Pato criollo disfrazado de repuestos y con cara de Embajador

Mendoza anunció planes de contingencia para los afectados por heladas
16 noviembre, 2022
Pato criollo disfrazado de langostino
16 noviembre, 2022
ver todo

Pato criollo disfrazado de repuestos y con cara de Embajador

Extorsiones, amagues y concreciones. Las industrias importadoras de insumos para Máquinas y herramientas solicitan al Gobierno Nacional medidas cambiarias y de comercialización de repuestos. La John Deere directamente suspendió personal hace seis días y se plantó: si no se establecen ciertas condiciones pedirá la intervención de los cuerpos diplomáticos estadounidenses.

Redacción

A la saga de sectores que acuden ante las autoridades para solicitar tipos de cambios específicos, o condiciones de importación diferentes, se suman por un lado los fabricantes de Máquinas y Herramientas, y los por otro los de las Maquinaria Agrícola.

Días pasados, los primeros se reunieron con senadores nacionales de cara conseguir mejores condiciones para las compras de insumos en el exterior.  En conjunto con el sanjuanino Roberto Basualdo, los directivos de la Cámara Argentina de la Máquina Herramienta (CARMAHE), solicitaron se impulse para el sector “una ventanilla única”, donde el Estado facilite la importación de ciertos insumos para que máquinas específicas puedan funcionar y con esto activar la producción.

Hay algo que es elemental: no hay intervención del presidente Fernández o del superministro casi presidente Massa, donde no se infle el tachín-tachín de que “hay que aumentar las exportaciones para traer divisas al país que nos permitirán cumplir con el Fondo Monetario Internacional y evitar los descalabros de la especulación financiera internacional. Entonces, ¿qué haría cualquiera que necesita algo? ¡Sí señor! Argumentar que lo que se pide es para aumentar las exportaciones del sector que sea, cosa que generará empleo, ingresos al fisco, y el resto del cuento de la “buena pipa”.

Entonces, siguiendo el libreto, los empresarios nucleados en CARMAHE dicen: “Argentina necesita aumentar las exportaciones para que ingresen dólares, pero si nos frenan poder importar un insumo, repuesto para una máquina, no podemos seguir produciendo. Hoy en lugar de ocuparnos de decidir en dónde invertimos, cómo aumentamos la producción, cómo ganar nuevos mercados y ser competitivos, estamos preocupados y enfocados en esta problemática que nos paraliza”, plantearon.

A esto, se agrega una pequeña extorsión con algo de verdad: “las máquinas se paran y debemos adelantar vacaciones al personal”. Se sabe: adelantar vacaciones es una forma elegante de suspender; paso a previo a despedir.

Entre las dificultades que necesitan que el Gobierno nacional establezca criterio flexibilice se encuentran los servicios logísticos (el denominado “courier” o envío de encomiendas internacionales a los que Aduana estableció ciertos limitantes); los diferenciales para repuestos, herramientas e insumos esenciales. Según CARMAHE, al reducir de 3.000 a 1.000 la cota de importación, no se alcanza a cubrir lo que implica importar los repuestos necesarios para mover determinado tipo de líneas de producción que pasó de 3 mil dólares a mil dólares, lo que no alcanza para conseguir los repuestos necesarios para mantener en marcha la producción. Ejemplo: punzonadores de precisión para maquinaria agrícola que luego se exportan. Una pieza de 500 dólares que integra una máquina que se comercia por arriba de los 60.000 dólares.

Algún día hablaremos de los importadores seriales de máquinas y herramientas. Se imaginará el lector que no son tan abnegados ni todo es color de rosa. Ahora, lo cierto es que las medidas gubernamentales tienden a escalar los problemas y no a resolverlos.

Ahora bien. Por los menos los de CARMAHE avisan. Las multinacionales no lo hacen: la John Deere por ejemplo, suspendió personal la semana pasada en la planta de Granadero Baigorria; y manifestó que evalúa frenar la producción de maquinaria agrícola por las trabas a la importación de sus “insumos esenciales para mantener en funcionamiento su línea de ensamblaje”. La firma es la principal exportadora del sector de maquinaria agrícola (el 90% de su producción de motores se destina a la venta externa). Posee tres plantas en el territorio nacional y múltiples concesionarias. Entre todos los sectores emplea a 3.200 trabajadores.

Sus ejecutivos plantean que mientras existan las restricciones para el acceso a dólares para la importación de productos fundamentales para completar la tarea, que afecta a diferentes actividades vinculadas con la agroindustria nacional. Se informó también, que no se descartaba la intervención en el tema por parte del Embajador de los Estados Unidos en la Argentina, ante la propia Presidencia de la Nación para agilizar los procesos de importación de partes, repuestos e incluso mejorar la disponibilidad de cubiertas que sigue afectando a los vehículos de trabajo y de gran porte.

¡Qué tul! Semicolonia full-full nunca taxi.

¿Y el nieto ilustre devenido en Canciller? En el G20, viendo que bondi los deja en Qatar a la pasada.

Fuente: Panorama Industrial / CARMAHE

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.