La industria textil define posiciones a futuro

Los productores porcinos reclaman líneas de crédito blandas
30 diciembre, 2021
Incertidumbre por las concesiones del Paraná
30 diciembre, 2021
ver todo

La industria textil define posiciones a futuro

De cara al comienzo de un nuevo año, se dieron una serie de discusiones entre el Gobierno y el sector textil. La base del mismo, sería una mala interpretación del funcionamiento de la cadena de valor.

Redacción

Desde que se conoció el informe del INDEC con datos de la actividad textil, trascendió que hubo una serie de encontronazos hacia el interior del gobierno y hacia la CIAI. Según la estadística, mientras en el país se registró una acumulación inflacionaria enero-noviembre del 45,4%, el rubro indumentaria tuvo aumentos al público superiores al 57% en el mismo lapso.

Para la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), que nuclea a los dueños de las principales marcas del país, no resulta pertinente el “reto”gubernamental, dada la vastedad del sector que nuclea entre textiles y confeccionadores, más de 10.000 establecimientos, “atomizados”. Es por ello que rechazaron la posibilidad de “congelamiento” de precios similares a los que se dan en los alimentos, porque sólo abastecen al 30% del mercado y la fijación de precios abarca precios finales de venta al público y no ponen el ojo en la cadena de valor.

El sector textil tiene tres realidades complejas a lo largo de la cadena. En primer lugar la alta concentración en establecimientos que confeccionan la fibra de algodón y la hilanderías nacionales. Segundo, la actividad es permanentemente por la importación de indumentaria, telas e hilandería. Tercero, un altísimo índice de informalidad principalmente asociado al sector confecciones.

Desde el Gobierno Nacional, armaron una reunión con los referentes de CIAI, para evaluar la integralidad de la situación de la actividad, y dejaron trascender que el sector “necesita protección ante las importaciones”.

Desde el Ministerio de Economía, manifestaron que al mismo tiempo que es real la incidencia del aumento de los fletes, los costos de materias primas, y la caída en las ventas, en el último año “el sector recuperó los valores de producción de la pre pandemia”. Eso implicaría una mayor demanda interna de indumentaria.

Según un estudio reciente de la cartera conducida por Martín Guzmán, la industria textil tuvo una abrupta caída en la producción que se sostuvo desde diciembre de 2016 hasta comienzos de la pandemia en 2020. Sin embargo, hubo aumento de los precios mayoristas y disminución en los minoristas. Es decir, las “diferencias de costos” las asumieron los comercios. Sin embargo, desde mediados de 2020, la producción aumentó, los precios mayoristas no subieron en gran medida, pero los minoristas sí.

De esta manera, Economía interpreta que los tres sectores tuvieron una recomposición de rentabilidad y ganancias por lo que no habría motivos para el aumento. Sin embargo, comparando los mismos números, el análisis se hace sobre montos finales y absolutos en dólares; y no mensuales en pesos.

Por lo tanto, mientras la perspectiva de estudio y evaluación sea sobre los grandes resultados anuales en moneda extranjera, y no en lo diario del funcionamiento de la cadena de valor de manera integral, más allá de que haya acuerdo entre CIAI y el Gobierno, la situación para el consumidor no cambiará demasiado.

Fuente: INDEC / MECOM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.