Anuncio por construcción del Tronador II

Las perforaciones de las corporaciones
4 octubre, 2022
Son capaces…
4 octubre, 2022
ver todo

Anuncio por construcción del Tronador II

En el marco del Programa ISCUL, la Comisión nacional de Actividades Espaciales, y la SAPEM VENG, firmaron en la provincia de Córdoba, el contrato de construcción y desarrollo del propulsor de satélites espaciales.

Redacción

Durante el día de ayer, el Presidente de la Nación, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, el gobernador de la provincia de Córdoba y representantes de la Comisión nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y la empresa VENG, firmaron y avalaron el contrato para el desarrollo del cohete lanzador argentino de satélites Tronador II.

Según se manifestó, en esta etapa del proyecto que llevan adelante las suscriptoras del mencionado acuerdo – CONAE y VENG – se encuentran trabajando 116 personas y se estima que el proceso completo implicará 300 puestos de trabajo más. Asimismo, se mencionó que la inversión para completar el proyecto Tronador II, demandará más de 9.700 millones de pesos.

VENG es una empresa de servicios y desarrollos tecnológicos de alto valor agregado, es una SAPEM (sociedad anónima con participación estatal mayoritaria) en la cual está involucrada la CONAE; y su presidente es Marcos Actis. La firma se especializa en la actividad espacial, en la que cuenta con más de 15 años de experiencia, y tiene una nómina actual de 470 trabajadores. Ha sido el contratista principal en en el marco del Programa ISCUL, para el desarrollo del Inyector Satelital de Cargas Útiles Livianas que impulsa la CONAE. En ese marco, VENG es la encargada de las etapas denominadas “tierra”, “vuelo” y “tecnologías asociadas”, a los proyectos Tronador II y el Tronador III.

La CONAE explica que el ISCUL, en tanto programa de acceso al espacio, coloca a la Argentina entre los diez países que dominan el ciclo espacial completo. Es decir, lo que implicaría lograr soberanía en el acceso al espacio con medios propios y desde el territorio argentino, y permitirá colocar en órbita satélites de entre 500 y 750 kg a una distancia de hasta 600 kilómetros de la Tierra.

El proyecto contempla el desarrollo del lanzador Tronador II-250 (TII-250) y de los prototipos TII-70 y TII-150 que serán los modelos utilizados para realizar los ensayos y servirán para poner a prueba los motores que llevará a bordo el lanzador Tronador II-250. Se trata de tecnología desarrollada y fabricada en el país, cuyo combustible es oxígeno líquido y kerosene.

Según se informó, el desarrollo del Tronador II se llevará a cabo en los centros espaciales de la CONAE. La fabricación, la integración y los ensayos de sistema de propulsión del lanzador, se realizarán en el Centro Espacial Teófilo Tabanera (CETT), ubicado en Falda del Cañete, provincia de Córdoba. Por su parte, la fabricación e integración del fuselaje, se realiza en el Centro Espacial Punta Indio (CEPI), en la provincia de Buenos Aires.

La infraestructura requerida para los servicios de lanzamiento estará emplazada en el Centro Espacial Manuel Belgrano (CEMB), en Bahía Blanca. Además, la labor se extiende a otras localidades del país, mediante la participación de instituciones públicas como la Universidad Nacional de la Plata (UNLP) y la Universidad Nacional de Mar del Plata, y pymes de base tecnológica, como la empresa Valthe, instalada en Justiniano Pose, Córdoba.
La CONAE también dispone de la red de estaciones terrenas requeridas para el seguimiento, monitoreo y control de los lanzadores Tronador II, mediante la Estación Terrena Córdoba ubicada en el CETT; la Estación Terrena Tierra del Fuego ubicada en cercanías de Tolhuin; y la futura Estación Terrena Belgrano II en la Antártida Argentina.

Fuente: CONAE

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.