Panorama de las hidroeléctricas de Patagonia Norte

Trabajar hasta morir en ArgenSuecia
23 febrero, 2022
La OTAN no descansa, planifica
24 febrero, 2022
ver todo

Panorama de las hidroeléctricas de Patagonia Norte

A propósito de que en 2023 vencen una gran parte de las concesiones hidroeléctricas en las provincias de Río Negro y Neuquén, la agencia ANRoca publicó ayer un interesante informe donde detalla la situación de cada una de ellas, y cuáles serían los intereses que se ciernen sobre las represas.

Redacción

Las represas hidroeléctricas que están instaladas sobre los ríos Limay y Neuquén están en manos de firmas multinacionales. El año que viene, una gran parte de las concesiones tienen plazo de vencimiento y los gobiernos provinciales quieren hacer valer su condición de «propietarias del recurso natural”, tal lo establece la Constitución Nacional.

En los 28 años que pasaron desde sus privatizaciones, las mismas fueron pasando por diversas manos, hasta llegar al control de un grupo de empresas en el negocio eléctrico internacional. Entre ellas, se encuentran las inscriptas como argentinas como Pampa Energía, propiedad de Mindlin y el Grupo Financiero Escasany – propietarios del Banco de Galicia-. También están el grupo italiano Enel, y grupos de inversión global como I Squadred Capital.

Más en detalle, el informe consigna que la represa Alicurá, está en manos de AES Corporation, un grupo estadounidense, especializado en la generación y distribución de energía eléctrica en 14 países. En Argentina controla otras ocho centrales (Buenos Aires, Neuquén, Salta y San Juan); y en Neuquén invirtió en el Parque eólico Vientos Neuquinos, que se inauguró hace dos años está emplazado en la zona de Bajada Colorada, entre Picún Leufú y Piedra del Águila. En dicha instalación, invirtió 140 millones de dólares para instalar 29 aerogeneradores, con turbinas de 3,46 Mw cada uno.

Para el cado de Piedra del Aguila, la central está en manos de la Sociedad Argentina de Energía S.A. (SADESA), un holding de capitales nacionales manejado por las familias Escassany, Braun y Caputo. Esta sociedad controla también Central Puerto, Centrales Térmicas Mendoza, La Plata Cogeneración y tiene participación el gasoducto troncal Gas del Norte. El mismo núcleo controla Grupo Financiero Galicia, a través del cual manejan el Banco de Galicia, Tarjetas Regionales (propietaria de Tarjeta Naranja); la aseguradora Sudamericana.

La represa Pichi Picún Leufú, está en manos de Pampa Energía; un grupo fundado en 2005, que hoy administra el 12 % de la generación eléctrica del país; el 85 % de la transmisión; y el 20 % de la distribución eléctrica en el territorio argentino. También maneja el 60 % del transporte de gas natural vía TGS y está realizando fuertes inversiones en Vaca Muerta. Asimismo, el grupo que lidera Mindlin adquirió las hidroeléctricas Los Nihuiles y Diamante (Mendoza), las centrales térmicas Güemes (Salta); Loma de la Lata (Neuquén); Piedrabuena (Bahía Blanca); Genelba (en Marcos Paz), y Ensenada de Barragán (junto a YPF). Además, controla Transener, responsable de la red de electroductos de alta tensión por la que transita toda la electricidad del país; tres plantas petroquímicas y la refinería Refinor.

En cuanto a El Chocón – Arroyito, la represa está en manos de la italiana Enel (Ente Nazionale per l’Energia Elettrica en sus principios), que nació como empresa del Estado italiano y en 1999, para adecuarse a la normativa europea, colocó el 74,5 % de su capital entre bonistas privados. El ministerio de Economía y Finanzas de Italia retiene el 25,5 % del capital social. Posee negocios en otros 29 países, es propietaria de la española Endesa. En nuestro país, asimismo, controla las generadoras Costanera y Central Dock Sud; la distribuidora Edesur (2,5 millones de clientes); una red de transporte eléctrico de 500 km; y la empresa de comercialización a grandes usuarios ENEl Trading.

Por último está Cerros Colorados. En 2018 el grupo de inversión I Squadred Capital, del norteamericano Sadek Wahba, compró los activos latinoamericanos de Duke por 1.200 millones de dólares. Allí estaba incluida la concesión del complejo Cerros Colorados. Supuestamente, es un fondo de inversión especializado en energía, servicios públicos, infraestructura digital, transporte e infraestructura social en América del Norte, Europa y países de alto crecimiento en Asia y América Latina. A partir de la adquisición de Duke, el grupo impuso su marca “Orazul”, y con ellas tiene presencia en la generación y transporte de energía y gas en el territorio nacional.

El informe de ANRoca llega hasta ahí. Brinda información valiosa para pensar la realidad de la matriz energética argentina, y las decisiones que deberán tomar los gobiernos provinciales de Río Negro y Neuquén durante el año que viene; y el gobierno nacional en adelante.

La mayoría de la energía generada en dichas centrales abastece la zona núcleo del país, mientras en su cercanías, las poblaciones carecen de servicios energéticos de toda índole. Por otra parte, toda central hidroeléctrica y su embalse son bienes estratégicos de la Nación. No pueden estar en manos de intereses privados.

Fuente: ANRoca

3 Comments

  1. Luis dice:

    Supongo que la mayoría de los gobernadores se creen poder negociar y le valla bien
    Ni hablar de los secesionistas
    Salvo que vea luz a lo lejos más confiable que la balcanizacion

  2. Cesar Diaz dice:

    buen pantallazo de la realidad energetica,

  3. chasqui dice:

    Gracias a ambos por leernos y comentar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.