Las cuencas, el agua y el problema de la tierra para producción

Mañana es el Apocalipsis sojístico y otras operetas de la Colonia Próspera
23 diciembre, 2021
Las ovejitas deben ser nuestras
24 diciembre, 2021
ver todo

Las cuencas, el agua y el problema de la tierra para producción

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) firmó una carta de intención con una institución supranacional, debido a la crisis hídrica en la región cuyana, en el noroeste y el noreste del país. El problema subyacente, es el escaso poder de maniobra del Estado Nacional respecto del manejo de las cuencas.

Redacción

Según informó el organismo, el acuerdo con FAO Argentina consistirá en la identificación de sitios con potencial biofísico para la toma y cosecha de agua, que colabore en la resolución de problemáticas de disponibilidad, consumo y riego para unidades productivas de baja escala.

En tal sentido, se implementará en el país, un recurso tecnológico denominado “AGRI World Sources”, desarrollado por el Centro Internacional para la Agricultura Tropical (CIAT), dependiente de la FAO. El instrumento, automatiza e integra información disponible del terreno, el suelo y el clima, y a partir de una serie de modelos matemáticos e hidrológicos, identifica fuentes de agua para riego a pequeña escala.

Según INTA, “su implementación resultará clave en las fases inversión y diseño, así como en las de identificación y planificación”. Sin embargo, se desconocen los criterios y parámetros políticos a partir de los cuales funciona la interface electrónica contratada. Dato no menor, porque eso es lo que determina el rumbo final adoptado para la planificación de las acciones a seguir.

INTA, puso énfasis en que el Plan Nacional de Riego del Ministerio de Agricultura, indica que el 68% de la superficie bajo riego se ubican en regiones áridas o semiáridas, y a causa del mal manejo y pérdidas en su distribución, su eficacia es sólo del 34%. Es por ello que la presidenta del Instituto, Susana Mirassou, aseguró que el vínculo con la FAO se realizó para “potenciar las investigaciones en riego, la divulgación de distintas herramientas que puedan ayudarnos a mejorar y aportar a la innovación”.

Según se informó, el proyecto fue denominado “Asistencia Técnica en la identificación y preparación de iniciativas del Plan de Acceso al Agua (PAA) y al Plan Nacional de Riego (PNR)”. Su objetivo será “buscar, adaptar y validar tecnologías de acceso al agua para uso multipropósito, además de promover el arraigo rural y la inclusión productiva de jóvenes y mujeres”.

Aparentemente, ninguno de los dos plates contempla el factor multinacional que condiciona tanto al productor como al resto de la comunidad.

Las cuencas

Hay un aspecto que parece que no será tenido en cuenta: la determinación del Estado Nacional de velar por la integridad y salubridad de las cuencas de agua de todo el territorio. Las disputas territoriales en torno a ellas se multiplican año a año por todo el país, y el poder de maniobra de la ciudadanía y las comunidades es cada vez más acotado. La suerte de las cuencas, está entregada a los designios de los capitales que interactúan sobre y entorno a ellas.

Por ejemplo; días atrás hubo una protesta con cortes de la Ruta 40 incluido, por parte de pequeños productores sanjuaninos. El motivo de la medida fue el incumplimiento por parte del gobierno de esa provincia, de garantizar el periodo de riego y agua suficiente para los establecimiento en producción. Situación que se agrava, cuando se observa que no existe una situación alternativa de obtención de aguas subterráneas.

Según los productores, esta es la época del año donde el agua es más necesaria, por el estadio en que se encuentran las viñas. Sin embargo – dicen – las autoridades actúan en función de lo que marca la agenda de las compañías mineras que están instaladas aguas arriba.

Los representantes de los chacareros afirman que a partir de que el Gobierno provincial permitió el avance de las multinacionales mineras, ignoró la situación de la red de riego que abastecía 90 mil hectáreas con aguas del Río San Juan. “La provincia depende de las nevadas y la reserva era la cordillera. El efecto del cambio climático cambió las variables que hacían favorable a la Cordillera para preservar sus glaciares, sus acuíferos”, explicó uno de los productores. Recordó además que hubo tiempos donde la provincia había proyectado y planificado una serie de obras para acumular agua y poder asistir a 300 mil hectáreas con riego.

Finalmente, detallaron que la provincia, no está dispuesta a abordar una solución integral al problema. Es necesario para ello, implementar un “balance hídrico”, basado en planificación de políticas ambientales con el agua, perforaciones que se perdieron.

“Antes podíamos salvar situaciones de extremas sequía con una batería de pozos de riego y con un solo dique. Hoy tenemos una batería de diques y no podemos salvar la cosecha”; manifestaron los productores. El alto costo de la energía, les ha impedido realizar el mantenimiento mínimo de los pozos de emergencia, por lo cual esas perforaciones han quedado abandonadas o en desuso.

Fuente: INTA / FAO / Bichos de Campo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.