Conflicto OTAN-Rusia: Geopolítica de la Frontera

INVAP trabajará en el lanzador nacional de satélites
1 marzo, 2022
Tabaco, contrabando y concentración empresaria
1 marzo, 2022
ver todo

Conflicto OTAN-Rusia: Geopolítica de la Frontera

Compartimos en forma íntegra el artículo de Diego Chanuar, donde explica una serie de factores respecto del conflicto que tiene pendiente al planeta desde la semana pasada. Asimismo, nos deja elementos para analizar que no es un caso que podamos vincular con la causa Malvinas. Ucrania es un Estado independiente, reconocido desde 1991, por eso es lícito el ejercicio del derecho de autodeterminación de los pueblos de Donetsk y Lugansk de autoproclamarse independientes. Las islas Malvinas son un caso de territorio no autónomo sujeto a descolonización y los kelpers, no pueden basarse en el derecho de autodeterminación.

Por Diego Chanuar*

Ucrania, es considerada por Rusia, como parte de su frontera geopolítica, la cual se constituye como un órgano periférico de la estructura del Estado en el que se manifiesta la zona de influencia directa o indirecta de una Nación, su fuerza o debilidad y todos los cambios de su estructura dinámica, razón por la cual, si se mantienen lazos estrechos entre una determinada zonas núcleo, su hinterland y las zonas fronterizas, la seguridad de la Nación permanecerá sólida, como unidad cohesionada entre las fuerzas que la componen: comunidad cultural de seres humanos, poderío logístico y los espacios geopolíticos sobre los cuales se garantiza su permanencia. Por ello, cualquier tendencia a debilitar esta interacción, debilitará inevitablemente la base estructural de la Nación y conducirá, en principio, a la pérdida paulatina de la zona fronteriza, que podrá declarar su independencia del centro o unirse, en el caso de ser un Estado independiente, a un Estado o región vecina, tal el caso de Ucrania.

Cabe aclarar, en el marco conceptual de la frontera geopolítica, debe marcarse la diferencia entre línea de frontera y zonas de frontera, que en el caso del conflicto en cuestión, la línea de frontera se extendió en favor de Rusia hacia los límites de los Estados de Donetsk y Lugansk autoproclamadas «repúblicas independientes», mientras que las zonas de frontera abarcan los estados de la ex Unión Soviética.

Rusia como centro geopolítico del Heartland

El objetivo de la Federación Rusa es constituirse como factor de equilibrio geoestratégico en Eurasia, aspecto teórico demarcado por el inglés, Halford John Mackinder, a principios de siglo XX, quien ideó la teoría del Heartland y estableció un orden de comprensión en las acciones políticas y las relaciones internacionales del planeta, al manifestar que, quien controle Asia central, Rusia central y Siberia poseerá la fuerza para controlar la totalidad de Asia y Europa, territorio regional que se conoce como Heartland. En este marco, Rusia desde la llegada al gobierno de Vladimir Putin, en 1999 y la firma del tratado de Amistad Ruso-Chino en 2001, como inicio de una relación estratégica, extendió la unidad geopolítica hacia el este ruso, entre dos zonas centro: Moscú-Beijing, alianza que se ve consolidada con el acuerdo en 2021 entre Gazprom y China National Petroleum Corporation, mediante el cual Rusia pasará a exportar hasta 48.000 millones de m³ de gas a China por año, utilizando de forma planificada los hidrocarburos, como único negocio de escala ruso para fortalecer sus objetivos geopolíticos, siendo que sus reservas alcanzan los 90.000 M de barriles de Petróleo (tercer productor del planeta).

La geopolítica rusa también orientó sus acciones hacia Europa, puesto que actualmente abastece en un 62% el gas que consume Alemania y el 38% del gas que consume Francia e Italia como naciones de más peso político en la Unión Europea, considerando además, la proyección de construcción del gasoducto Nord Stream 2 que la une con Alemania y que sumado al Nord Stream 1 afianzará a la Nación Ártica, definitivamente como poseedora del vector logístico-energético más importante del planeta al recorrer todo el mar báltico y llegar a Alemania, con una extensión de 1200 km.

