Mira el palito de la cereza y comprenderás el mundo
13 noviembre, 2020
¡Inventamos y no erramos!
14 noviembre, 2020
ver todo

Un turista suelto en Puerto Quequén

El empresario electricista y ex Diputado mendocino, fue nombrado presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén. Se encargará de garantizar la “transparencia” de la operatoria de la terminal, que promete incrementar la exportación de cereales a granel, y buscar promoverla como unidad de descarga de contenedores de bienes e insumos industriales del extranjero. Redacción

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, avanzó con su idea de aportar a una transformación del sistema portuario de toda la provincia. En la Capital provincial consideran que el puerto de Buenos Aires es “antieconómico” por los costos que conlleva el dragado del Río de la Plata. Por tanto, proponen diseminar su actividad entre Dock Sud, La Plata, Bahía Blanca y Quequén.

La transformación soñada por el Gobernador parece estar basada solamente en el ingreso de contenedores con bienes importados. Incluso promete – para el caso de Quequén – volver a habilitar el acceso ferroviario al puerto, que tradicionalmente era transitado por formaciones graneleras.

El proyecto se ajusta a la lógica pronunciada en la campaña electoral: aumentar las exportaciones de productos primarios – supuesta garante de divisas -, e incrementar las importaciones de bienes terminados que deprimen la industria nacional pero garantizan los puestos de trabajo industrial allende los mares.

Para tamaña empresa, Kicillof nombró al frente de cada puerto a funcionarios de su confianza. En el caso de Quequén, último puerto que permanecía acéfalo, el Gobernador designó a Jorge Álvaro. El nuevo presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, no escatimó palabras a la hora de justificar su nombramiento, y afirmó que a los puertos el sólo los había conocido como “turista”. Se explayó además, comentando que Kicillof le había pedido que garantice la transparencia del funcionamiento de la unidad portuaria, aludiendo a la subfacturación y exportación de granos “en negro”: “la cantidad de granos que entra tiene que coincidir con la cantidad de granos que sale”.

Según datos oficiales, puerto Quequén operó más de 7 millones de toneladas durante 2019; y en el primer semestre del corriente año, la cifra alcanzaría los 3,6 millones.

Álvaro dijo también que se pretende incorporar el movimiento de contenedores, ya que lo único que ingresa como importación a ese puerto son fertilizantes. Además agregó que todo lo que recauda el Consorcio por su propia facturación es destinado a un fideicomiso que financia el dragado que llevó el calado a 50 pies de profundidad; lo que le otorga posibilidad de ingresos de buques de mayor porte.

Álvaro fue Diputado Nacional por la provincia de Mendoza, y en la actividad privada se dedicó por más de tres décadas, al trabajo como contratista de empresas de electricidad que proveían el servicio a los municipios. Además es fundador y ex-presidente de la Cámara de Constructores de Obras Eléctricas de Mendoza.

Álvaro asume reconociendo que no conoce la actividad portuaria, ni los pormenores del comercio exterior. Lógica que la gestión Kicillof repite en varios sectores. Por ejemplo, nombró a Basteiro que proviene de la actividad aeronáutica, como presidente del Astillero Río Santiago que es una fábrica de barcos; y al ecónomo Augusto Costa a cargo del área de Producción bonaerense. Es decir, el gobernador Kicillof demuestra en su acción de gobierno, la voluntad de “dejar hacer – dejar pasar” en la actividad naval y portuaria a los designios y antojos de las empresas multinacionales exportadoras y de transporte de cargas internacionales.

Fuente: Gobierno de la provincia de Buenos Aires / Portal Nuestro Mar / La Nueva Comuna

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.