Argentina y su llave para salir de la cárcel colonial primarista
3 mayo, 2022
Lo dulce de los limones y lo agrio de las mandarinas
3 mayo, 2022
ver todo

Muchachos… no aclaren que oscurece

Durante la mañana de ayer, funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional, empresarios de l sector y dirigentes gremiales de la actividad, se mostraron unidos en la presentación que impulsó el ministro Kulfas, con la intención de “acercar la minería a la comunidad”.
Redacción
Ayer lunes, tuvo lugar el Primer Encuentro de la Mesa Nacional sobre la Minería Abierta a la Comunidad (Memac), con el que el Gobierno Nacional procura instalar un ámbito de debate que «permita despejar ciertas dudas» relacionadas con los aspectos ambientales, laborales, impositivos y de aporte al desarrollo económico y social que rodean a la actividad.
Los distintos disertantes se repitieron en destacar “el rol de la minería en la economía”; además de respaldar la gestión ministerial, y el fomento del debate “sobre el impacto sanitario y ambiental de la actividad con información precisa y actualizada, en el marco de una mayor apertura a la sociedad”.
El Gobierno tiene como objetivo triplicar la exportaciones mineras, y por ende el impacto de la cadena en las distintas regiones del territorio donde se realiza. Por lo tanto convocó a las empresas mineras, a los dirigentes gremiales del sector y a los ambientalistas para mostrar cohesión pública y poder lograr consensos para que avance la producción en las siete provincias donde aún se encuentra restringida la actividad de gran escala.
Asimismo, raíz de los cambios de matriz y conflictos energéticos que vienen desarrollándose a nivel internacional, el precio de las materias rimas se vio beneficiado y la facturación d ellas explotadoras también. De esta manera, luego del anuncia del ministro Guzmán, sobre la implementación de un “impuesto a la renta inesperada”, el esquema general de negocios se tambaleó y generó tensiones sectoriales.
Entre otros anuncios, participaron funcionarios del área económico-financiera que no suelen aparecer en este tipo de eventos sociales. De allí es que se fortalece que el problema de fondo era de dinero, y no de diferencias de criterios ecológicos. Tanto el Miguel Pesce, presidente del Banco Central como la titular de la Agencia Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, presentaron cifras que aseguran que el sector minero aporta US$ 3.000 millones anuales a las exportaciones, subrayó que «por cada dólar que invierte, se generan 4 dólares de superávit en la balanza cambiaria» y remarcó que es «clave para llegar a la meta» de US$ 100.000 millones de ventas al exterior. Además Pesce remarcó que la minería no sólo tiene superávit cambiario y comercial, sino que “es superavitaria en inversión extranjera directa, y en los últimos 10 años el país recibió inversiones del sector por US$ 5.700 millones y préstamos netos por US$ 5.000 millones”.
Moroni, el Ministro de trabajo, se encargó de agregar que la actividad posee “los salarios son los más altos de toda la economía, tres veces más altos que el promedio del sector privado”; y que Argentina tiene “subexplotado” su potencial minero, dado que Chile exporta más de 55 mil millones de dólares de minerales y nosotros con la misma cordillera sólo 3.200 millones”.
Desde la Cámara de Empresarios Mineros (CAEM), su presidente Franco Mignacco, también hizo uso de la palabra. Desde las firmas, había inquietudes y tensiones a causa del proyecto a la renta inesperada. De por sí, están en contra de las retenciones móviles sobre el sector. Sin embargo, si dicho impuesto fluctuaría en función de las cotizaciones internacionales el nivel de beligerancia podría bajar: Argentina resolvió rifar sus recursos minerales estratégicos. Las multinacionales vana venir igual, y sus proveedores y subsidiarias van a facturar mucho dinero.
Entretanto, se presentó el Sistema de Información Abierta a la Comunidad sobre la Actividad Minera en Argentina (Siacam), mediante el cual se ofrecerá “de manera periódica datos sobre los aspectos económicos, geológicos, sociales, sanitarios y ambientales del sector”; y del cual no se habló mucho más.
Por último, hubo cambios en la cartera minera. El subsecretario del área y afín al kirchnerismo, Andrés Vera, renunció. La Secretaria y afín a Kulfas, Fernanda Ávila, ya tendría un posible designado. El cambio si bien no es determinante en cuanto al rumbo político, “tranquiliza” al sector empresario y al clima de acuerdos que tanto Kulfas como Ávila han cosechado entre los gobernadores, la CAEM y las misiones al exterior (Londres) en busca de inversiones.

Fuente: Ministerio de Desarrollo Productivo / Télam / Huella Minera

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.