Peras y manzanas: misma localidad, dos formas de ver

Gasoducto demorado…
1 junio, 2022
Rindes estables para el sorgo
2 junio, 2022
ver todo

Peras y manzanas: misma localidad, dos formas de ver

Un nuevo capítulo de la saga que se repite todos los años previo a la poda en la pera y la manzana, está teniendo lugar con foco en Centenario. Voces de reconversión; reemplazo de mano de obra; acuerdos por aplazar pagos de impuestos hasta cuatro años.
Redacción
Representantes de dos entidades que nuclean productores frutícolas de la localidad de Centenario, provincia de Neuquén, dieron testimonio analizando la cruda situación por la que viene atravesando la actividad en los últimos años.
Por un lado, desde el denominado Centro PyME-ADENEU, analizaron con productores ligados al Consorcio de Riego de Centenario, la posibilidad de “pasarse” de la producción de peras y manzanas, a las nueces y las almendras. En algunos caso, manifestaron, se han dado casos de reconversión o de diversificación de frutos.
Según Alejandro García, representante de Frutos Secos del Centro PyME-ADENEU, alrededor del 70 % de lo obtenido en almendras deriva de la reconversión de almendra, dada la baja rentabilidad que aporta la pera en los últimos años.
El referente explicó que uno de los motivos del “pase”, es el mayor margen de rentabilidad que se observa particularmente en la conservación y en la mano de obra: tanto almendras como nueces, pueden conservarse tranquilamente dos años. Para el caso de la fruta fresca, o se vende inmediatamente o se debe conservar en frío, lo cual incrementa los costos. Respecto del trabajo humano aplicado, en ambas especies se pueden mecanizar las cosechas, los cual reduce significativamente la mano de obra utilizada para la recolección.
García afirma que en Neuquén existen 441 hectáreas destinadas a frutos secos, donde 306 están ocupadas con nogales y los restantes para almendra.
Sin embargo, hay otros productores que hacen gestiones respecto de la pera y la manzana. Según informó en una entrevista el Presidente de la Cámara de Productores de Centenario y Vista Alegre, Héctor Basualdo, los productores mantuvieron con la titular de AFIP, Mercedes Marcó del Pont, donde se logró un a postergación a favor de los chacareros, respecto de los pagos de los 931 e IVA, vinculados a las cargas sociales y los porcentajes derivados de la facturación respectivamente. Asimismo se realizaron solicitudes de ayudas económicas con el Ministro de Agricultura Julián Domínguez.
Según Basualdo, el objetivo de ambas reuniones, es poder tener un poco de “aire” para poder financiar la poda – la cual arranca durante el mes de junio, finalizar el ciclo productivo y esperar el venidero.
Ambos testimonios, giran en torno a la insostenible ecuación que los productores tienen entre sueldos, costos de producción, impuestos y rentabilidad. Por un jornal por poda, UATRE había solicitado como primer movimiento, jornales que rondan los 4.000 pesos diarios, lo cual no superaría un salario de 80 mil pesos al mes.
Es decir, la sumisión bajo la que se encuentra el productor respecto del mercado mundial y la política productiva llevada adelante en Argentina, hace que dichas condiciones no se cuestionen.
Lo que siempre entra en la mesa es el tema impositivo y los salarios o el número de trabajadores a contratar.
El Estado a relegado su rol a mero regenteador de impuestos y subsidios, pareciera que la mano de obra laboral, es un mal necesario. De algunos, algunos están pensando en traer la máquina que sacuda la planta para que la fruta caiga sola.

Fuente: Realizar Económica / El Chubut

Invitame un café en cafecito.app

1 Comment

  1. Criminal. Inútiles de la política. Cobardes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.