Los náufragos del Belgrano siguen en el mar
2 mayo, 2022
El hidrógeno verde australiano tiene licencia política
2 mayo, 2022
ver todo

Una cuarta revolución industrial se está desarrollando en Argentina, cuando aun no hemos podido consolidarnos en las tres anteriores. Sin embargo, la política pública y los acuerdos con capitales privados, avanzan desde el comienzo del gobierno de Fernández.
Redacción
Se dice que la cuarta revolución industrial la llegó. Es la que en el mercado se define como la 4.0, basada en la informatización y la digitalización de la producción, y que está modificando radicalmente las formas en que se produce, se comercia y se consume.
El concepto de “Industria 4.0” fue acuñado en 2010 en Alemania, y se refiere a la aplicación en los procesos productivos de nuevas tecnologías como inteligencia artificial, internet de las cosas, análisis de big data, impresión 3D y sensores inteligentes, entre otros. Desde el Poder Ejecutivo y en asociación con las cámaras empresarias, se destinan cada vez mayor cantidad de recursos a la creación de centros tecnológicos y de transformación 4.0 para que las firmas profundicen su digitalización y aumenten su productividad y competitividad.
Según la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores (Sepyme) del Ministerio de Desarrollo Productivo, desde que comenzó la gestión del Frente de Todos, se lleva ejecutado un presupuesto de más de $ 8.000 millones para políticas e iniciativas de transformación digital 4.0 en más de 12.500 mipymes. Por su parte, la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA) lleva invertidos más de US$ 10 millones en sus 18 Centros Tecnológicos, mientras que la Unión Industrial Argentina (UIA) y Accenture fundaron este año el Centro de Industria X (CIX), un espacio destinado a implementar soluciones 4.0 en la industria. Los centros de la entidad metalúrgica tienen una fuerte relación con el territorio en el que se emplazan, y proponen una lógica de trabajo articulada con los trabajadores, los empresarios, las universidades y el sector público, entre otros actores.
En tanto, el Centro de Industria X (CIX) es el resultado del esfuerzo coordinado entre la firma Accenture (que posee más de 20 centros de este tipo a nivel global) y la UIA (que tiene un programa llamado Ruta X que acompaña a las empresas en la implementación de herramientas 4.0 y digitales). La propuesta de la UIA se centra tanto en acompañar a las firmas en la incorporación de nuevas tecnologías como en formar nuevos especialistas.
Desde el Ministerio de conduce Matías Kulfas, se destinaron 8.000 millones de pesos (aproximadamente U$S 65 millones), para distintas políticas como programas de apoyo, financiamiento para centros tecnológicos, reintegros, capacitaciones, líneas crediticias específicas con tasas subsidiadas.
Por ejemplo, días atrás, ADIMRA y la cartera productiva nacional anunciaron el otorgamiento de $ 118 millones a través de Aportes No Reembolsables (ANR) para desarrollar nuevas capacidades en el Centro Tecnológico Metalúrgico (Cetem) que la entidad posee en el partido bonaerense de Florencio Varela

Fuente: Télam

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.