Temas de Soberanía III. La fábula del turismo bioceánico
16 noviembre, 2020
El “Canal Magdalena”: broche de oro a la sumisión naval argentina
17 noviembre, 2020
ver todo

Soja: La timba del mal tiempo

Los cálculos oficiales y las de las cámaras empresarias coinciden. La próxima cosecha de soja argentina alcanzará las 50 millones de toneladas en cerca de 18 millones de hectáreas sembradas. Las buenas noticias para los productores y el Estado llegan desde Chicago: la tonelada de la oleaginosa aumentó su cotización en un 20% en los últimos 60 días, a causa de las previsiones analizadas por el mercado dado el mal tiempo en Sudamérica. Redacción

Con un precio al 17 de noviembre de 436 dólares por tonelada, los productores esperan compensar las supuestas perdidas causas por el clima. El Estado por otra parte, espera elevar su recaudación en 700 millones de dólares; es decir, sólo en materia de retenciones el monto para las arcas nacionales superaría los 5.400 millones de la moneda estadounidense.

De cara a la campaña 2020/2021, se consignó que los productores argentinos lleva vendida en mercados futuros 3,7 millones de toneladas. Comparado con Brasil, que ya vendió el 50% de una producción estimada para el próximo año de 135 millones de toneladas, en Argentina los sectores empresarios argumentan que dado que las liquidaciones de exportaciones son a valor dólar oficial, pero los gastos y erogaciones cotizan a valor blue, solo realizan las ventas necesarias para no interrumpir las cadenas de pagos.

Así se explican dos fenómenos que están aconteciendo. Restan por venderse aún 15 millones de toneladas de la campaña anterior; es decir el 30%. La segunda cosa es que los sectores ligados a la exportación ya no se ruborizan al decir que apuestan a una fuerte devaluación del peso para vender la mercadería e incrementar sus márgenes de rentabilidad.

No esperemos que es Estado intervenga en esta situación: si la toneada de soja aumenta en el mercado internacional aumentará lo recaudado por retenciones. Para el Gobierno y las exportadoras es un escenario de ganar-ganar.

Para el pueblo argentino, sin embargo, es un juego de perder y recontra perder. La cotización de todos los bienes y servicios que se consumen en el país tienen como parámetro el valor de la tonelada de soja en dólares. Pero el trabajador gana – si es que cobra – en pesos cada vez más devaluados. La situación argentina ya es desesperante, pero si los pronósticos son acertados, no sólo aumentará la rentabilidad de los exportadores y la recaudación estatal. La pobreza lo hará en términos exponenciales.

Fuentes: Min Agricultura / Bolsa de Comercio de Rosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.