Integración regional en Centroamérica y Caribe
4 marzo, 2022
Es un buen momento para aflojarle a las harinas
4 marzo, 2022
ver todo

“Siempre hay alguno que saluda”

Luego del tour por Inglaterra de la Secretaria de Minería, Fernanda Ávila, donde “promocionó” la riqueza minera nacional cerrando acuerdos con empresas, aseguradoras, bancos y fondos de inversión para descargar toda esa artillería en las provincias del Noroeste argentino, se conocieron algunos datos poco éticos de cómo se negocian los mismos y que cláusulas incluyen

Redacción

El título deriva del acervo cultural argentino, de su sabiduría. Tuvimos que cambiarlo para que el escáner que censura no nos baje la nota de movida, pero se basa en ese gesto que dicta la experiencia de cuando alguien quiere señalar a otro que está envuelto en la multitud. El primero saluda al grupo al voleo, y varios responden, entonces se produce el milagro: “¿viste el de camisa rosa que saludó? Bueno; ese fue el que se quedó con las cosas…. Siempre hay un boludo que saluda…”.

Algo así podríamos describir se algunos ejecutivos de las empresas subsidiarias de multinacionales mineras que están cerrando importantes negocios en la provincia de Salta. Ya hemos contado como la Secretaria de Minería, Fernanda Ávila, estuvo semanas atrás en Inglaterra cerrando acuerdos con empresas, aseguradoras, bancos y fondos de inversión para descargar toda esa artillería en las provincias del Noroeste argentino. También hemos mencionado, lo que el mismo Poder Ejecutivo nacional denomina como la “agenda Kulfas”, en referencia a las líneas de acción que impulsa el Ministerio de Desarrollo Productivo; todas ellas ligadas al extractivismo minero y la energía.

El asunto es que en las últimas horas se conocieron dos acuerdos para las mineras en Salta con importantes “beneficios” para esas firmas. Cosas que se hacen habitualmente pero que no están bien; y que se dan a conocer solapadamente hasta que se naturalizan y a nadie le extraña que sucedan.

Por ejemplo, la empresa Corriente Argentina, subsidiaria de la canadiense First Quantum Minerals, se reunió con Kulfas, Ávila y el gobernador Sáenz, para acordar la puesta en marcha de “la primera” mina de cobre a cielo abierto en Salta, en el yacimiento Taca Taca, cercano a la localidad de Tolar Grande. La misma tendría un presupuesto inicial de 3.600 millones de dólares y crearía para ello siete mil puestos de trabajo. Tardaría tres años en entran en funcionamiento, con un beneficio estimado de 2.000 millones de dólares anuales.

La empresa le pidió cuatro cosas al Gobierno Nacional para consolidar la inversión: tratamiento especial en las restricciones cambiarias (por la brecha entre el dólar oficial a $110 y el real a $ 210); implementación del IVA que se aplica a la construcción (más bajo que el de la actividad extractiva); la estabilidad fiscal (que no inventen nuevos impuestos o modifiquen las alícuotas vigentes); y las retenciones a las exportaciones (que no alteren el sistema “promesa” de regalías contra Declaración Jurada, donde las empresas le dicen al Estado cuánto debe cobrarle).

First Quantum Minerals ofrece a cambio, la inversión de 270 millones de dólares en infraestructura, cosa que implicaría: la rehabilitación de 134 kilómetros de línea férrea desde el yacimiento al Paso Socompa, para flete y logística vía Chile.

Debe mencionarse que Taca-Taca, al igual que la cercana Mina La Casualidad fueron yacimientos donde trabajó arduamente la Dirección de Fabricaciones Militares, hasta que los diferentes gobiernos hicieron caer la actividad minera estatal.

El otro proyecto sobre el cual avisaron cosas, es el que impulsa la francesa Eramine para la producción de litio en Centenario Ratones, cercano al paraje salteño de Santa Rosa de los Pastos Grandes. Allí la multinacional planea instalar una planta de producción de carbonato de litio grado batería con una inversión de US$ 400 millones de dólares y la supuesta generación de 1300 nuevos empleos directos e indirectos.

El gobernador Gustavo Sáenz se reunió con los directivos de la empresa francesa Eramet y su subsidiaria Eramine Sudamérica S.A, y con las autoridades de REMSa (Recursos Energéticos y Mineros de Salta S.A.) una empresa con propiedad mayoritaria del Estado provincial.

Según la información oficial, la multinacional ya trabaja en un proyecto de 24.000 toneladas de litio; y se espera un segunda etapa en la cual se obtendrían entre 60 y 70 mil toneladas adicionales. En la misma comunicación se deslizó que el Estado provincial trabaja en una serie de instalaciones en comunicaciones y proyectos de infraestructura para la región que beneficiará a las empresas mineras (y las comunidades, obvio), como ser: la ruta 27 en el tramo de Olacapato a Salar de Pocitos; gasoductos; el nodo logístico minero; y un tendido de fibra óptica de 105 kilómetros desde San Antonio de los Cobres a Salar de Pocitos.

“Siempre hay un boludo que saluda” y se deschava. Entre los “beneficios” a las multinacionales, y las inversiones en infraestructura, se describe cuál es el rol de los Gobiernos actuales ante el avance de la matriz extractivista sobre Argentina. Una “agenda” de sumisión y despojo permanente, que sólo se revertirá si un Gobierno verdaderamente soberano toma las riendas, y ejerce la actividad minera para el beneficio del pueblo, la industria y el trabajo argentino.

Fuente: Gobierno de Salta / Huella Minera

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.