Sin ofensa ni temor 9: Argentina vende sus fronteras al Reino Unido

Proponen la construcción de un nuevo ramal para el Belgrano Cargas
8 febrero, 2022
Por los besos de la China en el paraíso terrenal (I)
8 febrero, 2022
ver todo

Sin ofensa ni temor 9: Argentina vende sus fronteras al Reino Unido

Los permanentes hechos de entrega de soberanía en los que vienen cayendo los últimos Gobiernos argentinos, son tan disímiles como recurrentes: no alcanzamos a digerir uno, que atrás surge otro inmediatamente. Entonces hemos resuelto compartir con ustedes, un artículo de Gustavo Koening*, escrito en pleno aislamiento de la pandemia y con fecha 23 de julio de 2020. A causa de los últimos acontecimientos, el mismo ha vuelto a circular parcialmente durante el fin de semana, y por ello lo compartimos completo aquí.

El Editor Federal

A los ingleses, ya a esta altura deberíamos conocerlos mejor, les dejas un poco de poder y te comen el hígado. Joe Lewis, el inglés dueño de Pampa Energía, dueño de Lago Escondido, dueño del aeropuerto de Sierra Grande frente a las Malvinas. A ese le pagas la tarifa de luz y se está comprando las tierras de media provincia de Rio Negro, con tu plata. Ahora es capaz de derrocar a un intendente en la localidad de El Hoyo, vecina al Bolsón, mañana será capaz de sacarse de encima a un gobernador, pasado de poner un presidente. ¿Qué va a pasar después de la Pandemia? Nos vamos a quedar sin Patagonia.

Fronteras es definición de Soberanía

Todo organismo vivo, desde la célula, tiene un frontera, un capa protectora, una piel, algo que delimita. La frontera es definición, es lo que marca un límite a lo que es.

El progreso y el desarrollo, palabras pomposas tan puestas de moda por la dirigencia moderna argentina, pueden ser en el plano concreto sumamente perjudiciales para la soberanía nacional.

En el altar de una absurda tecnificación se está sacrificando más de la mitad del territorio de los argentinos. Si bien nuestro futuro está ligado a una región, uno se integra desde un lugar propio. Integración no es disolución y mucho menos si es con el Reino Unido.

Les propongo un breve recorrido por la historia de nuestra Ley de Fronteras, las cuales trazan el límite de nuestra soberanía. Las leyes expresan siempre un espíritu, su letra tiene detrás una filosofía. En la descripción de esta involución de nuestra Ley de Fronteras quedará planteado de modo notable la filosofía de nuestra colonización. Si algo define al lenguaje jurídico es esa insipidez de la técnica. Pero Ud. trate de ver por detrás de la cortina. Hay pasajes de magia que le cuelan por delante de sus ojos tres elefantes rosa juntos.

En 1944, el Presidente de la Nación, Edelmiro Farrel, junto a su Secretario de Guerra, el por entonces joven Coronel Juan Domingo Perón, definen con urgencia el establecimiento del cuidado de las fronteras como Objeto de Valor Estratégico para la Defensa Nacional. Crean entonces la Comisión Nacional de Defensa y desde ahí se regula la radicación en las Zonas de Seguridad Nacional.

Se define tajantemente la imposibilidad a los emprendimientos extranjeros para radicarse en Zonas de Frontera y se avala la potestad estatal de la expropiación si la Comisión Nacional de Defensa así lo estimase. En las fronteras solo pueden radicarse ciudadanos argentinos nativos.

Ley 15.385 de 1944 – TEXTO ORIGINAL decreto

CREACION DE ZONAS DE SEGURIDAD NACIONAL

Art. 4.° – Declárase de conveniencia nacional que los bienes ubicados en las zonas de seguridad pertenezcan a ciudadanos argentinos nativos.
El Poder Ejecutivo podrá declarar de utilidad pública y expropiar los bienes que considere necesarios, como también dictar normas en el futuro respecto a los mismos, a propuesta del Consejo de Defensa Nacional. Igualmente podrá exigir que la venta, transferencia o locación de los bienes situados en ciertas zonas de seguridad de fronteras, no se realice sin obtener antes la conformidad de la Comisión Nacional de Zonas de Seguridad Nacional respecto a la persona del adquirente o locatario.

[…]

Art. 9.°– Dentro de las zonas de seguridad, las autoridades nacionales, provinciales y municipales no podrán otorgar concesiones para la explotación de servicios públicos, vías de comunicación, establecimientos mineros e industrias metalúgicas y químicas, sin recabar previamente la autorización del Consejo de Defensa Nacional, cuya Comisión Nacional de Zonas de Seguridad prestará su conformidad a la libre implantación o establecerá los recaudos y condiciones que será menester salvaguardar al otorgar el correspondiente permiso o concesión, en defensa de las finalidades militares que interesan a la zona.

