Tiemblen los Tiranos 13: Los gauchos de Güemes y la invasión de los vencedores de Waterloo

Contrapunto de leche
5 febrero, 2022
Sin ofensa ni temor 8: “Patagonia Norte”, un proyecto industrialista de 1910
6 febrero, 2022
ver todo

Tiemblen los Tiranos 13: Los gauchos de Güemes y la invasión de los vencedores de Waterloo

Columna que existe para difundir y divulgar hechos y reflexiones sobre la historia, desde una visión, federal, popular y latinoamericana. Reproducimos un trabajo escrito por José Luis Ochoa y difundido por Jorge A. Oviedo. En el se refleja y constata, una dimensión importante del esfuerzo de guerra de todo un pueblo y de los gauchos al mando de Güemes.

El Editor Federal

En enero de 1817 las tropas realistas a cargo del Mariscal Don José de la Serna y Martínez de Hinojosa por orden del virrey Don José de la Pezuela, ingresan a territorio jujeño con la clara misión de sofocar toda resistencia y continuar su marcha hasta Buenos Aires para poder reconquistar este territorio. Misión que según los cálculos del mismo De la Serna no llevarían más que cinco meses una vez ingresando al norte de nuestro país, ya que por el poderío militar con el que contaba este gran ejército, el general realista esperaba llegar a la ciudad portuaria en mayo de 1817. Así lo expresa en una carta que este le manda a Pezuela el 22 de septiembre de 1816: “Creo podría lisonjearme al asegurar a V.E. formaría un cuerpo de ejército capaz de entrar a Buenos Aires para el mes de mayo del próximo año, siempre que circunstancias políticas y topográficas lo permitan”.

Y como no estar tan confiado si el ejército realista estaba conformado por más de 7.000 hombres entre los que se encontraban los veteranos de las guerra napoleónicas, quienes venían de vencer al general francés en Waterloo. Estas tropas estaban organizadas en 14 cuerpos de línea veteranos, repartidos por igual según sus armas en siete de infantería y otros siete de caballería: Húsares del Rey, Dragones de la Unión de Fernando VII, dos Batallones de Imperiales de Alejandro, el Batallón de Granaderos de la Guardia y el Destacamento de Cazadores a Caballo, a los que se sumaba el apoyo de los regimientos de Extremadura, Gerona y Cantabria, que eran los más numerosos. Contaba, además, con más de mil caballos frescos sin monta, sólo utilizables en combate, más otras mil mulas de monte y el soporte de una fuerza de artillería de montaña de cuatro piezas, que se completaba con otra formación de dieciséis cañones. Este poderoso ejercito español antes de bajar (solo bajan 4000 hombres), e invadir La Intendencia de Salta (Conformada por Tarija, Jujuy y Salta), ya había sofocado todos los focos de resistencia en el Alto Perú y además de ello también había vencido a Bolívar.

Hechos por los cuales entraba triunfante a la puna jujeña, con sus generales sumamente confiados de que se cumpliría lo que había expresado Don José De la Serna en su carta solo unos meses atrás. Sin embargo estos no contaban que en este territorio se toparía con nuestros valientes gauchos, que a la fecha ya habían repelido otras cuatro invasiones realistas, aunque este era un escenario totalmente distinto ya que el numero de los combatientes realistas se había multiplicado, y aparte estos venían dotados de más recursos y experiencia militar que nuestros gauchos.

Esta desigualdad a principios de la invasión se hace notar en gran manera, ya que el ejercito realista avanza sin problemas a pesar de la gran resistencia que oponen los gauchos, el 6 de enero de 1817 el general Pedro de Olañeta llega a San Salvador encontrando la cuidad desolada ya que sus pobladores habían emprendido un nuevo éxodo retirándose a los alrededores de la cuidad para apoyar la organización de las tropas gauchas. Mientras que el comandante Don José de la Serna llega a Humahuaca el 14 de ese mismo mes mandándola a fortificar, y dejando allí al Regimiento de Picoaga, todo esto estaba diagramado para que se asegure la retaguardia y el avance del ejercito realista hacia el sur .

Esta ocupación militar solo trae muerte, y desolación para el territorio del norte, muchos de los prisioneros son pasados por las armas por no considerarlos pares ya que las milicias gauchas no tenían uniforme, hay robos, saqueos, destrozos y violaciones muchas de ellas en represalia a las anteriores humillantes derrotas que sufre el ejercito realista en anteriores invasiones .

La resistencia gaucha entre derrotas y victorias logra mantener ocupado al ejército realista en Jujuy durante tres meses, ya que recién en Abril lograra avanzar hasta Salta; y todo lo hace en inferioridad de condiciones simplemente valiéndose del arma más potente que debe tener cualquier guerrero y es el coraje y la valentía algo que los gauchos norteños tenían de sobra. En este lapso de tres meses se producen combates muy importantes para las fuerzas revolucionarias, los cuales le provocan daños irreparables al ejército godo, sobre todo en la posibilidad de reabastecimiento, así los gauchos derrotan a los realistas de manera contundente, en El Pongo, Los Alisos, Zapla y San Antonio. Estos últimos combates no solo buscaban reabastecer de provisiones al ejército realista que se encontraba sitiado en San Salvador ante el constante acoso de los gauchos; sino también desprender una columna para avanzar hasta Salta. No sólo deben volverse derrotados a donde se encontraba su campamento sino que despojados de sus armas y caballos, ya que en los ataques de las milicias de Güemes, los gauchos despojaban a estos de sus posesiones.

