25 de Mayo en Líbano: El alma es lo que lucha

La agricultura no es la minería, pero si usamos la cabeza…
25 mayo, 2022
El cannabis abre la puerta a la legalización y reglamentación de industrias de pequeña escala
26 mayo, 2022
ver todo

25 de Mayo en Líbano: El alma es lo que lucha

El acontecimiento que tuvo lugar el 25 de mayo del año 2000 se considera ampliamente como un punto de inflexión en la gran lucha árabe contra la ocupación y colonización israelí de las tierras árabes. Reproducimos la nota publicada por la cadena informativa árabe Almayadeen.
Redacción
El día en que la ocupación completó su retirada forzada de los territorios libaneses pasó a conocerse como el Día de la Liberación y la Resistencia en el Líbano, un día que se conmemora y celebra anualmente en todo el país. Se convirtió en un elemento fundador de la historia de la lucha del pueblo árabe y libanés en general, y del pueblo del sur del Líbano en particular. Los recuerdos de la ocupación que trajo muerte y destrucción a la vida de muchos siguen vivos hasta hoy, ya que no sólo los horrores de ese periodo quedaron grabados en la memoria colectiva del pueblo libanés, sino también la idea de que el coste de la resistencia siempre será más soportable que el de la sumisión.
Entonces, ¿cómo logró el pueblo, descrito históricamente como pobre campesino, infligir una derrota tan estratégica a la maquinaria de guerra israelí?

Construyendo el impulso

Cuando la ocupación comenzó en 1978 y luego se amplió en 1982, las facciones de la resistencia libanesa tomaron las armas y asestaron duros golpes a las tropas de ocupación israelíes presentes en el suelo libanés mediante diversas acciones militares. También se formaron nuevas facciones de la resistencia. Estas siguieron una amplia gama de doctrinas ideológicas que iban desde el comunismo y el nacionalismo hasta la ideología islámica. Este artículo se centrará en las acciones, operaciones y planes del partido de la resistencia que desempeñó un papel importante en la derrota militar de los israelíes y su expulsión del Líbano -excepto en las granjas de Shebaa y las colinas de Kfar Chouba-, la resistencia islámica en el Líbano, es decir, Hizbullah.
El proyecto de resistencia se puso en marcha en Beirut en 1982 por unos pocos hombres que se sentían frustrados por la forma en que el pueblo bajo ocupación israelí era abandonado a su suerte por todos mientras el país estaba sumido en una guerra civil. No con palabras, sino con acciones sólidas, hierro y plomo, estos hombres decidieron mantenerse firmes y luchar. El mayor de ellos no había llegado a la treintena, estos hombres «jóvenes y locos» acabaron cambiando el destino del

Líbano y de la región para siempre

La resistencia, que pasó de unas pocas docenas a cientos en los años noventa, empleó múltiples tácticas, desde emboscadas hasta ataques con misiles guiados antitanque (ATGM) o el minado de las carreteras tomadas por las patrullas israelíes. Su enemigo no eran sólo las fuerzas de ocupación israelíes; también había una milicia colaboradora bajo el nombre de Ejército del Sur del Líbano, a la que los israelíes utilizaban como carne de cañón para tripular los puestos avanzados del frente con la esperanza de mitigar sus pérdidas.
La capacidad de la Resistencia Islámica para adaptarse a las condiciones cambiantes quedó demostrada por las operaciones militares de Hizbullah en la década de 1990. Hezbolá atacó con asaltos directos cuando las fuerzas israelíes y el Ejército del Sur del Líbano establecieron puestos avanzados permanentes. La resistencia pasó a utilizar fuego indirecto con morteros y cohetes cuando la ocupación y sus colaboradores reforzaron sus puestos de avanzada. La resistencia recurrió a las emboscadas, los artefactos explosivos improvisados (IED) y las minas cuando las fuerzas de ocupación cambiaron de táctica y se convirtieron en una fuerza más móvil con más patrullas.
En cuanto al uso de ATGM, la resistencia libanesa desplegó sistemas de armamento aún más complejos, desde los antiguos Sagger ATGM hasta los más modernos TOW de fabricación estadounidense y Konkurs de fabricación soviética. Entre septiembre y octubre de 1997, utilizando sistemas TOW, la resistencia, por ejemplo, consiguió destruir un Magach y tres tanques Merkava, asestando un duro golpe a la moral de las furzas de ocupación. La capacidad de adaptación de la resistencia islámica le valió la admiración de sus enemigos. El jefe de la brigada Golani, Moshe Kaplinsky, comentó que «Hizbullah era una organización que aprendía».
La guerra se caracterizó por un choque intelectual entre la resistencia y las fuerzas de ocupación. Por ejemplo, en la década de 1990, cuando las fuerzas israelíes empezaron a utilizar perros rastreadores para encontrar artefactos explosivos improvisados con cables, la resistencia empezó a esconder sus minas bajo rocas de fibra de vidrio como camuflaje, y luego recurrió a utilizar el control por radio para activar las minas. Las fuerzas de ocupación, a su vez, intentaron contrarrestar esta táctica interfiriendo las señales de radio, y la resistencia respondió utilizando dispositivos activados por teléfono móvil. Los israelíes respondieron a esta táctica interfiriendo las señales de los teléfonos móviles. Finalmente, la resistencia empleó señales de infrarrojos para detonar los artefactos explosivos y continuó infligiendo enormes daños a las fuerzas de ocupación israelíes.

