Argentina incorporará una “supercomputadora”

La OTAN quedó pegada en un conflicto que escala dimensiones
22 noviembre, 2022
Pejerreyes en diques puntanos
22 noviembre, 2022
ver todo

Argentina incorporará una “supercomputadora”

Así lo anunció el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación. Ya está en marcha el proceso licitatorio, y se espera que durante el mes de mayo de 2023 se encuentre instalada y en funcionamiento. Se utilizaría para fines de investigación científica

Redacción

Sin saber demasiado de qué se trata, nos resultó curiosa la información, y como emana de una cartera estatal, la divulgamos. Alguna de nuestras lectoras o lectores no ampliará el conocimiento.

Según la información del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación (MCTeIN), la “supercomputadora” integrará la lista TOP 500 de los ordenadores más potentes del mundo. A diferencia de otras “supercomputadoras” su enorme capacidad de cálculo de dos “petaFLOPS” estará al servicio de científicos y centros de investigación de todo el país.

El titular de la cartera, Daniel Filmus informó que la misma se instalará en el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) “que es el lugar donde necesitan el entrecruzamiento de datos más fuerte, pero como ese uso representa el 10% de la capacidad de la computadora; el 90% restante estará a disposición de todas las demandas del sistema científico y será una herramienta importantísima». Según se explicó, la adquisición del dispositivo, forma parte de la denominada “Iniciativa Nacional de Supercómputo”, que impulsan el MCTeIN, el Ministerio de Defensa, el CONICET y el SMN.

El proceso de presentación de ofertas en la licitación cerró el pasado miércoles 16 de noviembre. Según se informó oficialmente, hay tres empresas en carrera, capaces de cubrir los requerimientos sin sobrepasar el prepuesto de cinco millones de dólares. Bull, Hewlett Packard y Lenovo. Antes de fin de año, se espera conocer la firma ganadora; y que para el mes de 2023, la “supercomputadora” esté instalada y en funcionamiento.

¿Qué es una supercomputadora?

El ministerio explicó que se trata de un dispositivo con capacidades de cálculo muy superiores a las comunes, y orientada a fines específicos. La mayoría de las supercomputadoras se componen de muchas CPUs (Unidades Centrales de Procesamiento, por su sigla en inglés) menos poderosas pero trabajando de forma conjunta con un objetivo común, aumentando tanto la potencia del conjunto como su rendimiento.
La unidad de medida usualmente utilizada para expresar la potencia de cálculo de una supercomputadora es el «FLOPS», la sigla en inglés para «Operaciones de Coma Flotante por Segundo»  (Floating Point Operations Per Second) que refiere a «cuántas operaciones matemáticas que involucran números reales con decimales por segundo puede hacer», explicaron desde el MCTeIN.

La agencia Télam, nos hace el favor se especificar un poco más. Por estos días – dice -, se suele utilizar la medida PetaFLOPS y, como el prefijo «peta» hace referencia a un factor de 10 a la 15va potencia, un petaFLOPS equivale a mil billones de FLOPS. Otras formas de expresar la potencia son «ExaFLOPS» (10 a la 18°), «teraFLOPS» (10 a la 12°), «gigaFLOPS» (10 a la 9°) o «megaFLOPS» (10 a la 6°).
La que va a adquirir el Estado argentino, tiene un rendimiento máximo real de dos petaFLOPS o 2.000 teraFLOPS, con la particularidad que será posible a futuro ampliar la capacidad de cálculo agregando unidades de procesamiento sin necesidad de modificar la estructura de base.
El “TOP 500” que mencionamos párrafos atrás, es una lista de referencia mundial y actualización bianual de las 500 supercomputadoras más poderosas del mundo utilizando la prueba de rendimiento comparativa «Linpack». Desde el Ministerio explicaron que en Argentina “la computadora más grande que está corriendo es una computadora ‘dedicada’, es decir, que no es de acceso abierto para el sistema de ciencia y tecnología, sino que la que usa continuamente el SMN para hacer el pronóstico». Esas instalaciones, denominadas «Huayra Muyu», fueron adquiridas en 2018 y tienen un rendimiento de 370 teraFLOPS (0,37 petaFLOPS). Otras supercomputadoras argentinas son TUPAC con 54 TeraFLOPS, Eulogia con 37 TeraFLOPS y Pirayú con 26 TeraFLOPS.
La nueva “supercomputadora” será instalada en el SMN, y estará administrada por el Sistema Nacional de Computación de Alto Desempeño (SNCAD), una red de centros de pertenecientes al sistema científico y académico interconectado creada en 2010. “Cualquier investigador o investigadora en cualquier lugar del país podrá presentar una solicitud para utilizar esta supercomputadora, incluyendo una descripción del problema en el que trabaja, justificarlo y mostrar que tiene recursos humanos entrenados para hacer buen uso de este equipo que es tan sofisticado», explicaron funcionarios del MCTeIN; además de ratificar que las evaluaciones las realizará el mencionado SNCAD, integrado por el Consejo Interuniversitario Nacional, el MCTeIN, la CONAE, SEGEMAR, CNEA, INTI, CONICET, e INTA entre otros – dentro de los cuales esperemos que esté el Ministerio de Defensa -.
Desde la cartera de Ciencia y Tecnología explicaron que «en Argentina muchos científicos que no pueden satisfacer sus necesidades de cómputo (en el país) lo que hacen es entablar relación con grupos del exterior que tienen acceso a sistemas de supercómputo, con lo cual terminan perdiendo independencia por el requisito de beneficio mutuo». Este tipo de equipamiento se utiliza generalmente, para la confección de pronósticos meteorológicos; el modelado de sistemas complejos; los estudios de genómica; el diseño de fármacos; el desarrollo de nuevos materiales; el diseño industrial; el modelado de cuencas petroleras y gasíferas; el desarrollo de la inteligencia artificial; y la ciencia de datos.

Es decir, el artefacto seré un vehículo de soberanía, y por lo tanto, parte del complejo logístico estratégico de defensa nacional. Esperamos desde esta redacción, que tanto el software como el hardware de la “supercomputadora”, sean de código abierto y nuestros técnicos puedan realizarle las modificaciones y adaptaciones convenientes.

Esto último parece una obviedad, pero no estaría sucediendo con las últimas licitaciones internacionales que se llamaron para la incorporación de software desde el Estado Nacional.

Fuentes: MCTeIN / Télam

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.