La esperanza de Cotar y la urgencia de reactivación industrial

El vino, la guita y las buenas ondas
4 mayo, 2022
Pichones de Rivadavia
4 mayo, 2022
ver todo

La esperanza de Cotar y la urgencia de reactivación industrial

Finalmente, pudo recuperarse la planta, la empresa; y nace una esperanza en ese grupo de familias ligadas al sector lechero que recuperaron la empresa Cotar.
Redacción
Constituida como Cooperativa “Nueva Cotar de la gente”, los ex-trabajadores de la antigua firma rosarina buscarán recuperar la producción de la fábrica del barrio popularmente conocido como “Café con Leche” y reimpulsar la marca “Cotar.
Durante la jornada de ayer, se informó que desde la Cooperativa, que ingresaría un camión con materia prima para reanudar la actividad. El Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) informó por su parte, que en los próximos días estará terminado el trámite del CUIT, para que “Nueva Cortar” pueda operar y facturar normalmente.
Con esto se da un paso más no sólo a la recuperación sino también a la reactivación de las líneas de producción. Sin embargo los trabajadores saben que la tarea será ardua: la fabrica necesita proveerse materia prima – leche e insumos varios -, y para que eso ocurra se necesitan fondos. Por eso los trabajadores esperan que desde el Estado Nacional se pueda gestionar al menos subsidios similares al RePro, con el objeto de que el ingreso de los trabajadores cubra las necesidades mínimas.
La intención de los casi 150 trabajadores es volver a cubrir el mercado de cercanía y recuperar el nivel de ventas. Desde Nueva Cotar explicaron que eso puede lograrse con dos camiones de leche diarios, donde cada uno tiene un costo de 1,5 millones de pesos, y otro millón para cubrir los costos de los demás insumos. Los trabajadores esperan poder recuperar la confianza de sus proveedores, y para ello necesitarían una suma aproximada a los 30 millones de pesos, que les permita “mover la rueda”.
Si bien, varios legisladores ligados a los movimientos sociales festejan el acontecimiento, fueron cautos a la hora de establecer una lectura política respecto de la situación de “Nueva Cotar” y de las pequeñas industrias con realidades similares.
Alcanza con tomar en serio las palabras de los trabajadores que desde el lunes están a cargo del Consejo de Administración de la nueva cooperativa: “hay muchas marcas que no son de la zona (Rosario) y fueron ganando mercado. Apuntamos a recuperar almacenes, granjas, kioscos y maxikioscos, autoservicios y en un futuro volver a las grandes cadenas como teníamos antes, La Gallega, La Reina o Empleados de Comercio”.
Lo explicado por el trabajador es claro: las grandes empresas del sector lechero van acaparando cada vez más porciones del mercado. Ya no solamente se restringen a los comercios tradicionales o cadenas de hipermercados a los que les proveían grandes volúmenes: cada vez avanzan más sostenidamente sobre el almacén barrial.
Los monstruos también venden al menudeo, y la única manera de contrarrestarlos es que el Estado intervenga en las cadenas ejerciendo la actividad logística de provisión, al tiempo que dinamice la industria para que la producción pague sueldos, y esos sueldos compren leche, quesos, manteca y dulce.
No es “complejo”; es trabajo, es consumo interno, es industria; es soberanía nacional.

Fuente: Agroclave

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.