Tras su anuncio, el Presidente se prepara para perder la “guerra contra la inflación”

Se habilitó la pesca del langostino al Norte del Paralelo 41°
16 marzo, 2022
Buenos Aires: la Calcuta del Plata
16 marzo, 2022
ver todo

Tras su anuncio, el Presidente se prepara para perder la “guerra contra la inflación”

Alberto Fernández declaró ayer que “el viernes”, arranca la contienda contra la suba masiva y constante de precios. Mientras tanto el INDEC, publicaba su informe mensual del IPC, con valores preocupantes en varios ítems.
Por Pablo Casals
Si alguno puede pegarle una mirada al informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos sobre el Índice de Precios al Consumidor del mes de febrero pasado, va a comprender lo que le decimos. Luego de las primeras páginas protocolares y una serie de dibujitos, encontrará en el “Cuadro 2” de la página 6, el dato importante: allí se suma en acumulado del año (enero y febrero hasta el momento).
Verán que tres de los renglones que son fundamentales para la cotidianidad del 80% de la población, tienen valores muy preocupantes: alimentos, 12,8% de incremento; transporte, 7,8% de aumento y no está contemplada la suba de combustibles del lunes pasado; y comunicaciones, 9,1%. El mes que viene se verán reflejados los aumentos relativos a la indumentaria y los servicios públicos.
El Gobierno, decidido a perder la batalla antes de empezarla, carga las tintas de los incrementos a la guerra que acontece en Europa del Este, como si fuese la primera vez que en Argentina hubiera inflación, suba permanente de precios, desabastecimiento, etc. Seguramente, dentro de un par de semanas, esas responsabilidades las tendrán el precio de los combustibles, o los medios de comunicación, la sequía o la inundación.
En ninguno de eso casos, la guerra será contra quienes aumentan los precios verdadera e históricamente en Argentina: las cadenas de comercialización, la logística de distribución y las bocas de expendio al consumidor final (verbigracia: hipers y supermercados mayoristas y minoristas).
El Gobierno nacional no controla ninguno de esos resortes, ni tampoco los contrarresta. Vamos por el enésimo fracaso de la política de control de precios (o “cuidados”); los exportadores de carnes ya no abastecerán cortes baratos o “populares” (lea Chasqui Federal de mañana); no habilitó siquiera un tinglado sin paredes para dispensar frutas, verduras y alimento no perecedero a un precio justo; y podríamos seguir con la enumeración.
Lo triste, es que los guarismo presentados al principio de la nota son propios de un contexto hiperinflacionario. El Gobierno tiene todo el año para revertir eso, pero será sólo un parche si no toma las medidas necesarias: nacionalizar el comercio exterior y ser el interlocutor en la negociación del intercambio con el mundo; organizar y planificar la producción teniendo presencia en las cadenas de valor; y hacer lo que tanto amagan que van a hacer: abrir Mercados Regionales para que las familias se abastezcan a precios razonables. Es decir, movilizar las fuerzas productivas de la Nación para sacarnos de encima y de una vez el problema.
Si no instrumenta políticas en ese sentido, será difícil que la realidad cambie. Argentina puede no caer en un contexto hiperinflacionario, porque eso es un acuerdo político base con los operadores de siempre (Embajada + Multinacionales Exportadoras). Pero el Gobierno, va a perder por escándalo contra la inflación si continúa en actitud pasiva.
No vamos a pedirle peras al olmo; o mejor dicho, acción de intervención a favor de las mayorías a un gobierno liberal social demócrata. Pero sí avisarle: si juegan a perder van a perder; y el pueblo va a padecer.

Fuente: INDEC

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.