“Los Influencers” de la harina y el aceite

En Malvinas, el gobierno de ocupación entrega licencias a 25 años
28 febrero, 2022
INVAP trabajará en el lanzador nacional de satélites
1 marzo, 2022
ver todo

“Los Influencers” de la harina y el aceite

Los lobbys agropecuarios internacionales, están operando en el país con el objetivo de tomar precio, establecer cuota de producción y disputar contratos en el mundo por el vacío que generaría Ucrania. Este es el capítulo argentino de la guerra del Rus de Kiev.

Redacción

El que no sabía, durante estos días se fue enterando: Ucrania posee una de las planicies más fértiles del planeta comparables con las argentinas. La guerra, sacará del ruedo comercial a ese país hasta que la situación se estabilice. Al haber menos grano disponible en los mercados internacionales, los cereales, las oleaginosas y sus complementarios aumentarán los precios.

En Argentina, ya empezaron los”influencers” de la timba del comercio exterior, a pronosticar que el valor de las exportaciones nacionales para la campaña en curso subirán en cerca de 2.000 millones de dólares, a partir de los incrementos que tendrán fundamentalmente el trigo, el girasol y el maíz.

Según un informe publicado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y su “usina de pensamiento” asociada, el Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales (INAI), el país no tendrá un impacto significativo porque la la sequía ocasionó una baja en los volúmenes de producción, sumado a las políticas anunciadas por el gobierno nacional de establecer los fideicomisos al trigo y al maíz, para “descalzar” el precio internacional del producto final respecto del interno. Es decir, que el fideicomiso, se alguna manera subsidie el quebranto de las cadenas productivas que utilizan a ambos cereales como insumo básico.

Asimismo, los lobbistas aseveran que dado que el 95% del trigo y el 60% del maíz, ya poseen contrato de exportación para la corriente temporada, no entrarían en la oscilación de precios que se avecina y que ya está mostrando algunos signos.

Por lo tanto, lo “único” que resta esperar a los productores argentinos es que los precios en alza, fomenten la ampliación de los cultivos para la campaña que viene. Es decir, 2022-2023. Así, indican que el aumento de la superficie sembrada en cada cultivo podría elevarse en 1% el trigo, 4% para el maíz, y 18% girasol (Ucrania produce el 50% del aceite que se consume en el mundo).

Además, dado que para Argentina también aumentarán los costos de importación de combustibles y otros insumos agrícolas como fertilizantes, puede que los márgenes finales no sean demasiado significativos.

El informe va en consonancia a lo comunicado por varios analistas de la economía nacional que vaticinan otro año de alta inflación y suba de precios. Desde varios puntos del país se informa que el eslabón industrial alimenticio, evalúa retener harina, aceites y derivados de ambos. No es de extrañar que desde los centros de acopio concentrado no vendan mercadería al exterior hasta que el precio no se nivele. Esos valores juegan permanentemente en el mercado interno y de allí la suba general de los alimentos que dependen de la producción agropecuaria directa.

Atento a que varios medios televisivos vaticinan alta inflación, suba general de tarifas y de precios de artículos de la canasta básica ya se está hablando de la escasez de harina y derivados.

Fuente: Agencia Bloomberg

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.