Petróleo Argentino, situación geopolítica

Tiemblen los Tiranos 12: La segregación del Alto Perú
5 febrero, 2022
El trabajo natural también es trabajo
5 febrero, 2022
ver todo

Petróleo Argentino, situación geopolítica

El conflicto principal no es off-shore si, off-shore no. No son las plataformas marítimas frente a Mar del Plata; no es la técnica mediante la cual se extrae el petróleo… ¡Es la geopolítica! Las potencias y sus empresas, no quieren que Argentina vuelva a nacionalizar su petróleo y recupere la YPF 100% Estatal.

Por Social 21, La Tendencia*

Las tecnologías de producción deben estar subordinadas a la conducción soberana de la Nación Argentina mediante su Estado Empresario YPF definiendo los protocolos de cuidado del medio ambiente; de la vida de los trabajadores implicados en la actividad; de las comunidades donde se realiza la explotación; y regidas por instrumentos superiores a la ciencia que son los del espíritu y la política de liberación.

Los principios, los valores, la ética argentina; los actos morales, el antimperialismo, la autodeterminación, la justicia social. Todos ellos inspirados en la conciencia de la trascendencia espiritual de la Patria, el Pueblo y nuestros hijos, por sobre el tiempo finito de nuestras vidas. Nuestra sagrada misión es por la Argentina que les dejaremos a quienes están por nacer. Aquí se juega el patrimonio nacional, la herencia y la continuidad de la vida.

1- Soberanía, Independencia, Justicia.

Argentina no es un país petrolero. Argentina es un país que tiene petróleo para el propio abastecimiento de su industria y transporte. No es un ‘commoditie’, es un recurso estratégico. Es energía en estado líquido, de fácil traslado, almacenamiento y disponibilidad. La apropiación de esa energía es la base de conflicto geopolítico en el mundo. Por lo cual, de su HIPÓTESIS DE CONFLICTO deviene una de las VERDADES ARGENTINAS de Yrigoyen y Mosconi que reza: ARGENTINA NO DEBE EXPORTAR SU PETROLEO.

La privatización de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) tuvo como objetivo imperial, vaciar los yacimientos argentinos mediante REPSOL de España; abandonar la investigación y prospección; liquidar vía exportación las reservas nacionales; y entregar la actividad a las mafias internacionales del petróleo Chevron, Exxon Mobil, British Petroleum, Shell.

Entre otros engaños se repetía -y se sigue repitiendo- que había que exportar para ser eficiente y rentable. El resultado está a la vista. Ingleses, norteamericanos, franceses y españoles vaciaron los pozos, la Empresa del Estado y la Patria Argentina. Por eso es hora de volver a la Independencia Económica de la YPF 100% Estatal impenetrable al capital privado de Yrigoyen y de Perón.

YPF es la primer empresa petrolera estatal del mundo. Fue modelo del Estado Empresario Argentino, y a su imagen y semejanza, Mosconi sembró las siguientes empresas: ANCAP en Uruguay; Petrobras en Brasil, PeMex en México y YPFB en Bolivia. Es creadora del Estado Empresario de la Patria Grande. Es Continentalismo práctico, antimperialista y de autodeterminación de los Pueblos.

Fue signo y vehículo de soberanía política, independencia económica y justicia social. “La Gran Empresa Argentina” desarrollaba su propia cadena de valor PYME comprando tubos, válvulas, equipos de perforación, camiones y herramientas nacionales, creando cientos de miles de puestos de trabajo. En cada pueblo o paraje del territorio nacional había dispensa de combustible por parte de YPF. No importaba si un surtidor que abastecía unas pocas familias de productores en La Pampa era “rentable” como lo exige la matriz privatista reinante desde la década del ’90. Lo importante era que YPF llegara hasta ese paraje, abasteciera de combustible para la continuidad de la vida y el trabajo argentino. La rentabilidad era compensada con las ventas en los centros urbanos e industriales más importantes del país. Este es el orden soberano que permite el orden de la justicia social.

2- Extranjerización, privatización, vaciamiento.

El próximo 3 de junio se cumplirán los primeros 100 años de la creación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales.

También durante 2022, se cumplirá la primera década desde que el Estado Argentino compró el 51% del paquete accionario de la YPF aún privatizada. Esto es así, porque la empresa no volvió a convertirse en una Sociedad o Corporación Estatal (ley 20.705, 20.558). Sino que es un accionista más, de una empresa que cotiza en la Bolsa de valores de Estados Unidos.