Defender las fronteras es defender nuestros recursos naturales y como estoy en eso hace algunos años me encontré con irregularidades que rayan la traición a la Patria. Lo sorprendente fue descubrir que inversores británicos, de la misma nacionalidad de los que usurpan nuestras Islas Malvinas, compran y acaparan también miles de hectáreas en Zonas de Seguridad Nacional, lo cual constituye no solo un delito sino una indignidad para todo el pueblo argentino.

Las dos mansiones que regentea el magnate inglés, Joe Lewis, cortan a la Argentina por la mitad, en una línea recta perfecta a lo largo del Paralelo 42. Ambas son ilegales porque están en Zonas de Frontera pero hasta el momento nadie ha hecho nada.

El golpe del 55: Vuelven los ingleses

Las casualidades no existen. En el marco de esta cuarentena distópica, con ganas de leer algo, elijo de la biblioteca un viejo libro que nunca me tomé el trabajo de analizar en profundidad: “Bases para la Reconstrucción Nacional – Aquí se aprende a defender la Patria” de Raúl Scalabrini Ortiz, aquel titán que dedicó su vida a denunciar la compleja trama que nos hacia depender de Gran Bretaña. Ojeo a modo de pasada el índice y descubro atónito un artículo con el siguiente título: “El Paralelo 42. Una frontera anti-argentina”.

Más de medio siglo después me crucé con Scalabrini Ortiz por el Paralelo 42 y estábamos investigando lo mismo. Transcribo a continuación algunos párrafos de la investigación de Raúl Scalabrini:

El 27 de Junio de 1956 (recién acontecido el golpe militar a Perón) se dio a conocer por el Boletín Oficial el decreto-ley N°10.991 que en un futuro no muy lejano causará a la Republica Argentina desgracias tan grandes y perjuicios tan inmensos que solo son equiparables a los que provocaría la derrota en una guerra internacional. El decreto 10.991 es prueba traslúcida de que la diplomacia británica – con idéntico y artero sigilo como lo hizo en el pasado- está de nuevo empeñada en escindir el suelo de la patria.»

«La única razón que se aduce es la necesidad de “promover el desarrollo económico, social y cultural de la Patagonia”. De ninguna manera ese argumento tan pobrecito puede justificar una medida que, según veremos, puede tener tan extraordinariamente lesivas consecuencias para la integridad nacional.”

Toda la sustancia del decreto 10.991 está contenida en el artículo primero, que dice: “Las aduanas y receptorías, marítimas y terrestres, situadas al sur del Paralelo 42, despacharán, libre de todo derecho de importación y de exigencia de requisitos de cambios, los materiales y mercaderías extranjeras que se introduzcan con destino a ser usadas, consumidas o emplazadas en la zona”.

El Paralelo 42 adquiere de esta manera todas las características de una frontera internacional. El límite sur de la Republica Argentina, que llegaba hasta la Antártida, al soplo de este viento de tragedia que ha comenzado a batir el destino nacional, se ha encogido hasta el Paralelo 42.”

Lo que denuncia Raúl Scalabrini Ortiz es que hay una frontera extranjera dentro de la Argentina. Nos cortaron la panza con un tramontina. Eximir del pago de impuestos aduaneros a todos los artículos importados que ingresen al sur del Paralelo 42 es hacer pagar más por ellos a todos los que estén al norte del Paralelo 42 y por ende poner una frontera interna en toda su extensión.

Parece una ley hecha por extranjeros, de un lado las cosas importadas son más baratas, es lo mismo que podría pasar con la frontera de Chile o Brasil. Pero es la Patagonia.

La creación de una zona franca en toda la Patagonia desde el Paralelo 42 es definir una frontera interna, ya que manejaría una economía distinta a la del resto del país. Se crea un país dentro de otro porque también se regularán de modo segregado las exportaciones desde el sur del Paralelo 42 lo que resultará en una región con política propia para el Comercio Exterior.

¿Y quienes acaparaban las tierras en todo el sur del Paralelo 42? Siguiendo con Scalabrini:

Al sur del Paralelo 42 –en una superficie que es casi la tercera parte de la Republica- solo viven 188.689 habitantes, menos que en un barrio de Lanús. Nada traduce mejor el monstruoso acaparamiento de la tierra. Para que la Patagonia pueda poblarse y progresar no hay más que un camino: abrir a los argentinos el acceso a la propiedad de la tierra que hoy está absolutamente vedado, porque ni comprando se pueden adquirir. Los monopolios no venden, compran. Basta hablar con cualquier poblador patagónico para saber que este es el problema fundamental y que todos los demás son pretextos que no resisten el menor análisis”.

