Cítricos argentinos al sudeste asiático

La importancia estratégica de los mallines en Patagonia
15 noviembre, 2022
México, el litio y las SAPEM
16 noviembre, 2022
ver todo

Cítricos argentinos al sudeste asiático

Vietnam se abrió como nuevo mercado para el limón argentino, sumándose a otros destinos de la región como China y Hong Kong. Si bien se espera una buena cosecha para la campaña en curso, el tema cambiario y las solicitudes de distintas políticas relativas del factor climático, han movilizado a una cadena altamente concentrada y que promete expandir el efecto hacia otras actividades.

Redacción

La demanda de cítricos argentinos por parte de Vietnam crece años a año. Ya en octubre habíamos dado cuenta de la primera exportación de limones a ese país, cuando analizamos las condiciones logísticas que habían rodeado a esa operación: 25 toneladas frescas desde Tafí Viejo -Tucumán-, con carga consolidada en la provincia de Mendoza donde recibió el tratamiento de frío, y el embarque vía puerto de Valparaíso, Chile.

A pesar de ser un gran productor de cítricos, las importaciones que realiza Vietnam crecen a medida que transcurre el tiempo. Oficialmente, sólo en 2020 importaron 36.500 toneladas de naranjas y mandarinas, y al menos 106 de limón chino. Vietnam además produce 1.780.000 toneladas de naranjas y mandarinas y cerca de 1 millón de toneladas de pomelos; pero no produce limón amarillo.

Recientemente, Entre Ríos se sumó a los acuerdos con el país asiático para la exportación de cítricos. El anuncio se realizó en el marco de la comitiva que integra la misión comercial. Si bien, faltaría que una comitiva vietnamita visite el país en los próximos meses para terminar de acordar los términos sanitarios, el convenio involucraría naranjas y mandarinas que habían quedado relegados, y también en carne porcina.

Respecto de los limones, Argentina es el principal proveedor del mundo. En el NOA se produce el 97% del stock distribuido en 59 mil hectáreas plantadas. En la campaña 2021/2022 se cosecharon 1.850.000 toneladas, de las cuales 261.000 fueron exportadas, unas 200.000 se destinaron al mercado interno y 1,40 millón de toneladas al procesamiento de la industria. Sólo en Tucumán, el sector involucra a 70 mil puestos de trabajo entre directos e indirectos.

El INDEC consigna en sus informes que durante el primer semestre del año, las ventas externas fueron un 45% superiores respecto del mismo periodo del año anterior y por un valor de 218.000.000 de dólares. Los productos destinados al comercio exterior son el limón fresco, y principalmente jugos y aceite esencial. El cítrico se cosecha entre los meses de febrero y septiembre, y se vende fundamentalmente a la Unión Europea, Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Canadá, México, Ucrania, Noruega, China, Hong Kong. A partir de este año, Vietnam, se suma a la lista de destinos.

La producción y capacidad instalada está concentrada en pocas manos. El 80% de la cadena recae en familias de la oligarquía como Otero Monsegur, Blaquier Arrieta o Miguens Bemberg. Propias de Tucumán, se encuentran Trapani, Padilla, Bulacio y Lucci. Estas firmas y los demás actores esperan para esta campaña en curso una cosecha que gire en los 2 millones de toneladas.

Como se imaginarán, a pesar de los márgenes que implica la propia concentración de la actividad, el sector exigía igual tratamiento para la soja. Es decir, la implementación de un tipo de cambio específico. Al no conseguir la implementación de un “dólar limón”, la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino (ACNOA), impulsó la declaración del estado de emergencia del sector en Tucumán ante posibles daños por la sequía y la inequidad económica. Sólo con eso consiguieron el beneficio postergar el pago de impuestos provinciales durante un año.

La dinámica está siendo observada por las demás cadenas regionales. Incluso se han ido sucediendo unas tras otras las solicitudes de declaración de emergencia, máxime, con las heladas ocurridas en una importante sección del país durante los primeros días de noviembre. Por otra parte, aunque no se conocen de fondo las ventajas que traerán los supuestos beneficios para las “economías regionales”, que anunciara el superministro Massa la semana pasada, lo conseguido por el sector limonero establece un antecedente que será motivo de negociaciones hasta que termine la campaña 2022/2033 en abril del próximo año.

Fuente: INDEC / Gobierno de Entre Ríos / ACNOA

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.