Paso de Indios y una forma de hacer las cosas

Cadena automotriz: traigan dólares y después vemos
1 septiembre, 2022
Piden tren para el Quequén
1 septiembre, 2022
ver todo

Paso de Indios y una forma de hacer las cosas

Levantamos el informe publicado por el portal “Bichos de Campo”, donde se da cuenta de la realidad de los pequeños productores ovinos de la meseta patagónica. Tal como ha publicado Chasqui Federal, el aislamiento, la baja escala de producción y una compleja red de abusos hacia el interior de la cadena de valor, ha relegado por décadas a familias enteras, despoblado regiones enteras y desregulado la actividad del sector a favor de “los grandes”

Redacción

La cadena lanera ovina y caprina tiene características diversas según el tamaño y la capacidad operativa de los productores. Como se imaginaran, los grandes generalmente salen mejor parados o tienen más “espalda” y los chicos viven festejando el “empate”. Sin embargo, en Paso de Indios, Chubut, una cooperativa regional de productores ha logrado saltar una buena parte de los tradicionales inconvenientes y poder llevar adelante su producción de baja escala.

La cooperativa “De Vuelta al campo”, es una organización de productores minifundistas dedicados a la producción ovina y caprina, cuyos integrantes se organizaron para obtener mayores beneficios de su producción. La entidad se conformó en febrero del 2009 a fin de dar forma jurídica a la organización que ya venía trabajando desde 2004 con el programa homónimo.

El objetivo fue formalizar las acciones conjuntas del grupo: la comercialización, las compras de materiales, insumos y herramientas, el desarrollo de actividades vinculadas a la agricultura, ganadería y producción animal, siembras en general, el impulso de la actividad artesanal, las gestiones ante distintos organismos (municipales, provinciales y nacionales).

Según detalla la fuente, “los pequeños productores minifundistas del departamento de Paso de Indios, históricamente han sido afectados por factores climáticos, mal manejo de pastizales, precarias condiciones de las viviendas, bajos ingresos por la baja escala de producción y una comercialización deficiente: vendían sus productos a comerciantes locales denominados “mercachifles” a los cuales debían entregar sus productos a bajo precio a cambio de provisiones que luego pagaban a costos muy elevados”.

En 2004 la municipalidad de Paso de Indios creó el proyecto “De Vuelta al Campo” que comenzó formulando los proyectos que más tarde financiarían la recapitalización de los establecimientos beneficiando a 30 pequeños productores con alrededor de 6.000 ovejas madres e infraestructura predial (construcción y reparación de corrales, galpones, alambrados). La entrega de los animales impulsó la primera venta conjunta de lana en 2006, logrando un stock de 30.000 kilos que se fue incrementando a lo largo de las zafras gracias a la incorporación de nuevos productores que querían sumarse a esta experiencia de comercialización, ya que se habían logrado muy buenos precios.

Los integrantes de la cooperativa son pequeños productores cuyas majadas excepcionalmente superan los 500 animales, con mayoría de ovinos y algunas cabras. Muchos pertenecen a comunidades de pueblos originarios y, en general, viven en sus explotaciones. Sesenta familias son asociadas directas, que al reforzar los vínculos comerciales con otros grupos y asociaciones de la meseta central chubutense, amplían el círculo a 150 familias.

Según el informe, la cooperativa trabaja de forma conjunta con sus asociados en la preparación de los lotes de lana y mohair para la comercialización, a la vez que el productor asociado recibe otros beneficios como asesoramiento técnico, acceso a programas de mejoramiento genético, participación en proyectos que financian Infraestructura productiva, créditos, capacitaciones e interacción con programas que aportan al desarrollo rural.

Se explica además que la cooperativa no es exportadora, sino que la comercialización de lana se realiza a través de licitación pública donde las empresas laneras locales de Argentina, con sus oficinas centrales en Buenos Aires (pero con fábricas, barracas y compradores en Trelew), realizan sus ofertas. En el pliego de licitación se detallan las condiciones para ser oferente y adjudicar los lotes a la venta, tiempos de pagos y fletes, en función de los resultados de análisis de laboratorios de lanas oficiales.

La fibra mohair (el otro producto de la cooperativa, aunque el principal es la lana) es exportada a empresas extranjeras. En el último caso fue a una firma de Sudáfrica. Esta fibra se vende de forma conjunta con productores de Río Negro, llegando así a los 40.000 kilos. Las fibras son valoradas según su clasificación, que es realizada por técnicos habilitados pertenecientes al Programa Mohair provincial, que está cargo de la clasificación, acondicionamiento y enfardaje, para conformar los lotes que generan alrededor de 15 toneladas de mohair de la zona de la meseta central. Una vez terminado el trabajo se toman las muestras de cada categoría y se envían al laboratorio de Fibras Textiles INTA Bariloche. Con los resultados obtenidos se realiza el inicio del proceso de comercialización mediante licitaciones públicas.

Una de las referentes de la entidad, explicó a la fuente que “el mercado de hoy está demandando, productos certificados con normas que garanticen el buen trato animal, y crías orgánicas. Este año, con la asistencia técnica de INTA Trelew, se dio inicio a una serie de capacitaciones para lograr certificaciones de manera conjunta a través de la cooperativa”.

La experiencia de Paso de Indios muestra a las claras que si Argentina recupera los resortes de su cadena textil en forma integral, y las grande fábricas y tejedurías vuelven a rearmar el círculo productivo en el sector, la actividad puede expandirse por todos los rincones del territorio, agregando valor en origen y considerando a los productores de pequeña escala como proveedores solventes de una industria que cuando arranca, no para de crecer.

Fuente: Bichos de Campo

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.