A cada chancho le llega su San Martín

Un lobby para la carne artificial
9 mayo, 2022
Todo aumenta en la cadena láctea
10 mayo, 2022
ver todo

A cada chancho le llega su San Martín

Problemas para comer en Gran Bretaña. La ONG “The Food Foundation” evidenció que más del 57% de los hogares no pudieron acceder a la totalidad de las comidas, incluídos más de 2 millones de niños que, informaron, corren un alto riesgo de sufrir enfermedades.
Redacción
El Gobierno busca aumentar los beneficios sociales y las comidas escolares. Millones de británicos están salteando comidas como consecuencia de la profundización de la crisis por el incremento del costo de vida y la inflación y los precios del gas y la electricidad, según un informe publicado este lunes.
Según los nuevos datos dados a conocer por la organización benéfica The Food Foundation, unos 6,8 millones de adultos (12,8% de los hogares) han reducido el tamaño de las porciones o han dejado de comer por completo porque no podían pagar u «obtener acceso a los alimentos» . Las cifras, muestran un rápido aumento del 57% en la proporción de hogares que reducen los alimentos o se saltean comidas por completo en solo tres meses.
Según la fundación, en abril pasado 7,3 millones de adultos vivían en hogares que dijeron que se habían quedado sin alimentos o que no pudieron obtenerlos físicamente en el último mes, que incluyen a 2,6 millones de niños; lo cual implicaría la multiplicación de los casos de enfermedades de la mal nutrición.
Por otro lado, los bancos de alimentos informaron además que los usuarios solicitan cada vez más productos que no necesitan cocción a medida que la crisis del costo de vida es más profunda y las familias no pueden pagar las facturas de energía.
Al igual que sucede en gran parte de América Latina, África y el Sudeste asiático, en Inglaterra el aumento extremadamente rápido de la inseguridad alimentaria desde enero se ha convertido en una situación catastrófica para las familias. “La inseguridad alimentaria – dice el informe – somete a las familias a un estrés mental extremo y obliga a las personas a sobrevivir con las calorías más baratas, lo que provoca problemas de salud».
El Banco de Inglaterra pronosticó que la inflación en el Reino Unido se situará en «algo más del 10%» a fin de este año, tras aumentar nuevamente su principal tasa 0,25 puntos porcentuales más para intentar contrarrestar el alza descontrolada de precios.
Desde varias organizaciones civiles, se está manifestando que “la situación está pasando rápidamente de una crisis económica a una crisis sanitaria”. Cerca del 20% de las familias inglesas poseen inseguridad alimentaria, y la asistencia con paquetes de alimentos es insuficiente.

Fuente: Télam

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.