Llegan los cosechadores: la pera y la manzana incrementa su actividad

Tiemblen los Tiranos 7: A 63 años de la toma del Frigorífico Lisandro De la Torre
15 enero, 2022
Sin ofensa ni temor 5: La continuidad del coloniaje
16 enero, 2022
ver todo

Llegan los cosechadores: la pera y la manzana incrementa su actividad

Desde el Gobierno rionegrino se anunció la llegada de 130 colectivos con trabajadores desde el norte del país. La cadena no ha fijado todavía los precios de referencia para la actual temporada, pero algunos números pueden ponderarse.

Redacción

De cara al comienzo de la cosecha de peras y manzanas en el Alto Valle del río Negro, la Secretaría de Trabajo de la homónima provincia ha registrado la llegada de 7.425 trabajadores temporarios, provenientes en su mayoría, desde el Noroeste del país. Según se informó, los trabajadores llegaron en 130 colectivos, de los cuales 119 fueron pagados por el Gobierno de Tucumán a partir del convenio de traslado gratuito vigente. Los vehículos restantes, fueron contratados por empresas de la zona en forma particular.

Respecto de la fiscalización para que el traslado de los trabajadores se realice de acuerdo a la normativa, la Secretaria Natalia Reynoso, manifestó que el mismo es monitoreado en conjunto con el Gobierno tucumano, y que a su vez intervienen en Río negro, las áreas de Trabajo, Salud, Gobierno, Seguridad, Transporte y Producción.

Según la funcionaria, durante el pasado mes de octubre se llevaron adelante distintos relevamientos de las condiciones de habitabilidad en cada establecimiento que recibe personal de otras provincias; y de los cuales participaron representantes de Migraciones, Renatre, los organismos que se ocupan de la lucha contra la “trata” de personas y los representantes sindicales de UATRE.

El calendario de cosecha en la región, tal lo informara SENASA, comenzó en el mes de diciembre 2021 y se extenderá hasta promediar el mes de marzo de 2022.

Algunos números de la cadena

Recién comenzada la temporada de cosechas, no están los parámetros certeros de cotizaciones internacionales, costos y derivados. Sin embargo, los datos de cierre de la campaña 2020-2021, nos dan un parámetro de cuáles son las expectativas y los números que rigen la producción tanto de la pera como de la manzana.

En cuanto la producción total que se esperaba para la presente temporada a principios del mes de noviembre, se decía que rondaría entre ambos frutos en 1.160.000 toneladas (570 mil de manzanas y 590 mil de peras). Asimismo, promediando las estimaciones tanto de las entidades que reúnen a los productores como los de los organismos oficiales, los daños ocurrido a las plantaciones por granizo y heladas tardías, arrojarían sobre esos números, pérdidas que rondarían las 300 mil toneladas.

Según los informes del SENASA, el destino de la producción de manzanas implica un 17% a la exportación, un 47% al mercado interno, y el 36% se deriva a la industria de la alimentación principalmente. Para el caso de las peras, el 52% se destina al comercio exterior, el 19% al mercado interno y el 29% restante se destina hacia la industria.

Asimismo, el INDEC informa en sus registros que durante 2021, la tonelada de manzana se cotizó en un promedio de US$ 706,65; y la de pera a US$ 713,73. Es decir, entre US$ 0,70 y 0,71 el kilo; precio coincidente al del kilo de esas frutas en verdulerías.

Tanto INTA como SENASA coinciden en que entre Río Negro y Neuquén existen 1.950 productores – 1.700 y 250 respectivamente. El rinde promedio es de 40.000 kilos de frutas por hectárea. Lo que indicaría que existirían alrededor de 29 mil hectáreas en producción – aunque algunos sectores de la cadena mencionan que sólo 19.000 están en producción en la actualidad.

Por otra parte, si bien los costos promedio de producción por kilo se determinan y establecen en forma oficial a fines del mes de enero, el mismo rondaría los US$ 0,24 por kilo; es decir US$ 240 por tonelada.

Respecto de los precios de la cadena, tal como se dijo, hay coincidencia entre los de exportación y los que rijen para el consumidor final en la verdulería. Ahora bien, respecto del reparto de ingresos en los distintos niveles de la cadena según el precio final – en promedio entre manzanas y peras -, sería aproximadamente así: un 24% para el chacarero; un 25% para el galpón de empaque y planta de frío; un 8% queda en el flete; 9% para los mercados concentradores; y un 34% para el comerciante minorista.

Esto, pasado a pesos, significa que un kilo de manzanas al consumidor final a la fecha, posee un precio de $ 143,50. Lo cual implica que para el productor quedan $ 34,44; $ 35,87 para el almacenamiento; $ 11,48 para el flete; $ 12,92 para el mercado concentrador; y $ 48,79 para el comerciante minorista.

¿Cuáles son algunos de los escenarios probables? Por un lado, si se pretende cubrir la cuota de comercio exterior, restara al volúmen para abastecer el mercado interno. Lo cual es muy probable que las frutas escaseen y su precio aumente.

Por otra parte, fuentes directas de los chacareros manifiestan que de las 471.000 toneladas de manzana y de las 280.300 de peras que supuestamente se destinan al mercado interno, casi el 50% se pudre en las plantas. Entonces, existe la posibilidad que el volúmen real que abastece el mercado interno no varíe, y se incremente el flujo hacia el exterior.

Fuente: SENASA / INTA / FENAOMFRA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.