Insignificantes, puede ser; pero aficionados evidentemente no

Festejos por el “dólar soja” y alfombrita para la campaña que viene
23 septiembre, 2022
España y la puesta en práctica de la reforma laboral
24 septiembre, 2022
ver todo

Insignificantes, puede ser; pero aficionados evidentemente no

Hace exactamente 9 años, cuando en plena cresta de la ola de la “década ganada”; la supuesta “recuperación de YPF” y otra serie de piruetas que desde los anuncios se disfrazaban los hechos reales; desde algunos medios “insignificantes, casi aficionados” de la Patagonia argentina, se denunciaban los acuerdos entre la petrolera de bandera nacional y la multinacional de origen estadounidense Chevron, relativos a la operatoria en la entonces incipiente explotación de Vaca Muerta. Hoy cambio la baraja.

Redacción

Había que esperar nomás. El mundo es redondo. Si bien la historia jamás se repite, las cosas, los hechos, dan vueltas en espirales a veces ascendentes o descendentes. Hacia fines de 2013, se planteaba en medios de comunicación de la Patagonia, que tras la supuesta recuperación de YPF – que en realidad se recobró el 51%, y el resto de las antiguas propietarias siguen “adentro” -, se entrelazaban beneficios poco claros para petroleras multinacionales.

Así, mediante la Resolución N° 655/2022, que fuera publicada en el Boletín Oficial el pasado martes, la Secretaría de Energía autorizó a la empresa Compañía de Hidrocarburo No Convencionales (CHNC) a exportar un 20% de su producción de petróleo sin pagar retenciones; que alcanzan el 8% del valor. Con esta medida, el Gobierno reactivó el paquete de beneficios para con las multinacionales, que se habían instrumentado con el Decreto N° 929/2013 firmado oportunamente por la entonces presidenta, Cristina Fernández.

Aquél, estipulaba en su artículo 6°, que las empresas incluidas en ese régimen promocional para la inversión gozarían a partir del quinto año contado desde la puesta en ejecución de sus respectivos proyectos – para el caso de CHNC, en 2018 – del derecho a comercializar libremente en el mercado externo el 20% de la producción de hidrocarburos producidos en dichos proyectos, sin que se les aplique derechos de exportación. A su vez, en el cuarto párrafo de ese mismo decreto se aclaraba que “los beneficiarios que comercializaren hidrocarburos en el mercado externo en los términos del primer párrafo del presente artículo, tendrán la libre disponibilidad del 100% de las divisas provenientes de la exportación de tales hidrocarburos, en cuyo caso no estarán obligados a ingresar las divisas correspondientes a la exportación del 20% de hidrocarburos líquidos o gaseosos”.

La Secretaría de Energía, depende en la actualidad del superministro casi presidente, Sergio Massa, y la determinación del reflote de aquellas ventajas, habrían sido negociadas por el “super” durante su viaje por Estados Unidos la semana pasada. Según la cartera de Economía, aquél paquete de incentivos nunca llegó a instrumentarse. Sin embargo la rápida instalación y creación de condiciones para las multinacionales de instalaran en la zona y echaran a andar todo su esquema operativo de subsidiarias y proveedoras, es un hito histórico para la patagonia norte argentina.

La firma Compañía de Hidrocarburo No Convencionales (CHNC), fue oportunamente creada en 2013 por YPF, con el objeto de canalizar financieramente y proteger jurídicamente, las inversiones de Chevron en Loma Campana, cuando se iniciaban las tareas para la extracción de petróleo no convencional en el yacimiento estrella de la última década. El siguiente cuadro, explica la maniobra creada para disfrazar la estructura societaria entre YPF y Chevron para invertir en Vaca Muerta:

El cuadro es elocuente: todo el beneficio de YPF por la explotación del yacimientos, era cedido a CHNC para que llegaran sin riesgo a su destino prefijado: Chevron. Como bien se explica en algunos medios especializados, si bien los papeles le otorgan – valga la redundancia – los beneficios a CHNC, el verdadero beneficiario es Chevron. Es decir, la canción sigue siendo la misma.

La petrolera extranjera, es la firma que más dinero ha invertido en Vaca Muerta (se estiman cerca de 4.000 millones de dólares). Por aquél entonces, pretendía exportar el 50% del resultado extraído. Ante las trabas gubernamentales, el entonces Presidente de YPF, Miguel Galluccio, cedió mediante el mecanismo explicado, las ganancias a favor de Chevron. Por lo aceitado del mecanismo, pareciera que habrían estado bien estudiados y calculado el mecanismo y la secuencia de negociaciones.

Chevron, gana así dos conflictos en uno: por un lado, resuelve el litigio planteado al Estado Nacional en 2018, respecto de lo “resignado” entre 2013 y ese año. Por otro, que la empresa estadounidense la petrolera norteamericana tendrá prioridad para exportar petróleo. En caso de no poder hacerlo y tener que conformarse con venderlo al mercado interno, el Estado Nacional deberá pagar la diferencia. Cabe destacar que, antes de firmada la Resolución, la firma ya exportaba el 35% de lo producido. La diferencia es que a partir de ahora, dos de cada tres barriles exportados, saldrán libres de retenciones.

El temor de algunos funcionarios y de operadores en el yacimiento, es que dichas condiciones sean reclamadas en equidad por el resto de las productoras que exportan crudo desde Vaca Muerta: Vista, Shell, ExxonMobil, Tecpetrol, Pluspetrol, Pampa, y desde hace poco tiempo la malaya Petronas.

Todas estas cosillas fueron contadas – o previstas – allá lejos y hace tiempo por periodistas “insignificantes, casi aficionados”. Tardo 9 años en salir a flote el asunto.

Lo grave es que si ya estábamos sufriendo sangría de recursos naturales estratégicos, con la implementación de la Resolución firmada por la Secretaría de Energía, Royón, la canaleta se agranda.

Fuente: Archivo Chasqui Federal / Archivo del Editor Responsable / Econojournal

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.