La denuncia de Raúl Scalabrini Ortiz concluye en que los ingleses se están apoderando de la Patagonia al sur del Paralelo 42 y que el gobierno de Aramburu contribuye a la extranjerización del territorio nacional con el citado decreto 10.991. Desde 1956 más de medio siglo después la cosa se sigue agravando.

Desarrollismo: ¿Desarrollar las fronteras con inversión extranjera?

En 1961 el presidente norteamericano Jhon Kennedy propuso un programa que “ayudaría” económica y socialmente a la región sudamericana a cambio del alineamiento con la Doctrina de Seguridad Nacional. El dinero para “el progreso” no era gratuito sino a cambio de soberanía como lo siguen siendo hoy los inocentes prestamos del F.M.I.

Ese progreso era el correlato económico del alineamiento con la Doctrina de Seguridad Nacional en el marco de la Guerra Fría. La Alianza para el Progreso y la Doctrina para la Seguridad Nacional también llegarían a la Ley de Zonas de Frontera, diluyendo su objetivo primigenio de la Defensa Nacional en el amplio y ambiguo concepto del “desarrollo”.

Ahora no había que cuidar las fronteras sino “desarrollarlas” ¡Con inversión extranjera!

Durante los años desarrollistas el pasaje de magia fue pasar nuestras fronteras a depender de la Comisión Nacional de Desarrollo. La anterior Comisión de Defensa Nacional, que autorizaba las radicaciones, quedaba disuelta y las fronteras no eran más tema de su incumbencia. Ahora podían radicarse en la fronteras inversores extranjeros.

CONADE (Comisión Nacional de Desarrollo)

DECRETO N° 7.290 Bs. As., 23/8/61

FRONDIZI. — Roberto T. Alemann

CONSIDERANDO:

Que el objetivo fundamental de la política del Gobierno Nacional es la promoción del desarrollo económico del país, como condición indispensable para el fortalecimiento de la soberanía nacional para el mejoramiento efectivo del nivel de vida de la población;

Que la política económica desarrollada hasta el presente ha procurado, por una parte, completar la rehabilitación de las condiciones básicas de la economía nacional para reactivar y afianzar el proceso de capitalización y, por la otra, ha puesto en marcha los programas de desarrollo de más alta prioridad, principalmente los relativos a la vigorización del sector agropecuario, a la explotación de los recursos de petróleo y gas natural, al desarrollo de la infraestructura en materia de transportes y energía y al impulso de la actividad industrial mediante el estímulo a una inmensa corriente de inversiones.

Al juntar la Comisión de Defensa Nacional (que significativamente pasa a llamarse de Seguridad. Cualquier parecido con la actualidad no es casual) con la Comisión Nacional de Desarrollo, lo que se sugiere es que la defensa depende del desarrollo, pero sin tener en claro de dónde viene ese “desarrollo”.

1970 – ONGANIA-IMAZ

DECRETO REGLAMENTARIO DE LA LEY 18.575

SOBRE ZONAS Y AREAS DE FRONTERA.

DECRETO NACIONAL 468/1970

BUENOS AIRES, 30 de Enero de 1970

Boletín Oficial, 3 de Febrero de 1970

ART. 5.- El Consejo Nacional de Seguridad intervendrá asistiendo al Poder Ejecutivo en las tareas determinadas por el art. 4 del presente decreto.

ART. 6.- El Consejo Nacional de Desarrollo intervendrá en las tareas emergentes del inc. d) del art. 4 del presente decreto.

e) Elaborar los programas de cooperación internacional en materia económica y técnica en función del desarrollo.

El neoliberalismo privatizó hasta las fronteras

Eran los 90’ y gobernaban las privatizaciones de Carlos Saúl Menem. Carlitos privatizó hasta las fronteras.

El 19 de Junio del año 1996, Lisandro Allende, cuidando argentino, Presidente de H.R. Properties Buenos Aires S.A. Pide autorización para la adquisición de 8.063 hs (ocho mil sesenta y tres hectáreas) en el Bolsón, frontera con Chile, a la Comisión Nacional de Zonas de Seguridad. La sociedad se había constituido dos años antes en la Capital Federal pero se inscribió casi un mes después en la Inspección General de Justicia.

Como la Comisión Nacional de Zonas de Seguridad aprueba solo la radicación de ciudadanos argentinos se presentaron los testaferros Alfredo Rovira y Miguel Gesuiti, también argentinos.

