Como era de esperar, no funcionó el fideicomiso del trigo

Dicen que viene bien la cebada en el sur de Buenos Aires
21 julio, 2022
Tendría que bajar la carne… peeeeero
21 julio, 2022
ver todo

Como era de esperar, no funcionó el fideicomiso del trigo

Los fideicomisos que nunca funcionaron y favorecieron a los oligopolios de cada activas, están mostrando su nueva cara, en el actual contexto inflacionario. Las expectativas para la campaña que viene, no son mejores.
Redacción
La implementación de la política de conformación de fideicomisos de cara a garantizar precios sostenes hacia el interior de las cadenas agropecuarias, ha vuelto a favorecen a las grandes empresas de cada sector.
Luego de la implementación del Fondo Estabilizador de Trigo Argentino (FETA), se cumplió lo que los pequeños y medianos molineros le habían advertido tanto al entonces Secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, como a su sucesor; y también al anterior ministro de Economía: el mecanismo condenaba a dichas pequeñas empresas a comercializar por debajo de sus costos, esperar el subsidio, y cinturear mediante diversos mecanismos de endeudamiento o resignación de ingresos, los posibles vaivenes de distorsión de precios internos que habitualmente acontecen en un cuadro económico como el argentino; habida cuenta de la prácticamente nula soberanía e independencia para regular, gestionar y planificar los distintos resortes de la producción.
De esta manera, los actores nucleados en la Asociación de Pequeñas y Medianas Industrias Molineras de la República Argentina (APyMIMRA), se manifestaron nuevamente para solicitar la suspensión del FETA. Denuncian que desde la creación del mismo, sólo se unieron los seis molinos principales, a costa de negociar márgenes de deudas e instrumentos financieros que terminan perjudicando a cerca de unas 150 pequeñas industrias del sector.
Desde la mencionada Asociación pretenden poder reunirse con Martín Pollera, el nuevo funcionario a cargo de Comercio Interior, para manifestarle la serie de dificultades que sufre el sector, en un contexto donde ha bajado el precio del trigo tras el final de liquidación de la cosecha; ha bajado el precio de la harina en un 40%; y el precio del pan al consumir final continúa aumentando en función de otros factos independientes de la cadena triguera.
De mantenerse la política vigente, y las condiciones que afectan al mercado internacional del trigo y de la harina, para el verano que viene, la situación volverá a agravarse; máxime incorporando al problema la escalada inflacionaria del último semestre.
Tras el último informe inflacionario del INDEC, los molineros reunidos en APYMIMRA, solicitar la interrupción de la aplicación de fideicomiso; y manifiestan que los subsidios deben estar dirigidos a los sectores más vulnerables de la actividad en función de los costos producción que detentan en forma real.

Fuente: APYMIMRA

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.