Choque de fuerzas OTAN-Rusia

La política ejercida por la OTAN tiene como autor teórico a Alfred Mahan (1840-1914), quien estableció un análisis estratégico centrado en el potencial marítimo como instrumento de dominación, enfocando su estrategia en Estados Unidos de principios del Siglo XX, como territorio integrado y consolidado industrial y militarmente con una visión expansionista que se centra en la propagación de su poder económico y militar, reconfigurando el eje geopolítico en el mar (a diferencia de la teoría del Heartland cuyo eje geopolítico es continental) y el potencial de la marina mercante y de guerra en la invasión de los mercados externos y garantes de la seguridad internacional de sus aliados. Bajo esta concepción teórica nació el 4 de abril de 1949, el Tratado del Atlántico Norte (Luego de la guerra contra Corea OTAN), como avance geopolítico de unidad atlántica comandado por Estados Unidos e Inglaterra, frente a la expansión territorial de la URSS que había logrado penetrar en los países bálticos y parte de Finlandia, Rumania, Polonia y Checoslovaquia oriental luego de la segunda guerra mundial.

El fin de la guerra fría estableció una estrategia de anexión a Rusia por parte de la OTAN, luego que Boris Yeltsin firmara el decreto 1833/92 mediante el cual abrió las puertas a la negociación con los Estados Unidos en la esfera militar. Situación revertida con la llegada de Vladimir Putin quien, bajo la comandancia del Kremlin por más de veinte años, ha logrado consolidar como territorios de influencia gran parte de las zonas fronterizas pérdidas luego de la caída de la URSS, y se ha establecido como factor de equilibrio euroasiático, de unificación logística entre Alemania y Beijing, como nunca en la historia de la Federación Rusa.

Conclusión y objetivos

Si bien el tema es amplio y de varias vertientes que restan explicar -tal el caso de la nula y degradante política exterior europea-, quedó establecido el escenario geopolítico del conflicto, siendo la conclusión la enumeración de los claros objetivos perseguidos.

El objetivo de los Estados Unidos es fortalecer a la OTAN sin desgastarse, como garante de la defensa EuroAtlántica y mantener la unidad política y económica con Europa, situación que se observa en la «nueva era de relaciones» entre Europa y EEUU, denominada de esa forma por el Presidente Biden, luego de la guerra de aranceles librada por Trump. Al tiempo que se pretende aislar a Rusia hasta lograr absorberlo, es decir llegar a una situación similar al escenario post guerra fría y blindar el avance chino en Europa, principalmente en los sectores estratégicos como el tecnológico y energético.

De esta forma, el triunfo de la OTAN se observa en principio, con la consolidación de su organización en los países bálticos y Polonia, sistema de defensa que venía decreciendo en legitimidad y presupuesto, puesto que, le es sumamente dificultoso a los Estados Unidos, que todas las naciones sostengan con un 2% de su presupuesto el sistema de armas y defensa comandado por el Pentágono, siendo que se observa una baja considerable de financiamiento, particularmente en 2022 se ha reducido un 3 % en comparación con 2021.

El objetivo de Rusia, es fortalecer su zona de influencia y lograr que las zonas de frontera se conviertan en cabecera de puente de unidad con Europa a fin de lograr la integración euroasiática y erosionar la presencia militar de la OTAN, situación esta última, que presenta objetivo de largo plazo. Aspecto político que pretende establecer un Nuevo Orden Internacional, que indefectiblemente deberá constituirse en el marco de un orden monetario que vincule la moneda de legitimidad internacional con el barril de petróleo -Nuevo Bretton Woods-, siendo que el precio del petróleo viene en alza desde 2020 y superó la barrera de los $100, frente a la imposibilidad de abastecer Europa únicamente con GNL importado.

Por otra parte, Rusia pretende reordenar el sistema de armas y defensa internacional – Nuevo Consejo de Seguridad – y el sistema de orden político internacional -Nuevo sistema de Naciones Unidas -, tal como ha venido manifestando Vladimir Putin desde el golpe de estado en Ucrania en 2014 y la recuperación de la Península de Crimea, a fin de lograr una reconfiguración multipolar que termine de quebrar la hegemonía norteamericana en el planeta.

*Abogado, integrante de Social 21, La Tendencia

Fuente: Política y Derecho Internacional

Invitame un café en cafecito.app

2 Comments

  1. Luis dice:

    Esta ves el des orden no parte de revoluciones que masificaban derechos materiales como s xx……Y salvo que se instale una gran gran leyenda negra usa podrá sobrevivir pero nada mas
    La teoría de Moreno no la veo y está en principio bien encargada sobre intentar detener el reloj biológico de un imperio

  2. Ulises Ariel Espinguinha. dice:

    Excelente análisis Diego. Que bueno tenerte como compañero de la causa por la liberación nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.