Un modelo siempre capitalista y liberal, pero que usa las estructuras estatales para absorber sus pérdidas, sin compartir las ganancias. Entonces, la empresa Ex-tatal más que oficiar de conductora, pionera, exploradora, perforadora, ordenadora, operadora, refinadora y concentradora principal del stock de combustibles en Argentina, se ha convertido en la empresa que habilita y da carta blanca a las empresas multinacionales para las tareas de exploración y prospección; explotación, maniobra y exportación de hidrocarburos desde nuestro país al mundo.

La primera petrolera estatal del mundo ha sido reducida a una escribanía donde se legaliza la entrega del petróleo argentino. Su conducción política, Miguel Galuccio & hijos, es el responsable del modo de privatización del conocimiento y la información estratégica al estilo de su equivalente keynesiano Marco Lavagna en el INDEC. Así opera el modelo liberal-keynesiano de privatización y contrabando del trabajo intelectual de trabajadores y profesionales del Estado Argentino, que tanto trafican las bases estadísticas del INDEC, como la información estratégica de YPF hacia las consultoras y empresas multinacionales. De guante blanco.

El proyecto de “fachada estatal de negocios privados” es privatista de punta a punta. En su forma propietaria de YPF Sociedad Anónima, en la cesión de soberanía con contratos firmados en el paraíso fiscal Delaware y en sus gerentes privatizadores (hoy llamados CEOs) que obran milagros como el de Galuccio sólo posibles en la republiqueta liberal-keynesiana: pasó de gerente a sueldo a principal exportador del yacimiento Vaca Muerta con su empresa Vista Oil & Gas. El ascenso social individual de este ex cuadro técnico de la multinacional Schlumberger-Dow Chemical tiene su precio: 5000 millones de dólares de deuda externa contraída contra el patrimonio de YPF y una indemnización por servicios prestados de 5 millones de dólares.

Este orden jurisdiccional de cesión de soberanía, es el marco geopolítico donde está inscripto el debate de fracking, shale-oil, shale-gas, off-shore. Al estar el recurso en manos extranjeras, e YPF también, las multinacionales imponen una tecnología de producción on-shore en Vaca Muerta y off-shore en Atlántico Sur. En Vaca Muerta, la metodología del fracking es conducida y regulada por Chevron y Total. YPF oficia de entre contralor y dispensador de concesiones; derivando la operatoria de sus propios pozos a empresas como Tecpetrol y distintas subsidiarias y testaferros como Gallucio de empresas extranjeras.

Es la actual YPF la “permisionaria” del avance del Corredor Bioceánico Patagonia Norte, donde desde Bahía Blanca hasta Vaca Muerta y Loma de la Lata, se ha establecido una vía logística multimodal para la fuga del petróleo argentino al extranjero. Así, rutas, ferrocarriles y ductos, unen los yacimientos con el puerto bonaerense y los puertos trasandinos. Las zonas francas en puertos y pasos fronterizos completan el cuadro cuyo común denominador es el enemigo inglés: la Shell.

La sangría de hidrocarburos que sufre Argentina, también se ve en la Cuenca Austral (Santa Cruz y Tierra del Fuego), donde YPF financió exploración, prospección e infraestructura (tanto en mar como en tierra), para luego entregar los yacimientos a la explotación extranjera.

Los capítulos más recientes de todo esto son: primero, la aprobación de las licencias de explotación en la Cuenca Argentina Norte, desde el río de la Plata hasta el Golfo San Matías. Las mismas fueron entregadas a Shell Inglaterra y Equinor de Noruega, donde el Estado argentino aplicó regalías al mínimo (10%) estipulado por la -ya entreguista- legislación vigente; e YPF tiene una participación minoritaria en los resultados de la futura explotación: 85% extranjero y 15% keynesiano. MDQ

La segunda, es el litigio que la provincia de Río Negro pretende comenzar a favor del puerto de San Antonio Este (SAE) en contra del enclave Bahía Blanca-Ingeniero White-Puerto Rosales, con el objeto de que el flujo de importaciones y exportaciones ligados a la explotación de Vaca Muerta y Loma de la Lata pasen por el puerto rionegrino. Error elemental de parte de Río Negro: la provincia debería bregar porque ese puerto sea complementario de la actividad agropecuaria en línea con Quequén y Bahia Blanca. Ocurre que de consolidarse un contrato significativo con la industria petrolera en SAE, vendría como anillo al dedo para la ampliación de la zona franca recientemente aprobada en Sierra Grande. Unitarismo provincial consolidado en la Constitución Nacional de 1994.

