Tecnología conveniente para producir, trabajar y comer

El despojo en Cerro Moro
9 marzo, 2022
Por petróleo baila el Tío
10 marzo, 2022
ver todo

Tecnología conveniente para producir, trabajar y comer

La vuelta a los alimentos de calidad, a precio justo y producidos en las cercanías de las zonas urbanas es fundamental para las comunidades, fundamentalmente en regiones de nuestros país no aptas para cultivos de escala por la condición de sus suelos, su geografía, o el factor climático.
Redacción
La meseta patagónica es uno de esos lugares. Varios miles de kilómetros cuadrados prácticamente despoblados, con pueblos y parajes con escasa población; en los cuales el desabastecimiento y los altos precios son moneda corriente desde siempre.
Producir, además es caro, por la baja escala a la que puede aspirarse y por la imposibilidad de contrarrestar a las grandes cadenas de comercialización y abastecimiento de todo tipo de alimentos y productos necesarios. En el caso de la denominada Región Sur de la provincia de Río Negro más del 80% de la fruta, verdura y hortalizas que consumo la zona, proviene de otras regiones o provincias.
Sin embargo, además de que hoy se cuenta con tecnología como para poder contrarrestar los problemas logísticos, también existe tradición de producción en las localidades. En los valles de Comallo, Valcheta y Río Chico; y las chacras de Ramos Mexía, Maquinchao y Jacobacci, se producían a pequeña y mediana escala frutas, verduras, hortalizas, leche, huevos, vinos, conservas, etc. Las elaboraciones tenían como principal destino el consumo local y regional; el propio abastecimiento de la comunidad cercana.
Ese modo “natural“ de convivencia, trabajo y producción se “ha perdido”, en esa región rionegrina y en todas partes. Las comunidades y los territorios ya no se organizan así; no funcionan de esa manera. La influencia de las grandes cadenas de comercialización de alimentos y la desaparición de otro tipo de fuentes laborales que supieron llevar prosperidad a esas regiones, han hecho que el nivel económico promedio halla bajado y por tanto, ciertas actividades ya no sean rentables porque “no hay a quién venderle”.
Sin embargo, desde el incentivo estatal para que se sostengan los productores de “alimentos agroecológicos”, y el fomento de su consumo, muestran que otra manera de organizar, planificar y concebir la producción de cercanía es posible. La observación no va hacia de “agroecológico” propiamente, porque sostener una espacio de producción con esas características es caro y para sostenerlo requiere poca diversificación. Producir distintas variedades de frutas, verduras y hortalizas, requiere de una política de Estado que apuntale toda la cadena de valor desde la quinta del productor, hasta el mostrador del puestero en las ferias y pequeños mercados.
Pero fundamentalmente lo que se requiere es tierra para cultivar, y herramientas mínimas para trabajarlas. El ejemplo de lo que sucede en la Línea Sur rionegrina nos viene bien para ejemplificar. Se han desarrollado ahí una serie de invernaderos financiados por la Subsecretaría de Agricultura de Producción y Agroindustria de la provincia, que desde junio de 2021, viene dando buenos resultados productivos, lo cual ha propiciado la construcción de invernaderos de gran escala, en Comallo, Trailacahue, y Maquinchao.
Consisten es estructuras de 400 metros cuadrados (50 de largo y 8 de ancho), que les han permitido aumentar la escala productiva y proveer a la comunidad cercana un volumen mayor de hortalizas frescas. Para el riego, se instaló un sistema de “uso eficiente” se agua proveniente de vertientes naturales. Eso implica la aplicación de agua en forma planificada, por goteo y con un posibilidad de recuperación de drenes; manejando una proporción de 0,10 litros por metro cuadrado.
Este tipo de tecnología conveniente, debería ser moneda corriente en la planificación productiva de ellas regiones distantes o con dificultades de acceso para los medios de transporte convencionales. Hay posibilidad disponible para que la alimentación de los argentinos sea de calidad en cada región del país. Solo falta voluntad política de hacer, sostener; y si funciona, replicar.

Fuente: Diario Río Negro

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.