Están al borde de rogar por “la buena cosecha”

Asia-Pacífico: futuro centro del mundo
13 septiembre, 2022
Asamblea del Norte Grande pidió financiación y deuda para el Corredor Bioceánico
13 septiembre, 2022
ver todo

Están al borde de rogar por “la buena cosecha”

Bajo el argumento de la UIA de que el producto industrial había descendido durante el primer semestre a causa de los costos energéticos y la dificultad de “stockearse de dólares” para comprar insumos, en agosto – directamente – creció la importación de manufacturas. ¿Y saben qué? La Unión Industrial Argentina pide que se flexibilicen las condiciones de acceso al dólar para seguir importando.

Redacción

Según datos oficiales difundidos por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), la compra externa de insumos creció un 10% mensual y la de maquinarias aumentó un 25,3%. Eso fue gracias al margen que generó la contracción de 40% en las importaciones energéticas. En julio, las productivas habían caído con fuerza, lo que derivó en la baja de 1,2% de la actividad industrial.

Las importaciones totales de energía en agosto, según datos del BCRA, totalizaron USD 1.350 millones. En cambio, el total de bienes adquiridos en el exterior en términos CIF (precio final, con los costos de seguros, fletes y comisiones incluidas) fueron estimados en USD 7.850 millones. Cosa que se explica porque la compra externa de bienes intermedios creció en agosto un 9,9% con respecto a julio y la de bienes de capital aumentó un 25,3%.

Desde la Secretaría de Desarrollo Productivo, De Mendiguren, afirmó que la UIA le solicitó que se ponga un freno a las distintos puntos de fuga de dólares, para poder volver a stockearse y seguir importando. Es decir, mientras “el Vasco” le apunta al “dólar Qatar” – en relación con las divisas que utilizarán quienes viajen a ver el Mundial de fútbol -, no aclara que él es desde hace 40 años unos de los referentes máximos de la Unión Industrial Argentina (UIA). En criollo, si la UIA pide, es porque él pide.

Así, el Secretario, planteó públicamente la dificultad para importar distintos tipos de insumos, por más que las cifras oficiales registren que las compras aumentaron un 30% respecto de julio de 2021.

Es decir, la industria nacional, en sólo un año, fue dañada un 30% adicional a lo que ya fuera perjudicada durante el año pasado. Lo principalmente importado son: bienes intermedios, piezas y accesorios.

Para el caso de los bienes intermedios, las importaciones del mes pasado totalizaron USD 2.988 millones, una suba interanual del 28%, uno de los valores más altos registrados en toda la serie histórica (observando el intercambio comercial del Indec), superado solamente por los USD 3.141 millones de junio de este año. A su vez, en el rubro piezas y accesorios para bienes de capital se realizaron compras por USD 1.362 millones, lo que marcó un incremento de 30% interanual y de 4,7% en relación con julio.

Los bienes de consumo, que están en el centro de la escena por parte de los industriales de la UIA y los empresarios de CAME, junto a los gastos a través de las tarjetas de crédito, totalizaron USD 762 millones, un incremento de 29% anual y de 6,6% mensual. En agosto de 2020, en plena pandemia, este rubro había insumido USD 497 millones.

Sin duda, lo que más aumentó en agosto, en la comparación con el 2021, fueron las importaciones de combustibles y lubricantes, en un 70%, pero con una marcada contracción con respecto a julio.

Se espera para el segundo semestre, – por una cuestión meramente estacional-, que bajen le volumen de importación de energía y al mismo tiempo que aumenten la ventas de materias primas agropecuarias.

Se muerden la lengua, pero están a ”esto” de decir que con una buena cosecha se arregla todo.

Fuente: BCRA / SDP de la N.

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.