Sorprendentemente en menos de 15 días el Director de la Unidad de Proyectos de Radicación dio dictamen favorable ya que aparentemente se trataba de una persona jurídica argentina.

Pero resulta que un mes antes, el 5 de Mayo de 1996 la referida empresa, Properties Buenos Aires S.A. se había convertido en HIDDEN LAKE S.A. Le habían cambiado la composición antes de presentarla.

HIDDEN LAKE S.A. (LAGO ESCONDIDO S.A.) es una empresa británica cuyas 11.999 acciones estaban en poder de una sociedad británica denominada Lago Corp. representada por Lewis, quien es ciudadano inglés. Esta sociedad, HIDDEN LAKE S.A. con nombre distinto realizó la escritura de la propiedad a su favor, inscribiéndola en el Registro de la Propiedad de Río Negro, consignando que la misma se encontraba en Zona de Seguridad de Fronteras.

Se autorizó a una sociedad y se inscribió a nombre de otra. Esto constituye un delito penal lo que vuelve ilegal la compra de tierras de Joe Lewis en Lago Escondido.

Se permitió celebrar una escritura en clara infracción a las disposiciones del Decreto Ley 15.385 de 1944, que creó en todo el territorio argentino zonas de seguridad destinadas a reforzar las previsiones territoriales de la Defensa Nacional, que corresponden a espacios geográficos que presentan un valor estratégico para la defensa de la integridad territorial.

Un aeropuerto inglés frente a las Islas Malvinas en Zona de Fronteras

En el año 2008 la legisladora provincial de Río Negro, María Magdalena Odarda de repente vio que estaban construyendo un aeropuerto en Puerto Lobo, Playas Doradas, localidad de Sierra Grande. Envió entonces un informe a la Ministra de Defensa, Nilda Garré para que dé respuestas por la construcción del polémico aeropuerto inglés en Puerto Lobos:

«Que en el territorio de la Provincia de Río Negro, a aproximadamente 20 kilómetros de localidad de Sierra Grande, en la zona denominada “Puerto Lobos” sobre la costa atlántica (paralelo 42), a menos de 1500 metros del mar, se ha construido un aeropuerto o aeródromo en área de fronteras, de dimensiones similares al aeropuerto internacional de San Carlos de Bariloche.»

«Que dicha pista, -cuya construcción ha finalizado recientemente y ya contaría con vuelos de prueba- , es de aproximadamente 2.000 metros de largo, con un ancho no inferior a 50 metros, la cual la haría apta para el aterrizaje y despeje de jets tipo boeing 737…»

«El costo promedio de esta obra, rondaría los 20 millones de dólares estadounidenses, habiendo sido construida en no más de 4 meses.»

Solicitamos se nos informe a la mayor brevedad:

– Categoría asignada por la autoridad aeronáutica (¿aeródromo, aeropuerto, nacional o internacional?). En caso de realizarse vuelos internacionales, si se encuentra determinada la intervención de los organismos encargados de hacer los controles de migraciones, sanidad y aduanas.
– Si se han presentados los estudios de impacto ambiental y plan de manejo, por estar ubicado dentro del AREA PROTEGIDA PUERTO LOBOS, firmado por profesional competente habilitado.

– Si el emprendimiento en cuestión, por su ubicación, abarca zonas fronterizas.
En caso de ser afirmativo, qué medidas fueron adoptadas para salvaguardar la Defensa Nacional y el interés público.

– Informar la ubicación del aeródromo o aeropuerto y la existencia de depósitos de Combustible.-

– Cuáles son las medidas adoptadas para garantizar el cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 15 y 20 del Código Aeronáutico (ingreso al país de aeronaves extranjeras y cumplimiento de las formalidades de fiscalización de dichas aeronaves).

– Acciones efectuadas por la autoridad aeronáutica, en lo que respecta al cumplimiento de la legislación vigente, en materia de transporte de sustancias peligrosas, control de certificaciones aeronáuticas, etc.-“

El informe también hace un pedido para esclarecer las conexiones entre Joe Lewis y el empresario Nicolás Van Ditmar y las empresas relacionadas con la multimillonaria compra de miles de hectáreas que abarca la zona del aeropuerto.

20 años no es nada

El 7 de octubre de 2016 (20 años después de la compra irregular de tierras en Zonas de Frontera en Lago Escondido) el Procurador del Tesoro de la Nación, Dr. Balbín, habiendo analizado los antecedentes, remitió el expediente de la irregular compra de tierras al Ministro del Interior, Lic. Rogelio Frigerio, a los fines que se iniciaran las causas judiciales para declarar nula la autorización a la compra de tierras por parte de los accionistas británicos. El delito no prescribe por estar vinculado a un acto de corrupción pero sin embargo el expediente aun junta polvo y Frigerio cuando se trata de defender el territorio mira para otro lado.