Culminación de los efectos

El uso profesional de la resistencia de los artefactos explosivos improvisados y las minas culminó con el asesinato de Erez Gerstein en 1999; el máximo comandante israelí en el Líbano en ese momento. Fue una gran calamidad para la ocupación y su moral, ya desmoronada por la guerra de desgaste que estaba sufriendo a manos de la resistencia. El Ejército del Sur del Líbano tampoco se salvó, ya que su segundo al mando, Aql Hashim, fue asesinado al año siguiente utilizando tácticas similares.
Una de las victorias más significativas para la resistencia, tanto a nivel de inteligencia como táctico, fue la emboscada de 1997 a dieciséis comandos de la marina de la unidad de élite Shayetet 13 cerca de la ciudad costera de Ansariyah, que se saldó con la muerte de 12 soldados israelíes. El secretario general de la resistencia reveló más tarde que la emboscada fue posible gracias a que la resistencia pirateó drones israelíes a principios de ese año, lo que les permitió adquirir información que ayudó a identificar la inminente incursión.
Las operaciones continuaron a medida que la ocupación del Líbano se marchitaba, y su número aumentó considerablemente. 4 mil 928 de las 6 mil 058 operaciones totales se produjeron entre 1996 y 2000, y sólo en 1999 la resistencia llevó a cabo mil 528 operaciones. La guerra fue larga y agotadora para los israelíes, y no sólo el ejército sufría. La sociedad israelí en su conjunto se desmoronaba bajo el peso de las pérdidas en Líbano. El uso de cohetes por parte de la resistencia para establecer una ecuación de disuasión, que impidiera a los israelíes atacar a los civiles en Líbano, desempeñó un papel importante a la hora de cortar el apetito de guerra de la sociedad israelí. Los israelíes sentían que su gobierno, incluso después de las guerras de 1993 y 1996, era incapaz de detener las represalias de los cohetes contra los asentamientos. A pesar de las numerosas violaciones cometidas por las fuerzas de ocupación contra las normas de dicha ecuación proclamada y explícita, los israelíes redujeron sus ataques contra los civiles en Líbano.

La victoria

El último soldado israelí abandonó el suelo libanés (excepto las granjas de Shebaa y las colinas de Kfarshoba) a las 6:48 de la mañana del 24 de mayo del año 2000, y el tan esperado alivio del pueblo libanés de su sufrimiento terminó. El Ejército del Sur del Líbano se fue desintegrando en los días previos al 24 de mayo, culminando su completa desintegración tras esa fecha. Los miembros del ejército colaborador se dividieron en 2 grupos, el primero se rindió a la resistencia, mientras que el segundo se fue con los israelíes a la Palestina ocupada. Uno de los oficiales del Ejército del Sur del Líbano dijo durante sus últimos segundos en suelo libanés: «Esperábamos ser expulsados, pero [no así] con honor». Una escena que quedó grabada en la memoria libanesa, además de las escenas de los prisioneros del campo de detención de Al-Khiam rompiendo sus cadenas y respirando la fresca brisa de la libertad.
Durante la celebración que siguió al Día de la Liberación, el líder de la resistencia, Sayyed Hassan Nasrallah, describió el régimen de ocupación israelí como «más frágil que una tela de araña». Estas palabras resonaron en las cabezas de los israelíes durante la mayor parte de una década, hasta el punto de que los generales israelíes calificaron su intento de ocupar Bint Jbeil (donde Sayyed Nasrallah pronunció el discurso en el que dijo que la ocupación era más frágil que una tela de araña) como «Operación Telarañas de Acero». La operación tuvo lugar durante la guerra israelí de 2006 contra el Líbano. «Tel Aviv» volvió a fracasar estrepitosamente en su empeño, pero esa es una historia para otro día.
Las preocupaciones existenciales del régimen de ocupación israelí se hicieron mucho más vívidas tras su derrota y humillación en 2000 y 2006. El poderoso «Israel» que siempre se jactó de su arte y competencia militar operativa y creó una ilusión de invencibilidad se volvió impotente, frágil y paranoico. La resistencia y su pueblo no sólo liberaron su tierra con su sangre y sudor, sino que demostraron a todos los árabes y a los oprimidos de este mundo que, con una mente clara, una voluntad fuerte y un alma apasionada, ninguna ocupación durará

Fuente: Almayadeen

Invitame un café en cafecito.app

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.