Las desventuras de tripulantes y buques argentinos
29 enero, 2022
Un Fondo para pocos y un pozo para todos
29 enero, 2022
ver todo

Lauchas para un puma

El Astillero Río Santiago podría fabricar una nueva flota de transporte fluvial para el Delta bonaerense. Mientras tanto siguen paradas las obras de los dos buques petroleros para Venezuela.

Redacción

Según se informó oficialmente, el Ministerio de Transporte de la provincia de Buenos Aires en conjunto con el Astillero Río Santiago, presentarán una propuesta formal a la provincia, ante la necesidad de renovar integralmente fluvial de transporte en el Delta bonaerense.

El Presidente del Astillero, y ex titular del Sindicato del Neumático, Pedro Wasiejko, manifestó que elevó la propuesta al Ministro de Producción bonaerense, Augusto Costa, porque considera que la capacidad de la fábrica debe utilizarse al máximo.

En una entrevista que brindó días pasados a un medio platense, luego de ser consultado sobre los rumores de privatización, Wasiejko afirmó: “está muy lejos de nosotros pensar en la privatización. El gobierno tiene que poner las herramientas económicas y financieras para que los emprendimientos productivos puedan resolver estos temas”. Agregó asimismo que la fábrica no puede recuperarse de un día para otro, “pero tenemos todas las bases, tenemos trabajadores, instalaciones, maquinarias, solo se necesita la decisión política de poner el fondo para desarrollar el proyecto”.

Recordemos que el Astillero Río Santiago, mantiene detenidas la culminación de las obras de los dos buques petroleros abonados por Venezuela – el “Eva Perón” y el “Juana Azurduy” -. Las obras fueron desfinanciadas durante la gestión de Daniel Scioli en la provincia, cuando derivó recursos de los pagos del hermano país hacia tareas de refacción del Estadio Único de la Ciudad de La Plata. Dichas partidas no fueron reintegradas al Astillero por esa gestión. Tampoco lo hizo la ex Gobernadora Vidal, ni el actual mandatario bonaerense Axel Kicillof.

De no existir voluntad política para revertir la situación, culminar con los trabajos pendientes de entrega, gestionar los nuevos -como los buques para el Cruce por Aguas Argentinas por la boca del Magallanes, oportunamente presupuestados por Río Santiago – , es difícil creer en que el ARS, ya no permanece en proceso de privatización o desguace.

La flota de lanchas para el Delta es poca cosa para la fábrica naval militar, más prestigiosa de América Latina. Algo así como alimentar un puma con lauchas.

Fuente: Código Baires / B.O.N.A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.