De ser declaradas “Objeto de Valor Estratégico para la Defensa Nacional por Perón en 1944, a ser tomadas como “aéreas de desarrollo para la inversión extranjera” en los años desarrollistas, a ser ninguneadas por el Ministerio del Interior en 2016. La pelota sigue girando…

En 2018 nuestras fronteras pasan a ser una cuestión de “la problemática de la seguridad”: el narcotráfico, la trata, el contrabando. Las fronteras en manos de la agenda de seguridad de EEUU y todas sus excusas para intervenir en territorios ajenos. Dejar las Zonas de Fronteras al ámbito de la Seguridad es tan ridículo como poner la soberanía territorial argentina en manos de la policía.

Obviamente Patricia Burlich amiga de Macri, amigo de Joe Lewis, nunca denunció la irregularidad en la apropiación ilegal de tierras en Zonas de Frontera y el expediente sigue durmiendo ahí.

Media Argentina en manos inglesas

Si se une con una línea recta las dos propiedades ilegales de Joe Lewis la Argentina queda partida en dos por el Paralelo 42. Desde la denuncia de Raúl Scalabrini Ortiz en 1956, recién acontecido el golpe contra Perón, hasta los años de pizza con champagne en 1996, ahí nomas tenés 40 años con los ingleses metidos en el Paralelo 42. Y la cosa más de medio siglo después sigue igual o peor.

Los inmensos tesoros naturales de la Patagonia están siendo lenta pero firmemente extranjerizados. En un mundo que diputará con avidez las riquezas territoriales con fuentes de agua, un mundo que avanza hacia el calentamiento global y que pierde tierras aptas para el cultivo, la lucha por el agua será el nuevo vector que regirá las guerras del futuro.

Riquezas naturales inconmensurables, biodiversidad genética, calidad de fuentes de agua única en el mundo, montañas plenas de minerales, bosques inmensos. Los argentinos estarían entregando la región más rica de su país.

Pero la riqueza geopolítica que estamos entregando es aun más cara. Argentina es un país bi-continental y bi-oceánico. Tiene su territorio en dos continentes, el americano y el Antártico y desde la Antártida nuestro país accede al Océano Pacifico.

La demarcación de un límite que nos impida el acceso irrestricto a la Patagonia también será la pérdida definitiva de la posibilidad de acceder a la Antártida. Perder la Patagonia es perder la Antártida. Ya bastante tenemos con la ocupación de nuestras riquezas marítimas por el usurpador inglés que saquea con la pesca ilegal nuestras recursos ictícolas, fundamentales para alimentar a un pueblo sumido en la pobreza.

En las Islas Malvinas hay una base militar de la OTAN, y como toda base militar proyecta su poder de fuego hacia el territorio que quiere ocupar. Los cañones de los ingleses en Malvinas apuntan hacia la Patagonia. Se trata nada menos que perder las dos terceras partes de nuestro territorio, pero la operación entreguista se hace desde las confortables inmobiliarias del sur, sin haber disparado ni un solo tiro.

Dada esta situación no cabe a ningún argentino bien nacido desviarse en otros temas, así sean los tan dramáticos asuntos de la pandemia. No se justifica salvar vidas para perder territorio, cuando tanta sangre ha sido vertida para defenderlo.

Restablecer la soberanía nacional es la principal tarea del gobierno nacional. El Ministerio de Defensa, de modo urgente, debe volver a hacerse cargo de la Comisión Nacional de Zonas de Frontera y debe hacer cumplir la ley expulsando a Joe Lewis de la apropiación ilegal de tierras en Zonas de Frontera a ambos extremos del Paralelo 42.

Recuperar nuestra soberanía debe ser también la primordial tarea del Movimiento Justicialista o tendremos que reconocer con profunda amargura que nuestro movimiento ha traicionado a tal punto sus banderas que llegaremos al colmo de tener un peronismo probritánico, un peronismo que aplaude embobado las inversiones energéticas británicas para que paguemos con nuestras tarifas la extranjerización de nuestro propio territorio. ¿A que no saben de qué nacionalidad es Pampa Energía?

* Gustavo Adolfo Koenig. Sociólogo UBA. Maestrando en Defensa Nacional UNDEF. Comisión de Defensa PJ. Director de Recursos Naturales y Medio Ambiente – FIPCA

Fuente: Eco-Peronismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.