Viene lento el maíz… no se puede hacer más lento…

Uruguay avanza en reformas educativas y jubilatorias
19 octubre, 2022
La cebada resiste, aunque se adelantaron algunas cifras definitivas
19 octubre, 2022
ver todo

Viene lento el maíz… no se puede hacer más lento…

Si bien esto recién empieza y resta que el proceso de siembra avance, desde el gobierno nacional ya están escudriñando el horizonte de la campaña maicera. Estados Unidos y Europa han indicado que los precios internacionales van a bajar, porque el consumo también se achicará. Argentina tiene cosas para hacer en ese escenario pero debe decidir a la brevedad.

Redacción

Desde la cartera de Agricultura, destacan que tanto en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires han habido tenues o nulos avances en la siembra de maíz temprano. Los motivos estarían asociados por un lado a la falta de lluvias y las heladas tardías, y por otro a cierta relación de costos que está haciendo “esperar” a los productores.

Por lo tanto, según las estimaciones, sería la siembra más chica o de menor cantidad de hectáreas hasta el momento de prácticamente la última década.

Además existen otros factores: los continuos mensajes que provienen de Estados Unidos y Europa, hablan de un escenario de baja de precios internacionales, habida cuenta que a nivel global el consumo bajaría en los próximos años, y por tanto los fondos de inversión no canalizarían dólares para la compra-venta de commodities alimenticios, que luego derivan a las demás instancias de las cadenas industriales globales de la alimentación.

Si Argentina viera en esto en lugar de un problema, una oportunidad, podía encararse un proceso de de canalización de la producción maicera y fortalecer justamente lo que en forma permanente asedian las multinacionales exportadoras y los mencionados fondos: nuestro país necesita -además de un aumento general del ingreso medio en guarismos cercanos al 80%, debe bajar los precios relativos de los alimentos.

Aunque parezca mentira, una de las formas a mediano plazo, sería completar el ciclo de indutrialización de los mismos.

Además hay otro elemento: Argentina produce alimentos o insumos para elaborar alimentos y los vende al mundo a costillas del hambre de su propio pueblo.

Bajando un poquito el copete, comer puede resultar para barato para el criollo, mientras los términos de intercambio internacionales se construyen en una estrategia conjunta de los cuerpos diplomáticos argentinos.

No es muy complicado de hacer. El gobierno debe dar la orden; y lo encargados de ejecutarla deben ser menos cipayos (con un poco menos nomás, estaría bien para arrancar).

Fuente: Secretaría de AGyPN

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.