Tiemblen los Tiranos 34: Rivadavia y la usurpación de la presidencia en nombre de la corona británica

Sin ofensa ni temor 23: El racismo cultural del colonialismo financiero
30 abril, 2022
Colombia y las guerras del petróleo
2 mayo, 2022
ver todo

Tiemblen los Tiranos 34: Rivadavia y la usurpación de la presidencia en nombre de la corona británica

Columna que existe para difundir y divulgar hechos y reflexiones sobre la historia, desde una visión, federal, popular y latinoamericana. Compartimos un trabajo de Guillermo Sebastián Mircovich, divulgado por lectores en redes sociales, que aborda las consecuencias para nuestro pueblo de haber tenido un presidente como bernardino Rivadavia.
El Editor Federal
Cartas de San Martín sobre Rivadavia
Reproducimos extractos de una pieza epistolar de San Martín encontrada en el Archivo de los Tribunales de Buenos Aires.

“…a los dos meses de mi llegada a Mendoza, el gobierno de Buenos Aires (Rivadavia), no solo me formó un bloqueo de espías, entre ellos a uno de mis sirvientes, sino que me hizo una guerra poco noble en los papeles públicos de su devoción, tratando al mismo tiempo de hacerme sospechoso a los demás gobiernos de las provincias”
“…este “visionario” queriendo improvisar en Buenos Aires la civilización europea con solo decretos que diariamente llenaban lo que se llama Archivo Oficial”
“…los autores del movimiento del 1 de diciembre son Rivadavia y sus satélites, y a usted le consta los inmensos males que estos hombres han hecho, no solo a este país sino a todo América”
“…si mi alma fuera tan despreciable como la suya, yo aprovecharía esta ocasión para vengarme de las persecuciones que mi honor ha sufrido por estos hombres”.
“…y al mes de mi llegada a Europa, un agente del gobierno de Buenos Aires en París que sin duda alguna acude a los consejos privados del ministerio francés, escribe que uno u otro americano residente en Londres, tratan de llevar a un reyesito para con él formar un gobierno militar en América”.

De esta forma queremos comenzar la historia de “nuestro primer presidente”, porque desde los escritos de San Martín nos ubicaremos en la verdadera personalidad de Rivadavia, negligente, imprudente, irreflexivo, sinónimos que podrán ocupar una hoja; pero lo que demostraremos, es que con su personalidad contribuyó a hacer fracasar los objetivos nacionales desde su advenimiento a la iniciación de lo que sería luego el Partido Unitario, sus argucias y sus posiciones políticas dejaron un profundo surco colonialista anglosajón del cual nuestra nación nunca se pudo separar.

Solamente la monarquía debe hacerse cargo de América

Rivadavia no tenía poderes para negociar nada pero “… habiendo en la junta de Buenos Aires algunas cabezas exaltadas (sic), le parecía mejor no traer instrucción alguna que traerlas tales que pudieran irritar el ánimo de S.M. y poner estorbos al ejercicio de su clemencia”, es decir que Rivadavia en 1816 pensaba que el Río de la Plata era parte de la monarquía española, sus apreciaciones estaban lejos de los pensamientos de Independencia de los representantes de San Martín, Güemes y Belgrano, en el Congreso de Tucumán y desde Londres agregaba “… no estará de más advertir que no se hiera de ningún modo a la Nación inglesa”, 22 de marzo de 1817, lejos estaba Rivadavia en saber que le daríamos un escarmiento a la escuadra anglofrancesa en la Vuelta de Obligado.

