Se vienen los deshidratados (mejor dicho: se van…)

Educación Técnica rural a medida de la región
24 octubre, 2022
CEPAL, CELAC y biri biri
24 octubre, 2022
ver todo

Se vienen los deshidratados (mejor dicho: se van…)

El Gobernador correntino se encuentra en España tratando de cerrar negocios con empresarios de la cadena frutícola, de cara a generar mercado para los productos de su provincia, pero a la vez “agregarle valor” a la producción a partir de la exportación de frutas y derivados deshidratados.

Redacción

Todo lo que pueda ser exportado se exportará. La deplorable situación del mercado interno nacional, dadas las bajas en el consumo masivo y en los altos precios que detentan los alimentos en Argentina, lleva a que las producciones agropecuarias busquen puntos de venta y mercados afuera del país. La contracara, es que lo que pagan afuera por la mercadería, es desmedidamente más alto de lo que correspondería al abonar al comensal nacional.

Son dos fuerzas que se chocan: la familia argentina promedio sacó de su dieta determinados productos como ser los frutos rojos. No es un artículo de primera necesidad y por su baja escala, tampoco cubriría la demanda del mercado interno nacional si así lo fuera.

Por otra parte, el productor se esa mercadería tiene que venderla; y al mencionado problema del mercado interno, se le suma el de las cadenas de comercialización nacionales, que pagan precios en tranquera lo más cercano posible al costo de producción – y por abajo de él también.

Así, una alternativa es la exportación. Y por eso el gobernador correntino, Gustavo Valdés, se encuentra encabezando una misión comercial en España, buscando inversores y mercados. Según informó el gobierno provincial, el objetivo de la gira es potenciar la industria alimenticia provincial, mediante reuniones con empresarios de firmas internacionales para lograr la apertura de nuevos mercados.

Junto a otros funcionarios de su gobierno, Valdés, está recorriendo plantas procesadoras asociadas a la producción de frutilla, frambuesa y arándanos. Este último fruto es muy importante para Corrientes en cuanto a su cosecha y las políticas provinciales que las acompañan.

Entre la novedades que se dieron a conocer, están la posibilidad de armar una planta de deshidratación de frutas, a partir de lo cual puede accederse a otras variantes de la cadena de valor frutícola, ya en su etapa de industrialización de frutos y derivados. Valdés planteó la posibilidad de insertar el sistema en zonas productivas de la provincia como Goya, Lavalle, Monte Caseros, Mocoretá, Empedrado, Bella Vista o Saladas.

Así, la misión es básica: conseguir inversores para instalar la tecnología necesaria, de cara a abastecer mercados que estén encadenados con los acuerdos que se firmen con aquellos inversores, y desde allí, redireccionar la producción provincial.

Dólares para el país y la provincia, buenos negocios para los españoles y algunos productores, y menor disponibilidad de alimentos – o más caros -para los argentinos.

Fuente: Gobierno de Corrientes

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.