La tercera, la confirmación de inicio de obras del gasoducto Vaca Muerta (Neuquén) – Salliqueló (Buenos Aires) y San Jerónimo (Santa Fe), que será financiado en principio por el Estado Nacional hacia la frontera con Brasil. La burguesía paulista ya manifestó interés en que dicho ducto llegue hasta sus dominios, para abastecer con gas argentino al complejo industrial de Sao Paulo. El embajador argentino, Daniel Scioli, está abocado de lleno a la tarea en su línea histórica de exportación de materia prima y energía, e importación de valor agregado extranjero.

3- Ecología, Industrialismo, equilibrio nacional

Por tanto es falso el argumento hippie-ambientalista en contra de la explotación petrolera, la energía nuclear y la actividad minera; como falso es el industrialismo trucho keynesiano de las concesiones petroleras a las multinacionales exportadoras. Necesitamos energía, petróleo, minerales, ¡qué duda cabe! Y esto debe realizase bajo la conducción de la Dirección General de Fabricaciones Militares en la actividad minera, en el orden jurisdiccional de las leyes SAVIO 12.709 y 12987 e YPF en Petróleo. Es falso que la explotación off-shore en el Atlántico Sur y la on-shore en Vaca muerta, tiene como objetivo desarrollar la industria nacional. La dirección del recurso es hacia la exportación y desarrollo de las industrias del norte EEUU, Inglaterra, Europa, China.

El “Modelo” que se consolida es el de las multinacionales en Nigeria. La Nación del África exporta crudo sin refinar y el pueblo nigeriano paga cinco (5) veces más caro su propio combustible que en Europa por no tener sus propias refinerías de acuerdo al diseño de subordinación imperial. Esto lo impulsa la partidocracia argentina con la política nefasta de subsidio al barril de petróleo para garantizarle una tasa de ganancia, un “precio sostén” a las multinacionales exportadoras. Argentina ya alcanzó su capacidad total de refino y no hay planes de ampliación con nuevas refinerías en el país. Los planes, la inversión y su consecuente propaganda mediática se orientan al interés extranjero.

Lo decimos con todo respeto y dolor por los africanos: los argentinos no vamos a aceptar que nos conviertan en África. La única alternativa de superación a la subordinación colonial, es que toda la actividad hidrocarburífera argentina vuelva a manos de una YPF 100% estatal, y que su producto sea para el pleno abastecimiento de las necesidades de la industria y del pueblo argentino.

4- Convertid a la idea en un torbellino

Las sociedades humanas tienen lo que en los teatros se llama un tercer subterráneo. El suelo social está minado… No sólo socava en su hormigueo horrendo el orden social, el derecho, la ciencia, el progreso. Socava la civilización. Esta mina se llama robo, prostitución, crimen, asesinato.

Es la gran caverna del mal. Las siluetas feroces que rondan en esta fosa, casi bestias, casi fantasmas, no se interesan por el progreso universal, ignoran la idea y la palabra. Tienen dos madres, más bien dos madrastras, la ignorancia y la miseria; tienen un guía, la necesidad; tienen el apetito como forma de satisfacción. Son larvas brutalmente voraces, que pasan del sufrimiento al crimen. Lo que se arrastra en el tercer subterráneo social no es la filosofía que busca el absoluto; es la protesta de la materia.

Pero, así como la pupila se dilata en las tinieblas y concluye por percibir claridad, del mismo modo, el alma se dilata en la desgracia y termina por encontrar en ella él espíritu.

Por la Patria Argentina y por el Pueblo Trabajador volvamos a Yrigoyen y a Perón. Volvamos a la YPF 100% Estatal, autentico modelo de desarrollo argentino para el proyecto de unidad nacional y liberación continental.

Movimiento Industrialista Nacional Juan Perón (MINac)

La Matanza, 31 de enero de 2022.

*Firman el artículo: Florencia Sanchez, Diego Chanuar, Romina Matuk, Pablo Casals, Romina Cortaberria, Martín Ayerbe. Todos integrantes de Social 21, La Tendencia.

Fuente: Social 21, La Tendencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.