Para Rivadavia solo Buenos Aires es Argentina

A mediados de 1821 Rivadavia llega de Europa y muy pronto es nombrado Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores de Martín Rodríguez, lo primero que realiza, es una campaña política para hacer fracasar el Congreso de Córdoba, temiendo que desde ella el nombre de San Martín adquiera grandes proporciones, que lo pudieran hacer nombrar Jefe Supremo y unir así, bajo su autoridad a todo el país, dice Busaniche en Historia Argentina (pág. 427) “… ya sabemos que la solución ideal para Rivadavia era obtener la independencia mediante sumas de dinero”. Un tiempo después le entregaría a Fernando VII, 20 millones de pesos…por haber reconocido la independencia… ¡que no había reconocido!
Le niega el apoyo a San Martín en Guayaquil, diciendo en la Sala de Representantes de Buenos Aires “… lo que le conviene a Buenos Aires es replegarse sobre si misma”, y como Ministro del General Las Heras, comisiona al General Arenales para que se entrevistase a Olañeta, el último jefe español, y le proponga la secesión (separación) de las cuatro provincias del Alto Perú, Correspondencia diplomática de EE.UU, desde el diario “El Centinela”, manejado por Rivadavia, y escrito por Varela ponen como pretexto, la guerra con los indios, que no se hacía, la lucha contra el portugués en Montevideo, que tampoco se emprendió. Todas mentiras. La verdad era que para San Martín no había un centavo.
En 1822 moría Güemes, defendiendo el territorio argentino contra las fuerzas realistas, y el diario “La Gazeta”, periódico oficial del gobierno decía “… murió el abominable Güemes, al huir de la sorpresa que le hicieron los enemigos, un cacique menos..!”. Este era el gobierno de Rodríguez y Rivadavia con su pensamiento de independencia…
San Martín envía un emisario para tratar de conseguir el apoyo para el ejército de los Andes, y la respuesta es”…que al país le era útil que permaneciesen los españoles en el Alto Perú”, ignorando que estos querían llegar a Córdoba, considerando que es el centro preciso de Argentina y desde ese lugar manejar todo el territorio.
John Murray Forbes, gran amigo de Rivadavia y agente de los Estados Unidos comunicó a su gobierno”…las razones que se habrían invocado para legitimar la revolución eran que el gobierno actual quería restaurar la dominación española; que habían rehusado recientemente su ayuda a San Martín por motivos personales”. Igualmente San Martín, con los paisanos y gauchos de Cuyo, formó el ejército, levantó la economía de la zona e independizó Argentina, Chile y Perú, aun en contra de los pensamientos de Rivadavia y los suyos.
Cuando llegó a Buenos Aires la noticia del triunfo de Chacabuco, festejó todo el gobierno, pero con los retratos de Bolívar, Sucre y Necochea, en torno de San Martín se guardó un infame silencio, mucho usó sus influencias don Bernardino para tratar de desacreditar al Capitán de los Andes, los Varela seguían injuriando a San Martín por orden de Rivadavia desde “El Centinela”.
En el gobierno de Rodríguez y ministerio de Rivadavia, desapareció la libertad de prensa “… para evitar los grandes abusos”. Y se ampliaron “… las facultades extraordinarias…sin límite de duración”. Es decir, las mismas que más adelante le otorgarían a Rosas. Ahora, ¿porque los docentes les hacen averiguar a los alumnos solamente sobre las facultades extraordinarias de Rosas, que al fin y al cabo se la dio el Pueblo por más de 9000 votos, mientras que a Rodríguez y Rivadavia se la dieron ellos mismos?

