CEPAL, CELAC y biri biri
24 octubre, 2022
China piensa en chino
25 octubre, 2022
ver todo

Lo venimos planteado hace meses: Argentina se mueve a fuerza de pollo. El gobierno riojano acaba de inaugurar una planta faenadora con dinero de bancos nacionales. El consumo per cápita es igual al de la carne vacuna; y la exportación de carne aviar, aumentó alrededor de un 10% a causa del menor costo por tonelada.

Redacción

Días atrás se anunció la inauguración de las nuevas instalaciones de la planta faenadora de pollos d ella empresa riojana “La Florinda”, ubicada en Malligasta, Departamento de Chilecito. El propio gobernador Quintela destacó en el acto que dicha firma se constituyó en SAPEM (Sociedad Anónima con Participación Mayoritaria del Estado), y que la fábrica cuenta con 240 empleados.

“La Florinda”, a través de un grupo inversor local, adquirió el 100% del capital social de la SAPEM Granjas Riojanas en 2018; una vez que la firma ya estaba en marcha. A partir de allí, comercializa pollo fresco desde Cuyo al NOA, con fuerte presencia en Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Tucumán, Salta y Jujuy, y tiene planificado crecer a Santiago del Estero el año próximo.

Según se informó, las nuevas instalaciones se financiaron con una línea de créditos del Banco Nación y del BICE. Tanto, Julián Maggio, director de éste último, afirmó que los créditos que la entidad extendió en La Rioja, la mayoría fueron entregados a las Pymes productoras locales, abocadas a la agricultura, olivicultura, vitivinicultura y textil. Del evento, también participó Silvina Batakis – presidenta del Nación.

Finalmente, el presidente del grupo «La Florinda», Carlos Castilla, reveló que «la inversión en tecnología que nos permite uso racional de la energía; somos conscientes de la importancia del medio ambiente y la necesidad de desarrollar esquemas productivos que sean sustentables en el tiempo».

Esto se da en el contexto de un crecimiento exponencial de la industria avícola nacional desde 2014 en adelante, cuando el poder adquisitivo nacional comenzó a perder poder de compra, al tiempo que aumentó la carne vacuna. El pollo se convirtió en un alimento sustituto. Al punto que durante 2021 se estimó que ambas carnes (la de vaca y la de pollo), tienen igual consumo per cápita nacional: 47 kilos por habitante por año. La diferencia radica en que la carne aviar es tres veces más barata que la vacuna.

Por otro lado, las exportaciones creen año a año. Desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, se indicó que hasta agosto inclusive, hubo un 6% de crecimiento de las ventas externas. Desde el ámbito privado, duplican dicho guarismo y lo llevan al 13%. Afirman que para fines de 2022, la cadena habrá exportado 270.000 toneladas; lo que significa algo más de 400 millones de dólares.

Fuente: Gobierno de La Rioja / Télam / CEPA

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.