La causa Malvinas no es una cuestión de interpretación

Emergencia agropecuaria para Formosa
22 marzo, 2022
Réquiem para la industria automotriz nacional
22 marzo, 2022
ver todo

La causa Malvinas no es una cuestión de interpretación

Días atrás, la Defensoría del Público y otras dependencias, publicaron un cuadernillo de “recomendaciones para periodistas” alrededor de la temática Malvinas. La mayoría de los medios puso el grito en el cielo, pero no es para tanto la cosa. Sólo invita a definir posiciones.
Por Pablo Casals*
El cuadernillo “Malvinas: soberanía y memoria. Recomendaciones para periodistas”, incluye una serie de consideraciones y consejos que desde la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur y el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur, se proponen como herramienta de trabajo para periodistas “que permita abordar esta temática desde una perspectiva adecuada a partir de información precisa y actualizada”; según dictan las líneas preliminares del material referido.
Como afirmé en el encabezado, la mayoría de los medios pusieron el grito en el cielo, respecto de que se intenta influir sobre las diferentes líneas editoriales, etc., etc. Y en realidad, no es para tanto. Desde más o menos 1999/2000, las dependencias del Estado, y organizaciones no gubernamentales vienen promoviendo este tipo de “materiales-guía” para comunicadores, según la temática específica de quién los impulsa. Por mis manos y por esta Redacción han pasado desde entonces manuales y cuadernos recomendatorios respecto de: Derechos Humanos; Terrorismo de Estado; Niñez y Adolescencia; género; transgénero; adultos mayores; discapacidad; torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes; derecho a la identidad; Holocausto; ambiente; veganismo; deporte profesional femenino; microemprendimientos productivos, medicamentos varios, agroquímicos; tecnología de la comunicación y la información; etc; etc; etc…
Innumerables ejemplos me han quedado afuera. Y lo menciono, para no contar los diferentes “Manuales de Estilo” que los diarios de mayor poder y tirada – valga la redundancia -, nos tiran por la cabeza en las redacciones cuando los descubrimos en algún “renuncio” y la cuestión cobra trascendencia pública por fuera del ámbito periodístico.
Miriam Lewin, la Defensora del Público es periodista de reconocida trayectoria y también lo sabe. No es obtusa; y de antemano seguramente evaluaba cuál iba a ser la reacción del mundo mediático a días de cumplirse los 40 del inicio del conflicto armado. Como dije: lo importante del cuadernillo es que invita/obliga a tomar posición respecto del tema Malvinas. Acto seguido, haremos lo propio.

Contenido

El cuadernillo brinda una serie de recomendaciones respecto de cómo abordar las diferentes coberturas sobre las islas Malvinas; cómo entender el rol del Reino Unido; el conflicto armado; y el aspecto histórico entre otros. La verdad es que desde nuestro punto de vista en algunas cosas nos parece correcto, y en otras la cuestión nos ubica en el desacuerdo. Mencionaremos algunos puntos desarrollados en esas 14 páginas, que por otra parte se encuentran publicadas en el sitio web de la Defensoría (https://defensadelpublico.gob.ar/soberania-y-memoria-ejes-para-el-tratamiento-de-la-tematica-malvinas/).
En principio, el material hace referencia a la importancia “de señalar el carácter constitucional del reclamo de nuestro país sobre estos territorios, así como el reconocimiento de Naciones Unidas en torno a la existencia de una “disputa de soberanía” entre Argentina y el Reino Unido”.
Para Chasqui Federal la disputa de soberanía no es tal: para nosotros, una importante porción en cuanto a tamaño y por su valor geopolítico estratégico, está INVADIDA por uno de los enemigos históricos que nuestro pueblo ha tenido desde la misma creación del Virreinato del Río de la Plata allá por 1776: el Reino Unido encabezado por la Corona británica.
Como “disputa de soberanía” podría entenderse o enmarcarse, alguna discusión sobre límites con algún país hermano con los que compartimos frontera. Pero no es el caso inglés que claramente invadió el territorio de un estado soberano como lo eran las Provincias Unidas del Río de la Plata.
Que Naciones Unidas plantee que se trata de un asunto de “colonialismo” corre por cuenta de ese organismo; no es el sentir del pueblo argentino. Ya sé que Argentina como Estado Soberano adhiere a Naciones Unidas y se incorpora a la comunidad de naciones; y las Resoluciones de esa Comunidad nos dan la razón sobre los derechos sobre nuestro territorio invadido.Sin embargo, es una comunidad limitada a la hora de resolver problemas. El Consejo de Seguridad de la ONU, del cual el Reino Unido forma parte, tiene el poder de vetar cualquier decisión de la Asamblea de Naciones que pueda afectar los intereses de alguno de sus miembros. Por lo tanto, lo que emane de Naciones Unidas, poco valor real puede tener para nosotros.
En algo coincidimos con el cuadernillo: la población de las islas no puede denominarse “pueblo”, porque no es originario de ellas; fue implantada desde su metrópoli 1833 luego de la invasión. Por lo tanto, a los habitantes que residen en las Islas Malvinas, no pueden ser entendidos en términos de “pueblo malvinense”, ni tampoco les cabe el derecho a su autodeterminación.
El plexo de recomendaciones también indica que se debe “evitar nombrar como kelpers a los habitantes de las islas por ser el modo despectivo utilizado por los ingleses”. Entiendo que esto no sonará bien como Editor Responsable de un medio de comunicación, pero no es algo de mi interés la salud psicológica de los kelpers. Es cuanto mucho, un conflicto que tendrán que dirimir entre facciones interiores a la invasión.
También recomiendan denominar “gobernantes ilegítimos” a las autoridades del Reino Unido en las islas. Desde aquí, resolvemos continuar llamándolas por su nombre: INVASORAS.
El material posee unas serie de recomendaciones más, con las cuales estamos de acuerdo en algunos casos (respetar la toponimia argentina),y en otros no .
Repetimos: desde Chasqui Federal no vemos que se trate de un intento de imposición del Gobierno sobre cómo cubrir el tema Malvinas.
Sin embargo, consideramos que es una forma de toma de posición de parte de nuestras autoridades nacionales para con los INVASORES. Aceptar que la invasión es una “disputa de soberanía”, reduce una causa nacional casi 200 años a un problema de “interpretación”.
Que nos cierren el portal; pero jamás cometeremos una aberración semejante. Los que quieren llevarse bien con los INVASORES son los distintos súbditos de la Corona que vienen alternado en el Poder Ejecutivo Nacional.

* Editor Responsable de Chasqui Federal Noticias – DNI 25.554.396

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.