Necesitamos una Empresa de Líneas Multimodales Argentinas Siglo XXI

La olivicultura nacional busca su recuperación
26 marzo, 2022
El plan antiinflacionario que se aplicó en Argentina en 1952
27 marzo, 2022
ver todo

Necesitamos una Empresa de Líneas Multimodales Argentinas Siglo XXI

Compartimos un documento de Social 21, La Tendencia, donde se desarrolla la propuesta la creaciación de la ELMA XXI, una Empresa de Líneas Multimodales Argentinas del Siglo XXI, que encargada de asegurar la presencia del Estado en el mercado interno de fletes y de monopolizarlo en caso de ausencia o abuso de las navieras privadas extranjeras.
Por Agata Grinberg*
La Empresa de Líneas Multimodales Argentinas Siglo XXI crea la continuidad de la destruida ELMA S.A., que marchaba al sistema multimodal, abriendo sucursales en la mediterránea Córdoba allá por los ‘70. Es la encargada de asegurar la presencia del Estado en el mercado interno de fletes y de monopolizarlo en caso de ausencia o abuso de las navieras privadas extranjeras, que se desdoblan e invierten en subsidiarias argentinas para aprovechar su reserva de cargas. Ejemplo paradigmático fue Astramar, subsidiaria Argentina de Hambürg Sud, que cerró inmediatamente luego de haber sido desregulado el mercado interno argentino en los ´90s, cediendo rutas y cargas a su casa matriz en Alemania, que pasó a ejercerlas por sí misma. Sin Armador Estatal no hay transporte nacional (tampoco privado), como no hubo acero nacional antes de SOMISA, ni industria naval argentina antes de ARS. El transporte multimodal combina los diferentes modos de transporte, de manera que se aproveche lo mejor de cada uno. Así, la vieja ELMA tenía sedes mediterráneas donde un exportador podía cargar su producto en un contenedor, precintado, y enviarlo a Europa, donde su cliente lo recibiría, tal y como su proveedor argentino lo había despachado.
El contenedor, cargado en origen por un argentino y recibido en destino por un europeo, empezó su viaje en camión, pasó más tarde al tren, volvió al camión para llegar al barco, arribó a Europa y saltó del barco a un nuevo tren, para llegar finalmente al destinatario en camión. La combinación de los modos de transporte (carretero, ferroviario y marítimo en este caso) es la que permite hacer el trabajo con la mayor economía, ya que cada modo es el más conveniente según la situación (por lo general: camión en distancias cortas, tren en recorridos medios, fluvial o marítimo en travesías largas). Lo mismo puede decirse del transporte de pasajeros (colectivo, tren o avión para trechos cortos, medios o largos). Así, un sistema de transporte eficiente es aquel que combina acertadamente los diferentes modos que existen, complementándolos entre sí, más que enfrentándolos unos a otros en competencia.

Luego de cinco siglos de disputa por la navegación y los mercados mundiales, las coronas europeas, los Angloamericanos y otros imperialismos orientales, constituyeron la alianza marítima que reguló de forma definitiva los mercados, en un nuevo orden mundial. Con presencia en Netherland-India-Deutchland-England-Russia-Argentina; Cargill, André, Continental, Dreyfus, Bunge y Born, constituyen el monopolio de la cadena de valor del comercio exterior mundial. Integradas verticalmente desde el estratégico eslabón marítimo, controlan los puertos privatizados, con silos, elevadores, grúas y muelles, expoliados a los argentinos en la década del ’90. Además del flete, el seguro, el acopio y la maniobra, definen el perfil productivo de nuestro país proveyendo a los productores rurales del paquete tecnológico, con “la garantía” de comprarle en la tranquera la cosecha. La Argentina es un vientre cautivo donde se reproduce una semilla extranjera, con úrea y glifosato extranjeros. Así, la tierra más fértil del mundo expulsa a sus trabajadores rurales, porque el modelo de siembra directa pone el valor agregado en el paquete tecnológico de las multinacionales. La Sociedad Rural Argentina le alquiló la pampa húmeda a las multinacionales de los granos.
LA ELMA XXI es el brazo logístico multimodal que integre una flota Mercante Estatal que realice el 50% de los fletes del comercio exterior que le corresponden al país, al ferrocarril en las cargas y las largas distancias por tierra, con las recuperadas Aerolíneas Argentinas y una flota de camiones que llegue con los productos de consumo a todas las provincias, a todos los pueblos, a todos los barrios. Una Corporación del Estado en la línea del Modelo Argentino de Desarrollo Estatal de San Martín, Rosas, Yrigoyen, Perón. Estado Empresario que ejerce la producción y presta el servicio, además de regular la actividad, porque en el ejercicio de la actividad está la verdadera regulación. Una empresa que le otorgue factor de escala al pequeño productor que hoy se encuentra subordinado económica y tecnológicamente a las multinacionales. Una salida al mar estatal para los pequeños productores agrícolas o industriales que proteja los precios de nuestros productos realizando el flete y el seguro en toda la cadena del transporte, desde el camión al tren, la barcaza o el buque. La navegación de ultramar factura U$7000 millones en concepto de fletes. Realizar la mitad que le corresponde al país, equilibraría la balanza comercial poniendo en cero el déficit comercial del flete. Al ser la navegación una actividad capital intensiva, permitirá disponer una ganancia por encima del 30% de su facturación bruta, pudiendo destinar en el sistema ferroviario 3 Millones de dólares por día.

* Presidenta de la Federación Popular del Transporte “Eva Perón”. Integrante de Social 21, La Tendencia

Artículo Extraído del Documento Bases del Plan Nacional de Gobierno de Social 21, La Tendencia (Año II N° 4 20 de febrero de 2022). Sección: Geopolítica.

Ver más, aquí.

Fuente: Social 21, La Tendencia

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.