Muchos son los combates que se libran en estos meses los cuales la mayoría son victoria para nuestros gauchos, pero los mas resaltantes en cuanto a estrategia, números de hombres, son las victorias de: San Pedrito (producido el 6 de febrero), la batalla de Humahuaca (producida el 1° de marzo ) y finalmente “El combate de Volcán” ( 3 abril de 1817 ).

El combate de San Pedrito se da en el contexto en que De la Serna con el grueso del ejército intentaba emprender camino hasta Salta, cuando en su marcha lo sorprenden escuadrones gauchos conformado por jinetes jujeños, estos encabezados por la tropa elite del norte los “infernales de Güemes”, todos estos combatientes eran comandados por Juan Antonio Rojas un experimentado capitán gaucho salteño. Fue tan encarnizado el combate que duró dos horas y quedo un saldo de 110 muertos y 7 prisioneros para el lado enemigo, mientras que los gauchos solo tuvieron 3 bajas . El historiador jujeño Emilio Bidondo así describe el combate en su obra Historia de Jujuy: “Fue un combate tan encarnizado, pues no solo se luchó con armas de fuego y armas blancas, sino también con lazos y hasta con los puños. El resultado fue que quedaron allí más de 100 muertos y se tomaron 7 prisioneros”. Ante la imposibilidad de poder avanzar hacia el sur como tenía dispuesto don José de la Serna envía tropas al norte y al este, para que así puedan actuar generando un movimiento de pinzas que les permita atacar desde diferentes puntos primero para poder recibir el refuerzo de hombres que tanto precisaban y luego con el fin de poder avanzar hasta Salta.

Las tropas gauchas gracias a la acción de los bomberos y de las espías como Juana Moro, logran anoticiarse de esta estrategia , y movilizan sus escuadrones para frustrar dichas acciones, lo cual pueden hacerlo de forma parcial. En este interín es cuando Manuel Arias sube hasta el norte a su Humahuaca natal y allí a un mes de la épica victoria en San Pedrito donde éste participa, con solo 150 gauchos logra tomar Humahuaca la cual estaba fortificada y custodiada por más de un centenar de realistas. Humahuaca en ese momento era el punto conexo entre el Alto Perú y la intendencia de Salta por lo que fue muy importante esta victoria.

Ante esta fatídica noticia el general Realista Olañeta junto a su lugarteniente y cuñado Guillermo Marquiegui vuelven a subir hasta Humahuaca, ya que estos habían bajado para apoyar a de La Serna en Jujuy así este pudiera concretar su avance hacia el sur. Por órdenes del estado mayor realista estos deben subir hasta Humahuaca tomarla y luego perseguir y escarmentar al caudillo jujeño, el cual mediante una estrategia diagramada en conjunto a Güemes, se hace perseguir pon los mil hombres que acompañaban a Olañeta por el Abra de Zenta, saliendo hasta Oran, lo cual incursiona un nuevo foco de lucha ya que por este camino se puede llegar hasta el ramal jujeño, allí lo estaban esperando las tropas del Coronel Eustaquio Medina, el cual había conformado sus partidas con gauchos e indios de la región, en esta zona los gauchos Arias y Medina vencen a Olañeta el cual después de varios días de constante acoso por las partidas gauchas deben volverse al campamento realista que estaba asentado en la ciudad de San Salvador. Esta dura derrota deja muy debilitado al ejército realista, el cual a fines del mes de marzo ya había solicitado refuerzos a Lima.

No solo Olañeta es el que persigue a Arias sino que desde San Salvador de Jujuy por Orden del Mariscal Don José de la Serna el 3 de abril sale un contingente de 500 realistas a cargo del general Antonio Seoane para intentar nuevamente tomar Humahuaca y reforzar la persecución de Arias a cargo de Olañeta, cuando este iba pasando por Volcán sale a su encuentro el comandante Alejandro Burela, quien con una escuadrón de gauchos no solo vence al contingente realista, sino que logra tomar prisionera a su comandante.

Sobre todos estos combates llevados a cabo en Jujuy, el General Güemes le informa a Belgrano cual es el comportamiento de este pueblo guerrero : “quisiera que Ud. estuviera cerca de Jujuy. Este pueblo parece un castillo que por todas partes despide fuego y más fuego. Si los enemigos salen a una cuadra de sus trincheras, llevan tales coscorrones que vuelven escarmentados y llenos de pavor!!..” (Güemes documentado : T. 2 P. 211)

Todos estos encuentros de armas en Jujuy apoyados por los escuadrones gauchos de Salta , daban la pauta que nuestro compatriotas estaban dominando la situación , pero la ayuda que se solicita desde San Salvador por parte de las tropas realistas lograron llegar a la ciudad el 4 de abril de 1817, 1.000 hombres más son los que reforzarán el ejército realista, lo que le permitirá al Mariscal Don José de la Serna, marchar hasta Salta saliendo de San Salvador el 13 de Abril y logrando llegar y ocupar Salta recién el 16 , esto por la gran oposición de la tropas gauchas que hacían imposible la marcha de este gran ejército .

