Tiemblen los Tiranos 52: Andresito, Gobernador y Comandante Federal

Patentes: trabajamos nosotros, se las quedan ellos
25 junio, 2022
La letalidad de la Doctrina Monroe global de Washington
26 junio, 2022
ver todo

Tiemblen los Tiranos 52: Andresito, Gobernador y Comandante Federal

Columna que existe para difundir y divulgar hechos y reflexiones sobre la historia, desde una visión, federal, popular y latinoamericana. Se desconoce la fecha de la muerte de Andresito. Por lo tanto se conmemora su figura los 24 de junio, día en el cual fue capturado por los invasores portugueses hace 203 años. El “misterio” de su muerte, lo develó un historiador regional brasileño.
El Editor Federal
Para 1819, con apoyo político y diplomático de Gran Bretaña y con soporte militar de Buenos Aires, los portugueses habían invadido la mayor parte de los estados gaúchos y la banda Oriental. En ese contexto, José Artigas, al mando del ejército de la Liga de los Pueblos Libres; reorganiza un parte de sus tropas y emprende lo que históricamente se denomina la “Segunda Campaña del Río Uruguay”.
Si bien las tropas federales controlaban el territorio y poseían alta adhesión popular, Artigas peleaba una guerra de dos frentes difícil de sostener en el tiempo. Por tal motivo, intentaba emprender avances militares que arrojaran victorias contundentes de cara a mantener a raya tanto a los porteños como a los invasores portugueses.
Así, a pesar de que el ejército de artigas no contaba con suficientes medios ni hombres para resistir Andrés Guacurarí y Artigas, “Andresito”, comandó la columna que defendía las Misiones Orientales. En la mencionada campaña abatió guarniciones enemigas y tomó posición nuevamente en los pueblos de la región y se instaló en San Nicolás (actual Estado de Río Grande Do Sul). Desde allí, intentó intentó atacar a las tropas portuguesas pero no tuvo éxito, aunque estas se retiraron a pedir refuerzos a las zonas de Alegrete y Porto Alegre.
Mientras tanto, Andresito se dirigió hacia el sur con el objetivo de encontrarse con Artigas. Al descuidar su retaguardia por la escasez de hombres, los portugueses retomaron San Nicolás, que por entonces era un punto estratégico de la región. Por tanto el Comandante Guacurarí y Artigas resuelve volver, y traba combate en Itacurubí durante lso primeros días de junio de 1819.
El combate fue violento. Andresito debió retirarse y dispersar sus tropas con la consigna de reunirse en la otra banda del río Uruguay, en nuestra provincia. Algunos lo consiguieron, otros grupos fueron alcanzados por los luso-portugueses y se produjeron sangrientos entreveros, en uno de los cuales perdió a vida el cacique Tiraparé. Cuando Andresito se preparaba para cruzar el río en una jangadilla con un pequeño grupo fue sorprendido por una fuerte patrulla que lo tomó prisionero. Eso ocurrió el 24 de junio de 1819.

Su encarcelamiento

Desde allí no hay plena coincidencia entre los historiadores respecto de la suerte del Comandante Andresito. Un parte mayoritaria de los consultados afirma que fue llevado a las cárceles de Porto Alegre a pie, con cueros frescos atados por el cuello que se iban secando en el camino; que debió trabajar en obras públicas; y que luego fue llevado a un pontón a Río de Janeiro con otros compañeros y luego al fuerte de la Lage.
Otros afirman que en junio de 1821, casi dos años después de su detención, y ya vencido Artigas, Andresito y otros orientales lograron el indulto portugués a partir de la mediación de un funcionario español que formaba parte de la diplomacia que se relacionaba con el emperador, y que arribaron a Montevideo el de julio de ese año en el buque “Francis”. Otros afirman que Andresito jamás llegó a embarcar, porque había sido detenido en una riña contra soldados ingleses; y fue nuevamente encarcelado, esta vez en la Ilha das Cobras.
A partir de allí, las versiones giran en torno a: que fue envenenado en prisión; que fue envenenado al salir de prisión; que fue liberado poco después y se perdió el rastro; o que de alguna manera logró llegar nuevamente a Misiones o incluso al Paraguay para reunirse con su padre.

Algunas ingenuidades de la interpretación de la historia

A lo largo de su vida de servicio, Andresito ejerció lso cargos militares de: Comandante General de las Misiones; Capitán de Blandengues; Teniente Gobernador de Corrientes; Coronel de Caballería del Ejército Patriota.
Fue además Gobernador de Misiones y luego de Corrientes. En la primera, asumió el gobierno y recuperó los pueblos misioneros sobre el Paraná. La documentación denota un gobierno recto y justo, procediendo en todo, conforme a la orientación política artiguista: los Cabildos indios volvieron a funcionar regularmente; y se encargaron de administrar las estancias y yerbatales; y comerciar con las demás provincias.
Propició así mismo la industria, instalando una fábrica de pólvora en Concepción; más la construcción de rústicos hornos siderúrgicos para la fabricacion de espadas y chuzas. Toda su organización política, social, administrativa e industrial fue interrumpida por la invasión portuguesa.
También Andresito fue Gobernador de Corrientes previo a su detencióne 1819. Allí reorganizó el gobierno civil; y volvió a dotar de marco para que se constituyan autoridades en los diferentes pueblos.
La tarea era un poco más compleja que en Misiones. Había un enfrentamiento entre el patriciado de las ciudades capitales y las masas rurales, y la sociedad correntina estaba acostumbrada desde la época de las colonias, a encomiendas donde no existían los sueldos y se trabajaba por la comida; a los hijos se los tenía en las casas de viejas familias como «criados», con la paga del plato diario. Los indios eran la base de todas estas actividades y los esclavos.
Andresito se abocó a la tarea de liberar indios y esclavos. Realizó el reparto de tierras a los que las necesitaban y a los que las querían para trabajarlas. Durante los cortos periodos donde pudo mantener unificadas las misiones orientales y occidentales (separadas por ríos Uruguay e Iguazú), optó por los mismos criterios políticos y líneas de acción de gobierno.
Así, volviendo sobre el asunto de su posible destino y ese final no documentado – o que los registros no han sido encontrados hasta el momento -; un historiador brasileño del ex pueblo argentino de Itaquí, citado por Elton de Moraes, que conocía vida y obra del Comandante de los Pueblos Libres, le contestó a un curioso investigador: «¿Usted realmente cree que los portugueses iban a liberar a Andresito?”

Fuente: Guillermo Nieto (Facebook) / Universidad Libre / Misiones Tiene Historia (Artículo de Oscar Daniel Cantero)

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.