Sin Ofensa ni temor 47: Aquella “carrera espacial” argenta
4 septiembre, 2022
Cuba y su recurso natural estratégico
5 septiembre, 2022
ver todo

Hay que parar la pelota y diagramar una política de Estado que se sostenga en el tiempo”. Así lo advirtió Guillermo Garaventta, investigador de la Universidad Nacional de La Plata, durante una entrevista brindada días atrás a los periodistas Leila Bitar y Lucas Molinari por Radio Gráfica.

Redacción

El ingeniero electrónico e investigador de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Guillermo Garaventta, afirmó durante la entrevista realizada en Radio Gráfica de Capital Federal que “sin una estrategia común con los países de la región, no vamos a poder contra el poder extranjero que es muy poderoso”.

Según el investigador, “el litio es un elemento químico que le ha permitido al mundo pensar en autos puramente eléctricos, tiene capacidad de almacenar electricidad en sus reacciones químicas. Se encuentra distribuido en el mundo de manera bastante homogénea, pero hay lugares donde se concentra (como en los salares), y la más grande concentración está en Argentina, Bolivia y Chile, representa el 60% del litio total del planeta y además es económicamente extraíble y el más puro. Eso es muy atractivo para los países tecnológicamente avanzados que pueden hacer un montón de cosas con el litio, pero no lo tienen”.

Recordó asimismo, cuando el dueño de Tesla, Elon Musk, celebró el golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia: “dijo que iban a hacer lo que tuvieran que hacer para conseguir el litio. El tema es que la aplicación es diversa; se usa para movilidad eléctrica, en grasas, en cerámicas, aluminio, medicamentos y en reactores nucleares, que son importantes porque prácticamente no generan desperdicios radiactivos. Todo eso requiere de litio, mientras ellos tienen la tecnología para desarrollarlo, nosotros tenemos el recurso. De alguna manera van a venir a buscarlo, y ya lo estamos viendo; con deuda. Tiene que ver con el sometimiento y dominio que han aplicado sobre esta región históricamente”, señaló.

Trascendió, que el gobierno anunciará en los próximos días la puesta en marcha de una empresa estatal minera: YPF Litio Sociedad Anónima. La iniciativa “buscará abarcar toda la cadena del litio, desde la exploración hasta las baterías”. Sin embargo, la mayoría de los salares provinciales ya están concesionados a empresas privadas, por cual la estrategia de YPF será asociarse con mineras provinciales, como ya ocurrió con la catamarqueña Camyen.

Garaventta dijo al respecto que “YPF con el litio seguirá siendo de capitales extranjeros, necesitamos una YLF (Yacimientos Litíferos Fiscales) total y absolutamente nacional, 100% argentina. No hablo de un 49%-51%, porque de lo contrario, nuestros socios van a tener el poder económico que nosotros no tenemos con el 51, y nos siguen sometiendo. La YLF no sólo debería concentrar el litio sino todos los minerales. Y si no sabemos hacer alguna cosa, la aprendemos, si no tenemos tiempo, compremos, y si no podemos comprar esperemos la oportunidad, porque mientras los minerales estén en Argentina nosotros tenemos la capacidad de sacarlo con políticas de estado”. Remarcó además que dichos procesos llevan tiempo, “y va más allá de los tiempos políticos electorales”.

“Tenemos la segunda reserva del mundo con 19,6 millones de toneladas de las 80 que tiene el mundo. Casi todos nuestros salares están concesionados a 20 o 30 años, con lo cual la posibilidad de entrar es muy pequeña. La ley de Minería encima hasta te premia por sacar litio y te devuelve un 2.5% de lo extraído, después eso se va por Chile, así que ni siquiera sale por el puerto de Buenos Aires. Entonces la realidad es que hay que parar la pelota y diagramar una política de Estado que se sostenga en el tiempo y se garantice por ley y que no puedan ser eliminadas por la siguiente gestión. Esa es la manera que encontraron los países desarrollados para que esos micro traidores que hay adentro no puedan colapsar este tipo de políticas y destrozarlas. Porque volver a empezar es muy difícil”, continuó el investigador de la UNLP.

Por otro lado, resaltó el saqueo naturalizado de empresas como Livent, que declaraba ventas por 6 dólares cada kilo de litio que exportaban cuando el precio internacional es de 53 dólares. “Livent se vendía a sí misma, a su casa matriz, el litio sub facturado. Hay que ponerle el mayor valor para poder recaudar, hoy las extranjeras venden 300 millones de dólares por año y eso sale del Banco Central, y encima si no les va bien se van”, destacó.

“Si drenamos dólares por todos lados, por el Paraná, con las automotrices, por la minería, con el campo, después tenemos al FMI que nos dice que no sabemos cómo manejarnos. Todo es un juego preparado para el dominio unipolar de una nación con poder tecnológico y armamentístico. Vemos ahora el sufrimiento en los países europeos que se creían aliados de un gran papá, y ahora no tienen energía. Tarde o temprano ellos te someten, es un manual que se ha ido perfeccionando en el tiempo”, afirmó haciendo referencia al rol de las multinacionales y la conducción estadounidense de cara a controlar los recursos naturales estratégicos.

Respecto de la posibilidad de los Gobiernos Nacionales para incidir en los rumbos políticos, Garaventta, hizo hincapié en una de las consecuencias del Pacto de Olivos y la reforma Constitucional de 1994. La carta Magna actual establece limitaciones para centralizar la administración del litio y otros recursos en el Estado Nacional: “No hay que quitarle el poder a las provincias porque las que tienen el litio son de las más pobres, hay que coordinar de manera organizada Nación-provincia, se puede lograr, el Estado Nacional puede hacerlo sin modificar la Constitución. Lo que hay que cambiar con urgencia es la ley de Minería para no seguir tercerizando la extracción de oro y litio. Se trata de aplicar federalismo en serio”.

Por último, el investigador se refirió a la necesidad de coordinar con otros países de la región: “Hay que hacer una estrategia común, no queda otra. O nos salvamos todos o no se salva nadie, si no generamos una especie de OPEP del litio, o una asociación, no vamos a poder contra el poder extranjero que es muy poderoso. Es necesario dar una imagen contundente. Esto incluso es más prioritario que la modificación de la constitución. López Obrador, Evo Morales también la tiene muy clara, e inclusive Brasil que no tiene mucho litio quiere participar. Es probable que entonces las potencias no quieran comprar litio si esto sucede, y en ese caso, entonces tenemos que producir nosotros nuestros propios autos eléctricos latinoamericanos”.

Fuente: Radio Gráfica

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.