Una vez tomada Salta De la Serna dispone que salgan de la ciudad tres columnas realistas mandadas por sus capitanes más destacados, Vigil, Castro y Carratalá, los cuales iban en distintas direcciones saliendo de Salta en orden los días 17, 18 y 19 respectivamente, en busca de ganado, y víveres para poder continuar la marcha hacia el Sur. Lo cual representó un gran error ya ninguno de los tres generales logra su cometido, a penas salen de la ciudad los gauchos los atacan y vencen estos deben volverse a su campamento con solo algunas de sus armas y solo habiendo obtenido en su campaña unas pocas mulas y vacas, pero con muchos heridos y dejando en el campo de batalla a varios muertos . A esta situación se sumaba que al restar hombres a la fuerza que ocupaba la ciudad y ante el incesante acoso de las tropas gauchas, en la Salta sucede lo mismo que en Jujuy, De la Serna pasa de tomar el control de una ciudad a encontrarse sitiado en la misma. Teniendo la necesidad de mandar a otra columna en busca de ganado y caballada, el 20 de abril De la Serna envió al coronel Sardina en dirección al valle de Lerma, ocupando los pueblos de Cerrillos y Rosario de Lerma, y buscando atacar el campamento de Güemes en el caserío del Bañado.

Formaban la columna el Batallón de Gerona 500 hombres y 180 soldados de caballería y un cañón. En Cerrillos se agrupó la división de Luis Burela, comenzando allí los enfrentamientos el 21 de abril. En el lugar denominado Casa de Gauna se reunieron las divisiones de Burela y Pedro Zavala, atacando a la columna realista, que continuó avanzando. Esta columna fue destruida en el Combate del Bañado , el cual configura el fin de la ocupación realista en Salta , ya que a partir de este se dan otros encuentros de armas que son victoria para los gauchos y hacen que De la Serna tome la decisión de replegarse hasta Tupiza .

Antes de todo lo acontecido Güemes parece anticiparse a todas estas acciones , lo que hace pensar que el general Salteño dejo entrar deliberadamente a las tropas realistas a Salta o que este tenía mucha confianza en sus guerreros , lo que si está claro es que las acciones de las tropas gauchas durante esta gran invasión , son parte de una gran estrategia militar diagramada por el héroe gaucho porque aparte de todo lo sucedido , en una carta que le envía a Belgrano el 16 de abril expresaba lo siguiente : “Ayer, a las cuatro de la tarde ocupó el enemigo la plaza de Salta. Pronto tocará el escarmiento. El terreno se ha disputado palmo a palmo, pues desde Jujuy ha sufrido un vivo fuego , con fruto y sin pérdida por nuestra parte” claramente acá el general Güemes , se anticipa y es como que de antemano ya supiera que la victoria esta asegurada , al expresar “pronto tocará el escarmiento” .

Y así fue de ese modo, la soberbia de De la Serna y su gran ejercito se vio escarmentada, por unos simples campesinos, que amaban mucho a su tierra, pero que por sobre todo tenían unas gigantescas ansías de libertad. Rotosos mal comidos, pobremente armados, en algunos casos superados en número, estos hombres nuestros gauchos se midieron a los vencedores de Waterloo y los derrotaron.

Para el mes de mayo , tiempo en que Don José De la Serna, tenía pensado entrar a Buenos Aires triunfante, tenía que volverse a Tupiza humillado y derrotado. El 4 de mayo desocupa Salta y logra recién arribar a Jujuy el 21. Diecisiete días les toma transitar un camino que se hace normalmente en horas , y así es todo el trayecto hasta el Alto Perú , aproximadamente 1000 realistas mueren durante este enfrentamiento y las pérdidas materiales son incalculables .

Nuestra libertad fue en parte gracias a los gauchos norteños. Jujeños y salteños de igual a igual lucharon unidos, conducidos por el héroe gaucho más grande de todos los tiempos: Don Martin Miguel de Güemes.

Autor : Prof . José Luis Ochoa – Título: La gran invasión realista de 1817: “Los vencedores de Waterloo invaden el norte : La feroz resistencia de los gauchos de Güemes”.

Bibliografía

Bidondo Emilio: Historia de Jujuy 1535-1950, Ed. Plus Ultra, Buenos Aires, 1980.

Cortez, Cesar Ricardo (2011): “La Guerra Gaucha en Jujuy 1810- 1822”. Edit. Centros de Estudios e Investigaciones Huacalera.

Grenni, Luis A. (2008): “Jujuy en la Gesta por la Independencia 1810-1825”- Edit. Centros de Estudios e Investigaciones Huacalera. Jujuy

Güemes , Luis(1939) :“Güemes documentado”

Fuente: Facebook de Jorge A. Oviedo (01/02/2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.