima, política, producción, rentabilidad y territorio

Un informe oficial estima más de 300.000 hectáreas inundadas en el oeste de Buenos Aires. Es la proyección de la Oficina de Riesgo Agropecuario (ORA), elaborada en base a imágenes satelitales, estima que la superficie inundada supera las 300.000 hectáreas.
Redacción
El reporte, señala que a partir de la clasificación de las acumulaciones de aguas y las áreas de cobertura, se estima que los excesos hídricos alcanzan las 333.000 hectáreas”. Partidos bonaerenses con mayores índices son: Pehuajó (45.240 hectáreas); seguido por Carlos Tejedor (32.562) y Trenque Lauquen (26.380). Luego se ubican Carlos Casares y General Villegas presentan valores superiores a las 20.000; y en Rivadavia, 9 de Julio, Bolívar y General Pinto, habría más de 10.000 hectáreas afectadas.
El informe de la ORA afirma que según los datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), de los últimos seis meses (desde noviembre de 2021 hasta abril pasado), se registraron en la zona precipitaciones por encima de lo normal y superiores a los 200 milímetros.
Se agrega en el reporte, que el problema de esa región, es que la zona tiene muy baja pendiente y problemas de escurrimiento. Así, el agua se acumula y tiende a formar lagunas. “Hidrológicamente esta región está dentro de la llamada ‘región sin drenaje superficial’, por lo que estos anegamientos demoran más en escurrir, incrementando las consecuencias por el tiempo de permanencia del agua en superficie”, afirma el documento.
Lo que no detalla el documento, son todas las irregularidades en materia de alteración de drenes y niveles naturales que hay acontecido fundamentalmente en las últimas cuatro décadas, aguas arriba de dicha región. El ejemplo del crecimiento exponencial de la laguna La Picasa y los problemas que detenta la cuenca del río Salado, de muestran que los problemas se agravan y no hay solución de continuidad.
De allí que el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, recorrió la zona durante el día de ayer, y luego declaró que trabajará junto a la provincia para realizar la obra de canalización planificada hace muchos años al sur de la ruta 5. La obra puede ser una solución potenciadora la producción y el equilibrio hídrico de la región, o puede llevarse el problema lejos hacia otra parte.
Lo que a esta altura está claro es que si la organización y planificación productiva del territorio no se coordina y conduce desde el Estado, cada productor resuelve en función del beneficio de su rentabilidad. Cuando hay problemas recurre con exigencias hacia la fuente estatal; y cuando va bien, tomo intento de intervención gubernamental es leído como “confiscatorio”.

Fuente: MAGyPN

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.