Las especulaciones 2023 del mercado internacional de aceites

Turquía extiende su despliegue militar en Libia
23 junio, 2022
Uruguay entregó sus telecomunicaciones
24 junio, 2022
ver todo

Las especulaciones 2023 del mercado internacional de aceites

Todos condenan la guerra pero nadie parece querer que termine. El conflicto entre Rusia y Ucrania, trazó una línea en los volúmenes de girasol comercializados en el corriente año. Entre todos los movimientos, además de las cantidades lo que revuelve el avispero, es la timba de precios
Redacción
Mientras la supuesta cotización internacional del girasol a principios de junio alcanzó los 680 dólares por tonelada contra la soja que descendió a 422 U$S/tn. Dicen que el precio del girasol es casi 100% superior al promedio entre 2016-2021. Entre las causas se encontrarían: el faltante de oferta de aceite como consecuencia del conflicto entre Rusia y Ucrania – los dos países con mayor peso y producción -; por otro lado, los condicionantes de los últimos 90 días en la producción y venta de aceite de palma por parte de Indonesia – al ser el acite más consumido y producido en el mundo, su caída repercute en el girasol-; el tercer factor es la menor producción de aceite de soja por parte de nuestro país – primer productor del mundo -. Las causas atribuidas a esto serían la sequía y luego las heladas, peor lo real es que por los precios, muchos se volcaron al maíz y al girasol. Entonces, entre los vaivenes climáticos, y el pasaje a otros cultivos, la caída en la producción de aceite se sintió a nivel global.
En este contexto las especulaciones y timbas a futuro ya están desarrollándose. Por ejemplo, según un observatorio de la Universidad de la Empresa, que varias aseguradoras y consultoras agropecuarias toman como fuente, afirman que el girasol será lo más conveniente, y tiran números comparativos: en el sur de la provincia de Buenos Aires afirman que habrá un margen neto por hectárea de 423 dólares, contra 295 del maíz y 60 de la soja. En el oeste de ma misma provincia, los márgenes de la oleaginosa serían de 320US$/ha, contra 215 de maíz y 120 de la soja temprana.
Eso es así, siempre y cuando el valor de la tonelada comercializada ronde los 550 dólares.
Lógicamente y por todo lo mencionado al principio, tanto precios como márgenes caerían si la situación entre Rusia y Ucrania se estabiliza; e incluso puede suceder que el costo de los insumos se mantenga alto por lo cual las pérdidas se multiplicarían, dado su carácter de ligazón permanente a la importación.
Es por ello que al parecer, nadie quiere que la guerra termine: ni el sector agropecuario, ni los mercados internacionales, y ni siquiera el Gobierno nacional. La excusa de la guerra sirve para todo.

Fuente: La Nación / UDE / AZ Group

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.