El primer presidente por decreto

Rivadavia comienza su acercamiento al colonialismo británico,y en Inglaterra comienza hacer funcionar su espíritu ambicionario, forma compañías de minas de agricultura , establecimientos de bancos, empréstitos públicos, todos de filiación británica, por supuesto, él, en muchos era el director, vendió las minas de Famatina, que eran de una provincia argentina, no de Buenos Aires.
Sobre el empréstito, los doctores en jurisprudencia, creen, porque así se le ha enseñado, que la casa Baring Brothers nos concedió en 1824 un empréstito de un millón de libras esterlinas y que ese cargamento de oro fue el que fructificó nuestro progreso. Es mentira. Solamente entraron al país 570.000, a una tasa altísima para ese tiempo, es decir, que el primer empréstito representa una riqueza que se llevó de la argentina a Inglaterra, no una riqueza inglesa que se trajo a la argentina. La más desfavorable colinda con la brutal denominación de coacción y aun de estafa internacional. Inglaterra desembolsó 7.000.000 de libras y endeudó a las colonias españolas o sus representantes por 20.978.000.
Vuelve a Buenos Aires con los hechos consumados y a pesar de ser constantemente atacado por los acuerdos realizados en contra del país, un congreso totalmente nulo en sus facultades porque estaba formado para fortalecer una constitución, el 7 de febrero sanciona una ley y elige presidente permanente de una república sin constitución a Bernardino Rivadavia.
Por intervención de su ministro, se entrega la Banda Orientas a los brasileños, acción que produce un gran alboroto en Buenos Aires.
Los desatinos de Rivadavia se suceden uno a uno.
Cuesta creer que Rivadavia haya pretendido formalizar un canal de navegación desde Mendoza para traer toda la mercadería por barco a Buenos Aires, que haya presentado el proyecto a la Cámara, y que haya destinado 50 mil pesos de aquella época para su construcción, seguramente una noche de insomnio le ha hecho pensar tamaña barbaridad, pensar que a Rosas por su campaña al desierto lo trataron de bárbaro por llevar en su expedición16 hombres, entre los que se encontraban: Ingenieros, Astrónomos, Hidrógrafos, Meteorólogos, Médicos, Agrónomos, Veterinarios y Economistas, los unitarios como Rivadavia eran los hombres pensantes, y los federales como Rosas la barbarie, dice Jauretche”… ya ve Ud. Lector, que esta imagen de Rosas como positivo constructor del futuro argentino se la esconde mientras le administran con manguera canales Rivadavianos y otras zonceras”.
Por decretos fundó la Escuela de Declamación y Acción Dramática y encargaba a la Academia de Medicina y Ciencias Exactas, formar una colección de “geología y aves del país”, la escuela de partos que debería estudiar “las partes huesosas que constituyen la pelvis, el útero, el feto, la vejiga, la orina y el recto”. Estábamos en guerra con Brasil, cuando él gastaba la plata de nuestros soldados que morían en el frente. En las escuelas enseñarán que Rivadavia es el hombre que se adelantó al tiempo.
Un admirador suyo comenzó a difundir por países de habla castellana las famosas obras de Rivadavia “…contrató el primer empréstito que hizo Buenos Aires (1816), (Rosas todavía lo estaba pagando en 1844), inició la construcción de un puerto en Ensenada, el servicio de aguas corrientes, el trazado de caminos en la campaña la policía fluvial y rural, etc, muchas de estas cosas nunca las inició y en otras dilapidó el dinero recibido, hasta San Martín lo acusó.
Manuel Dorrego, que luego sería nombrado Gobernador, informa todo esto en el periódico el cual escribe, por lo que Rivadavia es rechazado cada vez más, teniendo que renunciar sin pena y sin gloria, lo que no sabía Dorrego, que el grupo de unitarios ya formado por Rivadavia se tomaría revancha poco después, fusilándolo en Navarro, y ahí comienza la batalla de unitarios contra federales, luego vendrían los bloqueos franceses, ingleses, los levantamientos unitarios, la Vuelta de Obligado del 20 de Noviembre, hoy, el Día de la Soberanía, la batalla de Caseros, treinta años, donde los unitarios expresados en las ideas de Rivadavia no permitieron la unión del país, con el tiempo, al momento de escribir estas línea 21 de febrero de 2005, siguen insinuando en los libros que la unidad no se hizo por culpa de Juan Manuel de Rosas.
A pesar de renunciar por los cargos recibidos, Rivadavia viaja a Europa y vuelve a intentar establecer una monarquía , lo cual es denunciado por Manuel Moreno, cuando regresa a Buenos Aires a fines de abril de 1834, lo conminan ha abandonar el país. Nunca volvería en vida a su tierra natal.
El país de hoy se rige, por los pensamientos unitarios, es mentira que la constitución es federal, el accionar demuestra lo contrario, lo escrito aquí es un desafío, queda en cada uno que lea, lo certifique en verdaderos libros de Historia Argentina, en esta bibliografía tienen algunos datos, y en el Archivo General de la Nación, sigue oculta la lucha por la Independencia, Soberanía Nacional y Justicia Social, de nuestros verdaderos próceres. El que se quiere dejar engañar que siga leyendo la historia de Mitre, a la cual adhieren algunos docentes argentinos, el que quiera saber la verdad, nosotros les podemos dar una mano.
Así como abrimos este informe con cartas de San Martín, también lo cerramos con otra:
“…ya habrá usted sabido la renuncia de Rivadavia; su administración ha sido un desastre y solo ha contribuido a dividir los ánimos; el me ha hecho una guerra de zapa sin otro objeto que minar mi opinión…”

Estas explicaciones no forman parte de la enseñanza escolar, pues en los libros de educación actuales las apreciaciones son bastantes distintas a las especificadas en estas notas, lo que se comenta en este informe es absolutamente cierto para ello indicamos la bibliografía de donde fueron extraídos, esto es parte de la verdad, lo que adjudica una parte de mentira al texto escolar, la acción de algunos personajes que nos quieren hacer pasar como próceres, no es tal, y se hace más que evidente que de alguna forma nos desvían en las apreciaciones que debemos tener sobre nuestra historia.

Bibliografía

Fermín Chávez, San Martín-Rosas, Correspondencia-Testamentos
José Luis Busaniche, Historia Argentina
Viva (clarín), José de San Martín
Arturo Jauretche, Manual de zonceras argentinas
José María Rosa, Historia Argentina, tomo 3 y 4
Francisco Hipólito Uzal, Martiniano Chilavert, el fusilado de Caseros
Raúl Scalabrini Ortiz, Política Británica en el Río de la Plata.
José Perrone, Historia de la República Argentina, archivo General de la Nación
Gonzalo H.Cárdenas, Las Luchas Nacionales Contra la Dependencia.

Fuente: Facebook personal de Jorge Oviedo.

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.