Se anunció la fecha para el Censo Poblacional 2022
26 enero, 2022
… y colorín colorado, el dólar no sería tan poderoso
26 enero, 2022
ver todo

A esta altura, no queda otra que pensar que el Estado Nacional y las patronales agropecuarias, cada tanto protagonizan un “desencuentro”, que se transforma posteriormente en el hito fundante, para toda una serie de acuerdos que concluyen siempre en lo mismo: el encarecimiento de los alimentos para las mesas argentinas, la sesión de soberanía a manos de las exportadoras, y la pérdida de independencia respecto del modelo productivo que se implementa en el territorio nacional.

Por Pablo Casals

Todavía está fresca la tinta a de la carta que envió la semana pasada la “Mesa de Enlace”, y el Gobierno Nacional – a instancias del Ministro Domínguez – convocó al Consejo Federal Agropecuario (CFA) para sesiones el miércoles 26 de enero. Como inmediata respuesta, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) ya anunció que no participará de la Mesa Ganadera, en la medida que el Ejecutivo no revise las políticas de intervención que instrumentan los cupos y las prohibiciones de exportación, ya que “no conforman el marco adecuado para la búsqueda de consensos mínimos necesarios para asegurar el crecimiento de la actividad”. Atrás de CRA, se manifestaron las otras entidades de la Mesa, en el mismo sentido y a favor de que el Gobierno modifique el temario y atienda los temas sequía-inundación.

Mientras tanto, el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, rechazó la posibilidad de que cesen las retenciones, y espera que durante la semana se redondeé el proyecto de creación del fideicomiso, mediante el cual el Gobierno pretende “desacoplar” los precios internacionales del maíz y del trigo que se venden en el mercado interno y forman parte de la canasta básica. La iniciativa consiste en un fondo de U$S 150 millones anuales, conformado con aportes de las exportadoras de esos cultivos y de productoras de productos derivados, con el que se busca subsidiar el precio interno.

Una ilusión de la que “el campo” no le ayuda a despertarse: será complicado para las autoridades de Agricultura, lograr que los precios de desdoblen sin ejercer desde el mismo Estado, las tareas de producción, flete, almacenamiento, industrialización, y comercialización. No necesariamente tiene que tener participación en todas esas actividades, pero al menos en los fletes internos la necesidad de la participación gubernamental es cada vez más necesaria.

Por otra parte, la idea del “aporte”, echa combustible a un conflicto histórico en nuestro campo: todos los incrementos en materia de impuestos, tasas y derechos que la multinacional exportadora debe abonar al fisco, la empresa transfiere los costos de dichas erogaciones a lo largo de la cadena. Intermediario tras intermediario, finalmente el pato lo paga el chacarero. La multinacional, jamás resignará su tasa de ganancia, máxime con el alza del precio internacional de la mayoría de los commodities.

Finalizando la semana pasada, la “Mesa de Enlace” emitió un comunicado dirigido indirectamente al Gobierno Nacional, donde le solicita al Congreso de la Nación que analice a la brevedad posible, que porcentajes deberán tributar en materia de derechos a la exportación o “retenciones”.

Las patronales agropecuarias aducen un “vacío legal”, atento a que el pasado 31 de diciembre, venció el plazo de la Ley de Emergencia Pública que delegaba en el Ejecutivo Nacional la facultad de reglamentar alícuotas respecto de las retenciones. Como el Congreso no aprobó el proyecto de ley de Presupuesto Nacional para el 2022, donde estaba contemplada la extensión de dichas atribuciones presidenciales hace arremete con dicho argumento. Técnicamente es acertado.

Por otra parte, dados los acontecimientos climáticos, si bien se anuncian cosechas “récords”, los dirigentes patronales y todas la voces que pertenecen al arco político ligado a la actividad agropecuaria, vienen caminando los pasillos nacionales y provinciales buscando las declaraciones de “emergencia” o “desastre agropecuario”, buscando algún rédito en materia impositiva o de facilidad de acceso al crédito.

Hay un aspecto de los reclamos que es real: las retenciones del 33% para la soja son para todos por igual. Ahora, una cosa es el descuento para una empresa con decenas de miles de hectáreas en producción, y otra es la realidad para el chacarero que posee 2.000 ha o menos. Estos últimos no saben si podrán cubrir los costos al final de la campaña. Otro factor es el que no dicen: las ganancias del sector continúan siendo extraordinarias año tras año; y los más grandes son los que sacan mayor tajada en ello.

Para completar el cuadro semanal del culebrón, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, modificó mediante Resolución la forma de distribuir las cuotas de provisión de un negocio de exportación que implica 120 millones de dólares al año: la cuota de 20 mil toneladas de carne vacuna que en 2018 Argentina acordó con Estados Unidos. La misma será repartida entre 40 frigoríficos y grupos de productores. Vale decir que al igual que Cuota Hilton (28.765 toneladas ahora con destino a la Unión Europea pero antes con el Reino Unido) y la Cuota 481 (48.200 toneladas también la Unión Europea), la Cuota Estados Unidos tampoco es afectada por las restricciones y cupos que instrumentó el Gobierno Nacional al resto de las exportaciones de carne.

Resta esperar entonces, cuál será la trama del nuevo capítulo de esta novela que ya tiene décadas en Argentina, y que arroja sin excepción condimentos desopilantes para el conflicto pero nunca llegan a un desenlace definitivo.

La clave aquí, parece estar en que se debe entender primero la composición de “el Campo”. En realidad, el Gobierno – los Gobiernos – la comprenden muy bien. Los que no llegan a dimensionar del todo cómo viene la mano, es el pueblo que no forma parte de “el Campo”. Este, solamente paga los alimentos, al precio que impone el mercado internacional.

Fuentes: MAGyP / CFA / CEEA

2 Comments

  1. Pablo Gerardo Olano dice:

    Pasear por la Pampa humeda en el recorrido a la costa bonaerense y advertir la cantidad de vacunos en nuestros campos ,es certificacion de las mentiras explayadas por C.R.A.. son unos verdadreros Cipayos Republica Argentina!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.