Cuando el colonialismo le da la razón a los planteos de soberanía

La temporada cítrica se va redondeando
20 septiembre, 2022
Canal de Panamá: monumento al imperialismo estadounidense
21 septiembre, 2022
ver todo

En la cartera de Transporte, la semana pasada volaron al Subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante. No tuvo mucha repercusión en términos mediáticos, porque el cargo es considerado de tercera o cuarta línea. ¿Mire usted cómo es la cosa? Para un país cuyo 70% de territorio es mar y vías navegables, el funcionario a cargo es un florero.

Por Pablo Casals

Como noticia, no es tan fresca: el pasado jueves 15 de septiembre, el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, removió de sus funciones al subsecretario de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, Leonardo Cabrera. El argumento habría sido la “inactividad” de la dependencia, en un contexto donde el Gobierno nacional, está poniendo a disposición de los mercados todos los elementos posibles de cara a obtener dólares, tal lo remarca en forma permanente, el superministro casi presidente, Sergio Massa.

La excusa de parte de las autoridades de las cartera de Transporte – que responden en línea directa a Massa -, fue que se habían consignado quejas y planteos desde todos los sectores de la actividad marítima y fluvial respecto de la “inacción de la subsecretaría. Además, tanto el ministro como la Administración General de Puertos, vienen haciendo anuncios de obras en puertos y en la denominada hidrovía y necesitaban que la dependencia le diera dinamismo a los distintos expedientes.

Según se supo, hasta la designación de un reemplazo, el firmante de los documentos de la Subsecretaria de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, será el propio secretario de Transporte, Diego Giuliano.

Por otra parte, la gestión de Cabrera no habría podido avanzar demasiado, a menos que el ahora exfuncionario pateara el tablero. Los temas que el Ejecutivo Nacional viene “cocinando” en el área desde que asumió, fueron “tratándose” por otras vías por más que fuesen competencia del sector a cargo hasta hace unos días de Cabrera.

De hecho, ante el proceso de licitación y concesión del dragado y balizamiento de la vía navegable troncal, la dependencia perdió atribuciones “de facto”, a manos de la AGP. Ésta, tras ser designada para conducir y contratar a los prestadores de los servicios de dragado y balizamiento de la hidrovía, luego de vencida la concesión y la extensión pertinente a Jan de Nul.

Desde el massismo se dice que “no había confianza” en la gente de la Subsecretaría para manejar un asunto que repercutía directamente en la relación con las principales empresas trasnacionales que operan carga y flete a través de la hidrovía. La AGP de José Beni, les daba a estas la tranquilidad de mantener las condiciones de navegación y seguridad; al tiempo que se creó un nuevo ente para negociar la próxima entrega de la cuenca: el Ente Nacional de Control y Gestión para la cuenca.

Al mismo tiempo, la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante viene de sufrir un importante recorte de presupuesto, que también habilita la pasada a futuros operados privados: sin recursos y – más grave aún – sin la decisión política de consolidar una actividad fluvio-marítima en términos soberanos; construir, reformar y/o habilitar nuevos puertos y amarraderos; o canalizar permisos especiales para armadores locales respecto de la contratación de fletes especiales dada la carencia de flota de bandera nacional; es difícil que un funcionario puede desarrollarse dignamente en el cargo.

¡Ojo! No estamos haciendo una defensa de Cabrera. Sólo describimos una situación que lleva tres décadas en Argentina y que el ahora ex-Subsecretario tampoco hizo mucho por modificar o – cuanto menos – denunciar las irregularidades y derivaciones.

La situación es lógica para el sector, y propia de un país que pudiendo ser soberano, ha resuelto escoger el rumbo de la semicolonia, en la búsqueda desbocada de dólares, que permitan pagar servicios de deuda externa, que permitirán que nos sigan prestando guita para abonar otros préstamos con intereses cada vez más altos y de largo plazo.

¿Mire usted todo lo que encierra la designación o reemplazo de un funcionario de tercera línea?

Fuente: Ministerio de Transporte de la Nación

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.